Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza vence 3-0 al CD Ebro con un triplete de P. Biel

Útil amistoso de verano para Víctor Fernández ante un rival de Segunda B que ayuda a calibrar el estado actual del cuadro zaragocista a 21 días del inicio de la liga.

El Real Zaragoza venció al CD Ebro, de Segunda B, por 3-0 en la mañana de este sábado en el cuarto amistoso de la pretemporada, el primero jugado ante un rival de Segunda B, ya con cierto empaque y potencial deportivo. Un triplete de Pep Biel dio forma al marcador final en un partido muy útil para Víctor Fernández, con amplio control del balón del cuadro zaragocista, muchas acciones de ataque y creación a lo largo de los 90 minutos y, por momentos, algo de exigencia en defensa. Un paso adelante más en la preparación veraniega de los blanquillos, a 21 días del comienzo de la liga en La Romareda ante el Tenerife.

Interesante resultó la primera parte, con absoluto dominio zaragocista y muchas variantes en la circulación del balón. Destacaron P. Biel en la mediapunta, muy ágil y activo, la presencia constante en la distribución de Javi Ros, la movilidad de Luis Suárez desde la punta izquierda y la profundidad del lateral diestro Vigaray, al que le faltó dar el último toque o centro con precisión. Se echó en falta la búsqueda del ariete Dwamena con mayor precisión a su juego vertical. Atrás, el Ebro apretó poco, muy metido atrás siempre el cuadro arlequinado, por lo que los zagueros no pasaron apenas apuros en este primer periodo.

El Real Zaragoza ya se pudo adelantar en el marcador en el minuto 3, en un córner que botó P. Biel y que cabeceó Vigaray al larguero. También de cabeza llegó enseguida la segunda oportunidad avispa (así vistió el cuadro de Víctor Fernández), cuando Dwamena remató alto un centro de Lasure tras una falta sacada con rapidez y pillería. Era el minuto 6 y el cuadro zaragocista llegaba con soltura al área rival. De nuevo el ghanés Dwamena anduvo cerca del gol en el 14, cuando Bikoro le filtró el único balón con intención de los primeros 45 minutos, raso entre los centrales, pero un poco pasado de potencia, por lo que el portero Monforte logró anticiparse por centímetros y evitar el remate final.

Justo cuando el Ebro se desperezó en ataque llegó el 1-0 favorable al Real Zaragoza. Amagaron los de La Almozara en el minuto 19, con disparo cruzado de García desde el pico del área que salió fuera rozando el poste derecho de Ratón. Y en la réplica inmediata P. Biel anotó un tanto magnífico. Luis Suárez penetró por la izquierda, centró para que Soro, de cabeza, marcase a placer en carrera en el segundo palo. El cincovillés marró el remate y la pelota quedó muerta en el área para que la recogiera Biel. El balear miró al portero y le colocó con sutileza una rosca de vaselina que entró con plasticidad en el palo contrario. La justicia ya estaba marcada en el tanteador.

El cuadro zaragocista prosiguió con su control absoluto del ritmo de juego, aunque bajó el diapasón de llegadas al área de los de la Química. Hubo un rato de más espesura, de faltas en medio campo. El partido se trabó durante un rato y lo sacó de ese alboroto un disparo raso de Luis Suárez en el área, con mucha intención, que provocó la mejor parada de Monforte para evitar el segundo gol zaragocista. Y, de ahí al descanso, los avispas se dejaron ir y, para la estadística, llegó la mejor ocasión visitante, en un testarazo precioso de García a centro de Barros al que respondió Ratón con una palomita preciosa para abortar el empate, que bien pudo haber llegado en ese lance aislado. 

En el intermedio, Víctor Fernández solo cambió al portero. Los 10 de campo siguieron protagonizando el ensayo matinal. En el Ebro, su entrenador, Manolo Sanlúcar (que había tenido que suplir al central Uche, con un esguince de tobillo, en el minuto 37 por Merino), relevó en ataque a De Mesa por Álvaro González. Los dos técnicos apostaron pues por la continuidad, sin llevar el partido a derroteros de discontinuidad en sus respectivos onces.

La segunda fase arrancó con una nueva oportunidad clara del Real Zaragoza en el minuto 49, con otro disparo del colombiano Luis Suárez, en carrera, en un buen centro raso de Lasure, que se le marchó fuera por muy poco. Dwamena tuvo en sus botas a continuación la opción de anotar, pues un pase al espacio de Bikoro lo dejó solo ante el guardameta. Pero su definición, algo escorado en el mano a mano, se le marchó cruzada rozando literalmente el poste izquierdo, ya con el portero batido.

El efervescente fútbol zaragocista, lleno de intención cada vez que había un pase vertical en ataque, tuvo efectos devastadores para el Ebro en apenas 2 minutos, del 57 al 59, cuando el atinado P. Biel hizo su triplete con dos goles más en cadena. El primero, a placer tras una bella penetración del lateral Vigaray después de una carrera veloz de 50 metros que, por fin, pudo culminar con una asistencia infalible. Y el siguiente, acabando una acción de lujo de Dwamena, después de un centro de Luis Suárez, en la que el remate del ghanés fue salvado en primera instancia como pudo por Monforte. Con el 3-0 ya señalando la diferencia real que había entre unos y otros, el citado Dwamena quiso dejar su sello goleador justo antes del cambio masivo de jugadores que tenía ya preparado Víctor en el cuarto de hora del segundo tiempo. Raphael regateó a Monforte tras un control perfecto en el área y armó un disparo duro, con los centrales bajo palos, que se estrelló con violencia en el poste derecho. Se quedó sin mojar el africano, pero dejó constancia de todas sus aptitudes ofensivas.

La última media hora se vio alterada ostensiblemente por tantas sustituciones. La cantinela habitual en estos amistosos estivales. El Real Zaragoza siguió dominando sin cesar, pero con sus piezas frías. La velocidad de Blanco, una vez más, pegó al ojo enseguida. El extremo zurdo participó mucho en los ataques y mostró su veneno en los encares. Pombo marró un remate de cabeza tras centro de Nieto en el 67, en la jugada más clara de este tiempo diferente. En lo táctico, Víctor solo dejó en el campo al central del filial Jesús Álvarez, el parche al que ha recurrido tras la marcha de Álex Muñoz y ya con la decisión en este sábado de que Verdasca, próximo a salir ya del Real Zaragoza, ya no se vistiese ni participara más con el equipo. De este modo, se pudo ver a Lasure como defensor central, algo totalmente provisional (contra el Aragón, el jueves, había sido Bikoro quien forzó en esa posición).

El ensayo se encaminó hacia su final sin demasiada sustancia. Con el Ebro haciendo sus sustituciones de una en una, en un goteo que pretendió romper el ritmo dominador del Real Zaragoza y que no se ampliase así el marcador. Ya en las postrimerías del duelo, Igbekeme punteó el cuarto tanto, tras una gran jugada de Pombo, pero el remate del nigeriano lo rechazó abajo bien Monforte. Y llegó el punto final, con buenas sensaciones en general del Real Zaragoza del presente.

Ficha Técnica

Real Zaragoza: Ratón (Cristian Álvarez, 46); Vigaray (Delmás, 62), Atienza (Nieto, 62), Jesús Álvarez, Lasure; Bikoro (Igbekeme, 62), Javi Ros (Eguaras, 62); Soro (Papunashvili, 62), P. Biel (Pombo, 62), Luis Suárez (Blanco, 62); y Dwamena (Linares, 62).

CD Ebro: Monforte; Barreda (Villanueva, 70), Espín (Aguza, 67), Uche (Merino, 37), Abel Moreno; Garrido, Víctor Andrés (Aitor Villalba, 78); García (Tapia, 64), Jesús Rubio (Kever, 73), Barros (Álex Villalba, 81); y De Mesa (Álvaro Glez., 46).

Árbitro: Baiges Dones (Comité Aragonés). Mostró tarjeta amarilla a Garrido (82).

Goles: 1-0, min. 21: P. Biel. 2-0, min. 57: P. Biel. 3-0, min. 59; P. Biel.

Incidencias: Mañana agradable en la Ciudad Deportiva, con 20 grados, cielo nublado de tormenta y algunas gotas caídas una hora antes del inicio del partido, que se disputó a puerta cerrada para el público por motivos de aforo y seguridad. Césped en buen estado. El Real Zaragoza vistió de avispa,su segundo uniforme. El Ebro, con su clásico arlequinado azul y blanco.

Etiquetas
Comentarios