Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

El Amorebieta y el fútbol de Ciudad Deportiva que vuelve para el Real Zaragoza

El novedoso rival del domingo utiliza las instalaciones del Athletic al no ser apto su campo de Urritxe para Segunda. El equipo blanquillo debutará en Lezama, campos de entrenamiento del club bilbaíno, lugar que nunca pisó antes.

Las instalaciones de la Ciudad Deportiva del Athletic Club de Bilbao en Lezama.
Las instalaciones de la Ciudad Deportiva del Athletic Club de Bilbao en Lezama.
RZ

El Real Zaragoza jugará el domingo a las 4 de la tarde un partido inédito, frente al SD Amorebieta vizcaíno. Pero no jugará en el municipio de Amorebieta-Echano (Zornotza, en euskera), sino en Bilbao, de la que dista apenas 12 kilómetros. Más concretamente, el partido tendrá lugar en Lezama (hasta los años 80, Santa María de Lezama), en las instalaciones de la Ciudad Deportiva del Athletic Club de Bilbao. Todo porque La Liga, en su inspección tras consumarse el ascenso de este novel club en verano, no consideró apto para el fútbol profesional el campo de Urritxe, el genuíno del ‘Amore’ (apócope con el que se conoce al equipo azulón en el fútbol vasco), que ahora está parado.

Total que, lo que no sucedió hace siete temporadas, cuando el Bilbao Athletic –filial rojiblanco– estuvo un año en Segunda, pues el Real Zaragoza estrenó entonces el Nuevo San Mamés, lugar donde los jóvenes bilbaínos disputaron aquella campaña la liga como locales, va a tener lugar ahora de la mano del citado Amorebieta: el equipo aragonés abrirá su estadística en la Ciudad Deportiva de Lezama, lugar que jamás piso antes en 90 años de vida.

Partidos jugados en ciudades deportivas anteriormente. Arriba, Valdebebas (R. Madrid). Abajo, Sevilla; Cerro del Espino (Majadahonda/At. Madrid) y Mini Estadi (Barcelona).
Partidos jugados en ciudades deportivas anteriormente. Arriba, Valdebebas (R. Madrid). Abajo, Sevilla; Cerro del Espino (Majadahonda/At. Madrid) y Mini Estadi (Barcelona).
HA

Este es uno de los episodios más lacerantes y sangrantes para cualquier club histórico que desciende a Segunda División: tener que ir a jugarse los cuartos, bien contra un filial, o bien a una Ciudad Deportiva, campos alejados por su estructura, perfil y entorno a los habituales estadios de primer nivel que se visitan cuando se juega en Primera. En este envoltorio está de nuevo metido el Real Zaragoza en esta semana final de noviembre de 2021, ante un partido oficial de liga a dirimir en un campo de tribunas bajas, de escaso aforo, rodeadas de más campos de fútbol a discreción, en un ámbito rural lejos de la ciudad...

Cuatro precedentes

Lezama se va a incorporar el domingo al elenco de ciudades deportivas –o similares– en los que ya ha jugado el Real Zaragoza en su trayectoria vital. Valdebebas (Real Madrid), el Mini Estadi (FC Barcelona), Nuevo Nervión (Sevilla FC) y el Cerro del Espino (Atlético de Madrid/Rayo Majadahonda) son sus precedentes.

Amistosos jugados en ciudades deportivas. Arriba, en Villarreal y Soria. Abajo, en Zaragoza contra el Tudelano.
Amistosos jugados en ciudades deportivas. Arriba, en Villarreal y Soria. Abajo, en Zaragoza contra el Tudelano.
HA

Hasta 2013, ya dentro del actual serial de presencias zaragocistas encadenadas en Segunda División, no se dio un partido oficial en una Ciudad Deportiva como tal. Fue en el choque ante el RM Castilla, filial del Real Madrid, que adecuó en la liga 13-14 el campo central de sus instalaciones de Valdebebas, junto a Barajas, para jugar en Segunda División. Lo llamó Alfredo Di Stéfano. Allí, el Zaragoza de Paco Herrera ganó 1-2, con goles de Henríquez y Víctor Rodríguez, en su primera rareza de este pelaje.

En esa misma campaña coincidió en la categoría de plata el Barcelona B (antiguo Barcelona Atlético). El Zaragoza debutó en el Mini Estadi del club azulgrana, hoy ya en desuso tras la construcción de la Ciudad Deportiva deSant Joan d’Espí en la periferia de la capital catalana. Ubicado justo al lado de magno Camp Nou, fue durante décadas el lugar de juego de los principales equipos de la cantera culé, con su filial a la cabeza. Y ahí ha debido ir a jugar el Real Zaragoza hasta tres veces sus partidos de liga. En el citado 2014 se presentó con una derrota por 1-0. Peor le fue un año después, pues cayó goleado 4-1. En la tercera visita, al final de la liga 17-18, los zaragocistas arreglaron sus estadísticas en ese sitio, ganando 0-2.

Este es el campo más pisado por el Zaragoza en el ámbito de los filiales. Una excepción entre ellos, pues no se trató nunca de una Ciudad Deportiva al uso, sino de una pequeña réplica en miniatura del campo grande. Siempre estuvo semivacío, emitió un aspecto un tanto fantasmagórico, anómalo. Pero siempre pareció mejor eso que no los escenarios puros de campos de entrenamientos, con vallas, taludes, tribunas prefabricadas y aparcamientos improvisados.

En 2018 también debió visitar el Real Zaragoza al Sevilla Atlético, filial sevillista. Era, en realidad, la tercera ocasión en la que se cruzaban en Segunda División. Pero en las dos anteriores, el equipo zaragozano tuvo la ‘suerte’ de jugar ante el equipo B del Sevilla en el estadio Sánchez Pizjuán, el coliseo de Primera de toda la vida del club andaluz. En 2018, la acumulación de compromisos del primer equipo sevillista, tanto en liga, como en Copa y en Europa, llevó a sus dirigentes a preparar uno de los campos de entrenamiento de su Ciudad Deportiva, en la carretera de Utrera, para que el filial jugase al margen del Pizjuán. A la tribuna de obra consolidada de una banda añadieron otras dos(una en el lateral opuesto y otra en un fondo) de mecanotubo, que nunca se ocuparon por público porque no hizo falta. Pura fachada. Tras la portería de la derecha se colocó una lona gigante con el logo de La Liga. A ese campo lo llamaron ostentosamente ‘Nuevo Nervión’. Ahí empató 2-2 el Real Zaragoza.

Y en enero de 2019 se dio el último precedente previo a este viaje a Lezama-Bilbao. Lo provocó el Rayo Majadahonda, fugaz equipo de Segunda en la liga 18-19, que utilizó el campo principal de la Ciudad Deportiva del Cerro del Espino, la del Atlético de Madrid, para ejercer de local. De hecho, está en su término municipal. La Liga también obligó a reformas con lonas (en Lezama se va a ver este domingo esa figura el el gol de la izquierda del tiro de cámara) y el Zaragoza empató 2-2 ante los madrileños bajo la nieve y el frío.

Ahora le llega el turno a Lezama, vía Amorebieta. Bajo la decoración del arco del viejo San Mamés, guardado como reliquia.

Soria, Villarreal y hasta Zaragoza, también sedes de duelos de verano

Otros tres campos de entrenamientos aparecen en el historial de partidos jugados por el Real Zaragoza en los últimos años, pero dentro del rango menor de los amistosos de verano. Se trata de la Ciudad Deportiva del Numancia, la de Miralcamp del Villarreal y, sorprendentemente, también la propia Ciudad Deportiva zaragocista

En Soria, durante la pretemporada del equipo en Navaleno en 2011, la plantilla de Aguirre se acercó a la capital soriana a medirse al Numancia B, de Tercera División, en el campo principal llamado Francisco Rubio (anterior presidente del club). Ganó el Zaragoza 0-2 tan rara cita. 

En 2018, el equipo de Idiakez fue a jugar a Villarreal en agosto. Pero El Madrigal (ahora rellamado La Cerámica) había cambiado el césped y no estaba aún bien consolidado. Así que el duelo se llevó a los campos de Miralcamp. Empataron a uno. 

Antes, en septiembre de 2014, Víctor Muñoz organizó un bolo contra el Tudelano después de no haber tenido casi pretemporada. Se jugó en la Ciudad Deportiva del Zaragoza para preservar La Romareda: 1-0 fue el marcador, gol de Tato, con expulsión de Cabrera en una tangana.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión