Despliega el menú
SD Huesca

El Huesca se frena ante el Girona

Los oscenses caen 1-2 y pierden la opción de situarse en ascenso directo.

El Huesca se frena ante el Girona
El Huesca se frena ante el Girona

La ocasión no podía ser más propicia, e incluso El Alcoraz se lo llegó a creer,  pero el Huesca no pudo lograr lo que hubiera sido un hito en su historia: acabar la jornada en puestos de ascenso directo. Los de Anquela lograron adelantarse en el marcador, pero no consiguieron abrochar la victoria ante un Girona que demostró en el estadio oscense que su segundo puesto es algo más que circunstancial. Los catalanes aprovecharon cada concesión del cuadro local, mucho más numerosas que en otras ocasiones, y mantuvieron en cuatro el récord de victorias consecutivas del Huesca en El Alcoraz.

Anquela se vio en la obligación de reconstruir su defensa, por la expulsión de Brezancic y la lesión de Jesús Valentín. Dos caras nuevas en una línea de cuatro, sumados a que Jair no tuvo su mejor tarde, restaron al conjunto oscense mucha contundencia defensiva y resucitaron el fantasma de la temporada anterior, cuando el Huesca pagaba caro cada desconexión atrás. Íñigo López y Soriano suplieron a los ausentes, pero acabó haciendo las funciones de central Bambock, que retrasó su posición cuando David López sustituyó a Íñigo.

El cambio en defensa fue protagonista de los últimos coletazos de un partido que no dio margen alguno al aburrimiento. Parecía alfombrarse un nuevo triunfo en El Alcoraz cuando un testarazo de Nagore abrió la lata para el Huesca. Un saque rápido de esquina ponía el 1-0 cuando el reloj no había alcanzado ni el minuto cuatro de juego. Pintaba bonita la tarde para los oscenses y la euforia se instalaba en una grada entregada al buen momento de su equipo. “Todavía hay mucho tiempo”, gritaban desde el banquillo del Girona, que había salido muy bien colocado al césped de El Alcoraz, y el partido les dio la razón.

El marcador a favor hizo que el Huesca bajara un punto de intensidad, algo que se paga caro ante el armado conjunto de Machín. Así, en el 12, Portu igualó la contienda, aprovechando el regalo defensivo del Huesca, que no frenó la internada de Aday, para que asistiera a su compañero, que solo tuvo que batier a Herrera.

Se volvía al punto inicial y al Huesca le tocó ponerse entonces el mono de trabajo para buscar huecos entre la peculiar distribución de los catalanes, con tres centrales y un poblado centro del campo. Los de Anquela buscaron un juego más directo al habitual, con mucha pelea en las inmediaciones del área por parte de sus hombres de ataque.

Consiguió así el Huesca evitar el encierro al que amenazaba con someterle su rival, e incluso tuvo la opción Borja Lázaro de adelantar a su equipo de nuevo, con una chilena dentro del área pequeña que se fue fuera por muy poco.

De lo que hubiera sido la gloria al jarro de agua fría, ya que solo tres minutos después, Borja García volvió a aprovechar la falta de contundencia defensiva de los oscenses para poner por delante a su equipo. El total cambo de guión de un partido que se había puesto muy favorable desde el inicio dejó helada a la plantilla de Anquela, que no pudieron más que contemplar como los catalanes les iban ganando terreno, y se aferraban a algún destello individual de sus hombres más desequilibrantes, como Samu o Vadillo, que en esta ocasión estuvieron más obreros que artistas.

Sergio Herrera fue clave en ese agónico final de la primera parte, apoyado en un protestado criterio arbitral, y el guardameta sacó dos manos cruciales que hubieran señalado todavía más la falta de contundencia en la línea defensiva que acusó durante todo el encuentro su equipo.

El paso por vestuarios debió llevar la consiguiente arenga de Anquela, que se desesperaba ante la falta de precisión de sus hombres, pero las palabras del entrenador no acabaron de conseguir el efecto deseado. El Huesca seguía concediendo demasiadas facilidades al Girona, con mucho balón rifado en la antesala de su área, y visiblemente desquiciado por las decisiones del colegiado, que acabó inundando de cartulinas al cuadro local por protestar sus decisiones.

El técnico buscó el revulsivo antes de que se cumpliera el minuto 60, dando entrada a Alexander por un Vadillo poco inspirado. La entrada del venezolano oxigenó algo el ataque oscense, que en la siguiente acción pudo verse premiado por un centro de Melero casi desde la línea de fondo que se paseó sin encontrar rematador.

El segundo cambio dibujó un medio campo más ofensivo para el Huesca, en busca del empate, y convirtió el encuentro en un intenso correcalles. El Girona tuvo las más clara para sentenciar, cuando Longo le robó el balón a Jair para encarar a Herrera, pero el meta le ganó la partida.

Anquela quemó naves en el 74 y sustituyó a Jair por Urko Vera, poblando el campo del Girona, aún a riesgo de que los catalanes sentenciaran a la contra.  El ariete vasco tuvo la más clara para el Huesca, entrando en el tiempo añadido, pero su potente disparo desde dentro del área impactó en Bono cuando El Alcoraz ya celebraba el milagro.

Un gol anulado al Girona por fuera de juego puso el punto final al encuentro, con el Huesca sin margen para lamentarse, ya que el próximo jueves deberá enfrentarse a Las Palmas en Copa del Rey.

Ficha técnica

SD Huesca: Sergio Herrera, Nagore, Íñigo López (David López, 64), Jair (Urko Vera, 74), Soriano, Bambock, Melero, Ferreiro, Vadillo (Alexander, 58), Samu Sáiz y Borja Lázaro.

Girona: Bono, Aday, Ramalho, Alcalá, Pablo Marí, Coris (Cifuentes, 64), Pere Pons, Borja García, Granell, Portu (Christian, 82) y Longo (Alcaraz, 72).

Goles: 1-0: Nagore, min. 4. 1-1: Portu, min. 12. 1-2: Borja García, min. 29.

Árbitro: Valentín Pizarro Gómez (Comité madrileño). Mostró tarjeta amarilla a Soriano, Íñigo López, Ferreiro, Alexander y Nagore por el Huesca, y a Aday y Cifuentes por el Girona.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga 123, disputado en El Alcoraz ante 3.381 espectadores.

Etiquetas
Comentarios