Despliega el menú
Real Zaragoza

Real Zaragoza

Jiménez, obligado a reconstruir la medular

Adam Pintér, que se había hecho con un puesto fijo en el once, no estará en Sevilla por sanción. José Mari o Movilla se postulan como sustitutos.

El Levante-Real Zaragoza en imágenes
Levante - Real Zaragoza_3
EFE

Durante el último mes, Manolo Jiménez pareció encontrar un once titular estable con el que intentar lograr la salvación. Lamentablemente, en un Real Zaragoza que es el tercer equipo que más tarjetas amarillas ha visto en lo que va de Liga, con 128, y el segundo que más rojas, con 11, rara es la jornada en la que el técnico puede contar con todos sus hombres. Generalmente, si no es uno son varios los futbolistas que deben guardar descanso de manera forzada cada fin de semana.Condena que en esta ocasión afecta a Adam Pintér.

Desde luego, la baja del pivote húngaro resulta muy sensible para los planes de los blanquillos en el Benito Villamarín. No en vano, desde su irrupción en la alineación titular hace cinco jornadas, el internacional magiar se ha convertido en un jugador imprescindible en el centro del campo aragonés.

Pintér es el hombre encargado de dotar de cierta seguridad táctica y equilibrio a un equipo que, generalmente, posee demasiados problemas para mantenerse ordenado en el terreno de juego. El perfecto acompañante de un Apoño que, junto a él, puede sentirse más liberado de responsabilidades para centrarse en tareas creativas. “Si se lo creyese un poco más, sería un magnífico futbolista”, llegó a decir el malagueño de su aliado en la medular la pasada semana. Sociedad que, lamentablemente, se ha de romper para el penúltimo encuentro de la temporada.

Hasta llegar a la citada pareja, varios son los esquemas que probó Manolo Jiménez por el camino. Distintas soluciones que apenas pudieron paliar los males del equipo, y que le llevaron a demandar públicamente la llegada de un centrocampista que nunca arribaría. Ahora, el preparador andaluz debe volver a elegir. Aunque, en esta ocasión, todo apunta a que se tratará de un cambio de cromos más que de una revolución táctica. Así, las posibilidades se reducen hasta dos nombres: José Mari o Movilla.

De momento, el entrenador zaragocista ha evitado dar cualquier pista sobre sus intenciones. Sí es cierto que, a lo largo de la temporada, el medio madrileño ha acumulado más minutos que el de Rota. Siendo, además, uno de los tres elegidos para saltar al campo la pasada jornada. En un movimiento que, eso sí, salió manifiestamente mal a tenor de la remontada efectuada por el Athletic de Bilbao en los últimos minutos del partido. Por cualidades, José Mari se dibuja como un sustituto más natural de Pintér. No en vano, el futbolista llegado del Jaén posee un perfil táctico más acorde con el papel de mediocentro defensivo clásico. Esto es, jugador con prioridad en la recuperación y principal guardaespaldas de Apoño.

En principio, la de la medular será la única variación por obligación que deberá realizar Jiménez en su once tipo. Contando, claro, que Loovens volverá a estar disponible para formar en el centro de la zaga. Abraham, Montañés y Víctor, que se encuentran entre algodones por sufrir molestias, se espera que no tengan ningún problema para llegar a la cita del domingo. Un partido en el que el Real Zaragozase juega su ser o no ser en Primera División.

Etiquetas