Despliega el menú
SD Huesca

Las lesiones, un lastre que no cesa en el Huesca

Con una media de seis semanas de duración, las bajas han sido constantes esta temporada en el conjunto de Rubi

El delantero Cucho Hernández es atendido este domingo en el césped de El Alcoraz tras producirse su lesión en el pie.
Mensaje tranquilizador sobre Cucho Hernández
Rafael Gobantes

Admitía Rubi ya hace dos semanas cierta preocupación por parte del cuerpo técnico en lo que se refería a la enfermería del Huesca, justo antes del partido contra la Cultural Leonesa. «Durante el año hemos tenido suerte con las lesiones de larga duración. Pero con estas de tres meses, o de uno y medio o dos hemos tenido bastantes», decía el entrenador azulgrana, considerando «una realidad», que el conjunto afrontaba un tramo crucial de la competición «muy justo de efectivos», ya que el desarrollo de las jornadas hace que a estas alturas se acumulen las tarjetas y con ellas, los apercibidos. Las palabras del técnico encontraban un nuevo argumento apenas una jornada después, cuando recuperaba a Álvaro Vadillo, pero perdía a Brezancic durante un mes por una rotura en el bíceps femoral de su pierna izquierda.

Así, se extienden ya casi en meses las convocatorias prácticamente cerradas a las que tiene que hacer frente el entrenador. El ejemplo más claro, el pasado fin de semana en Vallecas, cuando además de los lesionados Cucho Hernández, Rajko Brezancic y Carlos Akapo, tampoco pudo contar con los sancionados Jorge Pulido y Chimy Ávila.

Para Cucho y Brezancic se trata del segundo parón forzado al que tienen que hacer frente este año. En el caso del colombiano, en la última jornada de noviembre un esguince frenaba su meteórica evolución, dejándolo fuera del conjunto durante dos semanas –dos menos de las que se presumía inicialmente–. Una mayor recuperación requiere su lesión actual, una fisura en el quinto metacarpiano de su pie, para la que se le ha previsto una baja de siete semanas, de la que ya ha completado cuatro.

Brezancic afronta su segunda semana al margen, al repetirse la misma lesión que sufrió en el partido contra el Rayo Vallecano en la primera vuelta: una rotura en el bíceps femoral de la pierna izquierda. Aunque si en esa ocasión Rubi consiguió minimizar la baja llevando a Akapo al lateral izquierdo a pierna cambiada y colocando en el derecho a Alexander, el hecho de que Akapo tampoco esté disponible hace más grave la ausencia de Brezancic que cuando se produjo en otoño y fue baja un mes.

No obstante, se espera que Akapo pueda regresar pronto al equipo, después de recuperarse de la operación en el menisco exterior de su pierna derecha a la que fue sometido el 7 de diciembre. Su vuelta a los entrenamientos la pasada semana fue de la mano de una pequeña recaída al notar molestias en la rodilla, pero podría estar ya en la lista de Rubi este domingo para recibir al Almería.

Ya lo hicieron en la jornada anterior, en el encuentro contra el Rayo Vallecano, Álvaro Vadillo y Kilian, aunque ninguno de los llegó a disputar ningún minuto. El gaditano recibía el alta médica el lunes anterior después de muchos meses mermado por las molestias en los isquios. Por ello tuvo que retirarse del partido contra el Real Zaragoza, en el mes de noviembre, y aunque volvió a las convocatorias, tuvo que parar al arrastrar molestias de nuevo justo en el inicio de las vacaciones de Navidad. Una recaída en el mes de enero alargó todavía más su recuperación, hasta el pasado sábado.

También fue muy esperado el regreso de Kilian, después de superar la rotura de cruzado que sufrió al final de la pasada temporada. Lo hizo, además, con muy buenos minutos contra el Osasuna. Pero la mala suerte motivó que cayera lesionado solo una semana después, sufriendo una rotura de grado I en el bíceps femoral, que le dejó fuera de nuevo dos semanas.

La total recuperación de todos estos jugadores que han dejado un goteo constante de entradas en la enfermería del Huesca es, según ha reconocido el propio Rubi, el as en la manga que guarda el equipo en el tramo más importante de la competición, ya que consolidarse como líderes en las próximas jornadas prácticamente aseguraría llegar al desenlace de la liga en puestos de ascenso directo.

La semana que el equipo oscense comienza este martes, cuando regresará a los entrenamientos a partir de las 11.00 en el campo del IFPE Montearagón, se presenta clave para el regreso de Carlos Akapo y la total aclimatación de Vadillo y Kilian, mientras Cucho y Brezancic siguen con su evolución.

Etiquetas
Comentarios