Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Real Zaragoza

Jiménez contra su ser

El técnico zaragocista posee el récord de partidos disputados con la camiseta del Sevilla en Primera División, con 354.

Imágenes del encuentro del Real Zaragoza y el Rayo Vallecano en La Romareda
Derrota en La Romareda_3
TONI GALáN/ A PHOTO AGENCY

Este jueves, el Real Zaragoza debe afrontar un nuevo partido más importante de la temporada. En su carrera contra el tiempo y los contratiempos, el conjunto blanquillo está obligado a viajar a Sevilla para lograr tres puntos que le acerquen a la permanencia. Una oportunidad que no debe desaprovechar a pesar de lo complicado de la cita, frente a un equipo construido para optar por Europa y que, pese al tropiezo del pasado fin de semana, parece haber remontado el vuelo tras la contratación de Míchel para su banquillo.

Sin embargo, los alicientes nombrados, que no son pocos precisamente, palidecen mínimamente ante lo especial que resultará la cita para Manolo Jiménez. Criado en el seno del Sevilla Fútbol Club, el entrenador zaragocista vivirá una vuelta a casa más que especial para él. Un retorno ante una afición de la que forma parte y a la que, ahora, deberá angustiar durante 90 minutos.

Como jugador, el de Arahal ostenta el récord de mayor número de partidos disputados en Primera División con la camiseta sevillista, con 354. Una cifra que da fe del compromiso existente entre el ahora técnico y la vertiente rojiblanca de la capital andaluza. Siete años al frente del Sevilla Atlético, filial al que condujo hasta Segunda División, y alrededor de dos temporadas y media con el primer equipo completan su extensa hoja de servicios. Relación que terminó de manera precipitada en 2010, cuando Del Nido decidió destituirle por considerar que no estaba cumpliendo con los objetivos de un club que pretendía establecerse como el poder alternativo a los dos gigantes del fútbol español.

A pesar de no conseguir ningún título, Jiménez consiguió un meritorio tercer puesto que le dio opción a disputar la Liga de Campeones y, además, clasificó a los sevillanos a una final de Copa que lograrían ganar ya sin él en la banda. Entre los seguidores, los cuales le idolatraron como futbolista, despertó algunas críticas en su faceta como entrenador. Realidad que no empaña, sin embargo, la incontestable importancia que el técnico zaragocista posee en el club de Nervión.

Etiquetas