Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

eurocopa 2020

La gran ocasión de Roberto Martínez en la Eurocopa

Formado en el Real Zaragoza, el técnico español dirige a la selección de Bélgica, una de las candidatas al título de la Eurocopa al frente de una poderosa generación de futbolistas. 

Roberto Martínez, en un entrenamiento de la selección belga en esta Eurocopa-.
Roberto Martínez, en un entrenamiento de la selección belga en esta Eurocopa-.
DPA

En casa de los Martínez, en Balaguer (Lérida), había tres pasiones: la lectura, el fútbol y el Real Zaragoza. Roberto Martínez padre, como aragonés, irradiaba su zaragocismo sobre su familia mientras entrenaba al equipo del pueblo. Al pequeño Roberto nada de aquello le fue ajeno: bebió fútbol y sintió el Zaragoza, cuyos uniformes nunca faltaron como regalo navideño. A los 16 años, partió hacia la capital del Ebro para formarse como futbolista en la Ciudad Deportiva y como diplomado en fisioterapia. Hoy, 30 años después, Roberto Martínez Montoliu es el seleccionador de una de las candidatas al título en la Eurocopa, un equipo, Bélgica, que dejó huella en su primer partido (3-0) contra Rusia, confirmando así sus aspiraciones y su condición de número 1 del ránking FIFA. Hazard, Courtois, Lukaku y De Bruyne, estrellas mundiales, iluminan de talento una generación de oro que está en todas las quinielas y lo está, impulsada por un entrenador que representa un trocito del Real Zaragoza, el único, en el torneo. Uno de los técnicos mejor considerados del planeta, ahora, a los 47 años, ante la gran ocasión e ilusión de su carrera: levantar la Eurocopa.

El nacimiento de los sueños de Roberto Martínez tiene sus orígenes en la Ciudad Deportiva, y en la residencia de jugadores de la calle Tomás Bretón. Allí coincidió con uno de sus amigos del fútbol, catalán de nacimiento como él, Xavi Aguado, quien recordaba en una conversación con este diario con motivo del debut de Martínez en Bélgica su inquietud táctica y futbolística: "Mentiría si dijera que predije que llegaría tan lejos. Sabía de su predilección por los aspectos técnicos del fútbol, pero nunca pensé en que alcanzaría tantos éxitos. Se lo ha ganado a pulso. Se atrevió a ir a Inglaterra como jugador y como entrenador, e introducir allí conceptos y rutinas que son extrañas en las Islas. Roberto iba un paso por delante. Su querencia por la pelota, su trabajo menos físico en beneficio de lo técnico... En su momento causó cierta estupefacción, pero terminó por imponerse".

Roberto Martínez siempre tuvo aptitudes para el estudio y el aprendizaje, manejándose bien con los libros, fruto de la afición de su madre, Amor, a la lectura y la escritura. Todos estos orígenes han alimentado, años después, una carrera como entrenador que, ahora, alcanza su techo. En Zaragoza, Roberto vivió seis años esenciales en sus enseñanzas como futbolista, pero también en su formación ideológica en el fútbol, en su modo de entenderlo. Era los años del Zaragoza de Víctor Fernández, la Copa del Rey del Calderón, las goleadas a Madrid y Barcelona, los prolegómenos de la Recopa... Pasó por el juvenil, por el filial y llegó a debutar en el primer equipo, un 20 de junio de 1993 en el Vicente Calderón. "Roberto era muy sencillo, muy estudioso. En Zaragoza se sacó la carrera de Fisioterapia, algo poco habitual en la época. Compartía habitación con Julio Bañuelos, también entrenador. Siempre estaban enfrascados hablando de tácticas y de aspectos técnicos. También andaba por ahí Raúl Agné”, señalaba Aguado. Ya en esa época, Roberto Martínez compaginaba sus compromisos como futbolista del Deportivo Aragón con la labor de entrenador del equipo femenino de la Escuela de Fisioterapia. Ahí, puede decirse, empezó todo.

Roberto Martínez, en una sesión de entrenamiento.
Roberto Martínez, en una sesión de entrenamiento.
DPA

A los 22 años, tomó la decisión que cambió su vida. En Zaragoza, la puerta del primer equipo la tenía cerrada. Emigrar, entonces, aún sin sentencia Bosman, era un atrevimiento solo al alcance de aventureros y pioneros. Pero Roberto Martínez se marchó a Inglaterra junto a sus compañeros Jesús Seba e Isidro Díaz: ‘The Three Amigos’, como los llamaron en el Wigan, el club al que propuso su incorporación el empresario Paul Hodgets, a cargo en España de una cadena de tiendas británica. Seba e Isidro se volvieron a los dos años, pero Roberto Martínez se convirtió en ‘Bob’ Martinez. Jugó seis temporadas en el Wigan, y luego amplió su versión británica desfilando por el Motherwell, en el Chester City, Walsall y en el Swansea. Con 33 años, el presidente del Swansea le hizo mánager del club. Arrancaba así una trayectoria en los banquillos que le llevaría a la Premier League.

'Bob' impactó en Inglaterra desde que moldeó a Swansea como uno de los fenómenos futbolísticos de las divisiones inferiores del profesionalismo inglés. No por que lo ascendiera del tercer nivel a casi el primero, sino por su afán revolucionario y reformista. Roberto le lanzó un pulso cultural a las costumbres del fútbol británico con su apuesta por un estilo radicalmente distinto al juego directo, físico y aéreo de las categorías menores. Roberto puso a su Swansea a cuidar la posesión, a practicar el toque y a priorizar la técnica sobre el músculo. La fórmula se la llevó al Wigan y, con un potencial económico abismalmente alejado de la mayoría de la Premier, hizo al equipo campeón de la FA Cup y lo asentó en la elite, entre los gigantes ingleses. Convertido en uno de los entrenadores más apreciados, el Everton lo contrató y le dio la oportunidad de competir en Europa. Tres temporadas después, vendría la selección belga. 

Soccer Football - Euro 2020 - Group B - Belgium v Russia - Gazprom Arena, Saint Petersburg, Russia - June 12, 2021 Belgium coach Roberto Martinez talks to the players Pool via REUTERS/Lars Baron[[[REUTERS VOCENTO]]] SOCCER-EURO-BEL-RUS/REPORT
Los jugadores de Bélgica celebran uno de los goles a Rusia en la primera jornada de la Eurocopa
LARS BARON

Hace poco más de un año, cuando el Real Zaragoza volaba alto hacia Primera División antes de la pandemia, regresó a la capital aragonesa por última vez, como suele hacer de vez en cuando. El entrenador dio una conferencia para entrenadores en la que recordó sus orígenes. “Hace 24 años que me fui de Zaragoza. Me hace muchísima ilusión poder ver a tanta gente conocida. Es muy bonito poder volver a esta ciudad", indicó, en una jornada en la que desprendía ilusión al hablar de la selección belga: “Hemos mejorado en calidad, pero sobre todo en cantidad. Ahora tenemos dos jugadores por posición”. Ahora, con ellos, aspira a todo en la Eurocopa. De momento, en el grupo B, ya tienen un 3-0 contra Rusia. Este jueves, se miden a Dinamarca y el lunes a Finlandia. Después, Roberto Martínez espera adentrarse en terreno mágico. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión