Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Oportunidad en Fuenlabrada para el Real Zaragoza

El Real Zaragoza dormirá en puestos de ascenso directo si puntúa en la visita aplazada en su día. Víctor Fernández medita introducir algunos cambios con el objetivo de refrescar el equipo

Entrenamiento en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza, viernes 9 de Agosto.
Entrenamiento en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza
Guillermo Mestre

Con las tripas ya en su sitio, el Fuenlabrada recibe al Real Zaragoza en un partido que pondrá al día la Segunda División y le abre al conjunto aragonés la oportunidad de adentrarse en el jardín del Edén. Si puntúa esta noche en el estadio Fernando Torres, dormirá en el lecho del ascenso directo, segundo clasificado, con tres puntos sobre su perseguidor si gana y uno, si empata.

Pero al Real Zaragoza hay que pedirle la victoria. Sería un modo de confirmar sus ambiciones, de acelerar su recuperación tras un primer bache en la temporada y, con 11 jornadas ya consumidas, es decir, un cuarto exacto de temporada, de proclamarse, abiertamente, aspirante a todo. Un forma de reivindicar el buen momento que predican sus números.

Después de la trabajada y sufrida victoria contra el Numancia, el Zaragoza tiene ante sí también el reto de ir minimizando sus ratos de mal juego en los partidos, después de un mes en el que su juego ha perdido claridad, intención y eficacia. En Soria, se recuperó la fiabilidad defensiva, paso primordial para que todo lo demás se reactive. A Víctor Fernández le está costando que su manual se haga constante, especialmente, desde que los rivales le han cogido la maleta de los códigos de su juego. Precisamente, hoy, el Fuenlabrada responde al perfil de equipo que se le ha atragantado al Zaragoza en semanas recientes.

Puede decirse que los madrileños son la revelación del curso, al estilo del Mallorca de la pasada temporada. No les ha afectado el salto de categoría. Ni mucho menos que se trata de un debutante en las ligas profesionales del fútbol español. Esto habla de la importancia de su bloque, de la continuidad de su idea tras el ascenso desde Segunda B.

Un aspecto convertido en ventaja competitiva como en temporadas precedentes hicieron muchos recién llegados a una categoría en la que las plantillas suelen sufrir serias sacudidas: suele adaptarse antes un recién ascendido de Segunda División B que un recién descendido de Primera División.

De la mano de Mere Hermoso, su entrenador, el Fuenlabrada suele proponer un 4-4-1-1 de extrema precisión y armonía colectiva. Es un rival correoso, físico, incómodo, poderoso en el juego aéreo, letal en la estrategia, y bien organizado en defensa. Del tipo de los que al Zaragoza le han buscado las cosquillas esta temporada. No florecen grandes nombres en sus filas, Chico Flores es su pieza de mejor trayectoria, quizá. Randy Nteka, un montón de músculos y poderío atlético no falto de calidad, supone una pieza interesante. O la astucia de su atacante Hugo Fraile. O la profundidad del lateral derecho Iribas. Es un equipo que aún no ha perdido como local, donde se rebela con resistencia, intensidad y la singularidad de su estadio (campo de dimensiones recogidas). Ganó al Oviedo (2-1) y al Sporting (2-0), y empató con Ponferradina (1-1) y Rayo Vallecano (2-2).

Para el partido, salvo las bajas sabidas de Alberto Fernández y Héctor Hernández, el técnico Mere Hermoso podrá contar con todos. No podrá contar con todos, en cambio, el Real Zaragoza, al contrario que cuando este partido debió suspenderse por el masivo problema estomacal de los futbolistas madrileños. Víctor Fernández no tiene ahora a Carlos Vigaray y Raphael Dwamena, por ejemplo, por problemas médicos sobrevenidos desde entonces. Debido a la reciente sobrecarga de encuentros, y a la próxima cita contra el Mirandés, el entrenador aragonés apunta a matizar su equipo con algunas rotaciones. Incluso Luis Suárez arrastra problemas musculares.

Ante un rival de marcado perfil físico y ante los valores de fatiga acumulada, podrían entrar Grippo por Enrique Clemente (fuera de una lista a la que vuelven Soro y Guitián), Javi Ros por James Igbekeme, Papunashvili por Kagawa y Álex Blanco por Luis Suárez si el colombiano no mejora. Los demás, serían los habituales, en un partido en el que el Zaragoza puede marcar su territorio de cara el futuro: un equipo en posiciones de ascenso directo tras 11 jornadas.

Etiquetas
Comentarios