Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

fútbol

Real Zaragoza, cuando errar es perder

El conjunto aragonés cae en Almería condenado por dos errores individuales. En defensa, la pifió Jair. En ataque, el Toro Fernández falló el gol que hubiera sido del empate  

Real Zaragoza
Corpas encara a Cristian tras superar a Jair.
Carlos Barba/LOF

Se repiten los protagonistas, pero cambia el guión. La pifian Jair atrás y el Toro arriba. Y el Zaragoza pierde precisamente por eso, porque falla en las dos áreas, las dos zonas del terreno de juego que determinan el resultado en el fútbol. Perdió por 1-0 en Almería porque Jair le levantó la barrera y Sadiq encontró una autopista, y porque el Toro Fernández fue incapaz de encontrar el balón cuando estaba solo en el área pequeña y no embocó a portería vacía. Por eso, solo por eso, cayó el Zaragoza en el campo de un indiscutible aspirante el ascenso. Esas dos fueron las dos únicas noticias negativas de un conjunto aragonés que destila cada vez mejores sensaciones. Un Zaragoza muy equilibrado, cada vez más suelto, más serio, más atrevido para colonizar el campo rival. De la nada, Iván Martínez lo está haciendo competir. Los protagonistas siguen siendo los mismos, pero a fe que ha cambiado el argumento. El Zaragoza ha dejado de ser un drama en el campo y solo lo es en la clasificación. El Zaragoza por fin esgrime argumentos.

Jair, el salvador a última hora en el partido de la resurrección ante el Fuenlabrada, condenó al Zaragoza con un error escolar en el centro del campo. En una acción sin ningún peligro, le dio por intentar controlar y mover la pelota cuando lo que tenía que haber hecho es quitársela, despejarla. Se la birló Umar Sadiq, un nigeriano que ayer parecía keniata. Qué manera de correr... Y qué calidad para finalizar. Es cierto que sin Jair la oportunidad no hubiera existido, pero qué bien definió Sadiq cuando se quedó solo ante Cristian Álvarez.

Aún volvió a cometer otro error semejante Jair instantes después, en una recuperación que la calidad de Carvalho y Corpas llevaron hasta Cristian. En esa ocasión, el fallo no se trasladó numéricamente al marcador. La otra aproximación peligrosa del conjunto andaluz también nació de otro gazapo defensivo aragonés. Fue Vigaray el que perdió la pelota en el costado que debía defender. La continuación la exprimió Sadiq para poner en otro aprieto a Cristian, que volvió a replicar con seguridad. Nada más elaboró el Almería en ataque. Tres errores del Zaragoza, tres ocasiones. Una de ellas, gol.

Pese a esos descuidos, el Real Zaragoza mejoró sensiblemente anteriores comparecencias. Jugó de tú a tú a un aspirante a todo, como es el Almería. Y lo hizo desde el primer al último minutos, hasta en el añadido. Fue en la prolongación cuando disfrutó de su más clara oportunidad de gol, cuando Narváez peinó la pelota, que le llegó en inmejorables condiciones al Toro Fernández. Solo, sin nadie entre su pierna y la portería, fue incapaz de atinar con el balón y lograr el tanto del empate. Una vez más, el resultado lo determinó la pifia y la pericia en el área. Perdió el que concedió y ganó el que acertó. En lo demás, la igualdad fue manifiesta en control y movimiento de la pelota. El dato no es baladí cuando el Almería había ganado nueve de los últimos 12 partidos, había empatado dos y solo había perdido uno. Precisamente, ante el líder, el Mallorca. En ese nivel de juego se halla actualmente el Zaragoza, un nivel que para nada coincide con su clasificación.

Desde luego, va tarde el conjunto aragonés. Y esperemos que no sea muy tarde. De momento, hasta el cierre de la primera vuelta habrá que intentar ganar como sea un par de partidos y alcanzar o aproximarse a los 20 puntos. Eso sí, que nadie olvide que este nivel, esta rehabilitación en el terreno de juego, la ha alcanzado con Iván Martínez y con Javi Suárez, que, con los mismos materiales que Rubén Baraja, han elevado sustancialmente el fútbol de un Zaragoza que ahora sí juega a algo. Y todo esto lo ha hecho con los chavales de la Ciudad Deportiva. Dándoles galones a Francho, a Iván Azón, a Francés. Poniendo ayer a Raí y a Carbonell. El Zaragoza, que quede claro, perdió ayer por dos errores individuales. Colectivamente no fue inferior al actual tercer clasificado de la Segunda División. Todo eso ha mejorado el Real Zaragoza de Iván Martínez.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión