Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Real Zaragoza

Programa doble

El encuentro entre Sevilla y Real Zaragoza supone un apetitoso preludio al trascendental choque que enfrentará el domingo a los aragoneses con el Granada.

Aranda en el entranamiento de ayer
real zaragoza
OLIVER DUCH

La Liga comienza a agotarse y la escasez de puntos que sufre el Real Zaragoza hace que cada partido sea tan importante como el siguiente. A pesar de la reacción vivida durante el pasado mes, el conjunto aragonés continúa en puestos de descenso y depende de los resultados de terceros, Villarreal y Granada fundamentalmente, para poder cumplir el objetivo de la salvación. Una misión que llegó a parecer imposible pero en la que ahora creen tanto equipo como aficionados.

Sin duda, la clave de la resurrección zaragocista se encuentra en el aspecto psicológico del juego. Tras ser el cuadro más deprimido de la competición, llegando a encadenar hasta 14 jornadas sin conocer la victoria, los blanquillos han logrado reponerse haciendo gala de una fe que le ha provisto, incluso, de tres triunfos conseguidos sobre la bocina. De fondo, una filosofía que aboga por pensar únicamente en el presente, aquello que popularmente se conoce como ir partido a partido.

Este jueves toca en Sevilla, por lo que los futbolistas afirman estar centrados única y exclusivamente en conquistar los tres puntos del Sánchez Pizjuán. Sin embargo, pocos son los que pueden negar categóricamente el no haber hecho alguna cuenta que estime en cuánto se puede cifrar la permanencia. La opinión más extendida entre aquellos jugadores que se han pronunciado al respecto defiende que los zaragozanos deberán ganar, al menos, cuatro o cinco choques de los siete que restan por disputarse. O, en palabras de Lanzaro, “un mínimo de 40 puntos” a conseguir.

Sin embargo, de haber un partido que posee un cierto valor más allá de los puntos en juego ése será el que mida a los zaragocistas con el Granada. Sobre la mesa, la posibilidad de implicar a un conjunto más en la zona complicada. Una victoria que no se debe desechar para no fiar todo a una única carta, la de superar al Villarreal. Por ello, resulta complicado separar la cita en la capital andaluza de la siguiente. Seis puntos en tan solo tres días que podrían suponer tener el cielo un poco más cerca.

Entrenamiento y viaje

Para lograrlos, el Real Zaragoza realizará hoy, a puerta cerrada, su último entrenamiento antes de viajar con el AVE a Sevilla. Los zaragocistas saldrán desde la estación Delicias a las 17.33 y tienen prevista su llegada a la capital hispalense en torno a las 21.30.

La expedición aragonesa permanecerá en tierras sevillanas hasta el viernes, donde realizarán un entrenamiento de recuperación antes de emprender el camino de vuelta. Lo comprimido del calendario solo les permitirá gozar de una sesión táctica con la que poder preparar el crucial choque ante el Granada.

Etiquetas