Despliega el menú
Real Zaragoza

Dura prueba para seguir la escalada

El Real Zaragoza cierra en Las Palmas la 24ª jornada ante uno de los favoritos de la liga, fuera de sitio como él en la tabla.

El equipo zaragocista se entrenó a última hora de la tarde de este domingo en el estadio de Maspalomas, al sur de la isla, nada más llegar a Gran Canaria en avión
El equipo zaragocista se entrenó a última hora de la tarde de este domingo en el estadio de Maspalomas, al sur de la isla, nada más llegar a Gran Canaria en avión
José Vidal

Llega en Las Palmas, el primero de los dos partidos que el Real Zaragoza tiene que afrontar seguidos lejos de La Romareda. Lo hace este lunes a las 21.00 (hora peninsular), un intempestivo marco que describe a la perfección los aires de paranoia moderna en los que el fútbol profesional ha sido introducido en los últimos tiempos por mor del negocio, de los valores puramente financieros, lejos de las costumbres de los aficionados. Así que los muchachos de Víctor Fernández juegan a cola de pelotón esta 24ª jornada, sabiendo todos los pasos dados por los demás y en busca de seguir mejorando poco a poco aquella delicada situación, en descenso, donde el entrenador aragonés recogió los bártulos de Alcaraz poco antes del día de la Lotería de Navidad.

Ahora, el Real Zaragoza respira más profundo, mejor, sin tanto agobio, gracias a la racha parcial de Fernández: tres victorias, un empate y una derrota en su repóquer de partidos dirimidos bajo su mando. Y la cita en Gran Canaria, ante un rival que el año pasado jugaba en Primera y, por ello, partió como uno de los grandes favoritos para estar en cabeza todo el tiempo, posee el valor de poder marcar tendencia, de establecer una dinámica positiva en firme para los zaragocistas. Un triunfo, así lo subrayaría por sí solo. En el sentido contrario del análisis apriorístico, no ganar en Las Palmas puede entrar dentro de lo normal. El campo insular es de los duros de roer, un coco para sus visitantes. Nadie ha ganado aún aquí. Y nadie ha estado siquiera por delante de los amarillos en el marcador. Un dato rotundo.

Eso sí, los aragoneses tienen donde aferrarse con fundamento para pensar en que tienen sus opciones fundadas de volver a la Península con los tres puntos en la bodega del avión. Por un lado, los canarios están en una nebulosa desde hace tres meses, después de que ya cambiaran de entrenador al despeñarse progresivamente de la parte alta de la tabla (echaron a Manolo Jiménez y repescaron a Paco Herrera, curiosamente dos exzaragocistas); el cuadro palmense solo ha ganado uno de los últimos 12 duelos jugados, justo el anterior en casa, por 4-1 ante el Osasuna. El resto, se reparte en ocho igualadas y tres derrotas. Es, sin duda, una serie pésima para las aspiraciones de un gallito de la categoría, que inició esta jornada en el puesto 12º.

Y, por otro lado, el Real Zaragoza, en los primeros pasos de Víctor al frente del equipo, ya conquistó El Molinón de Gijón, ganando 1-2 en un sitio que era inexpugnable hasta ese día de la víspera de Reyes. Porque este equipo, si algo ha venido descubriendo en las semanas recientes, es que es capaz de mejorar las prestaciones que daba antes, con Alcaraz, e incluso algo más atrás en el tiempo, en la fase última de Idiakez en el banquillo. Es cuestión de no dejar decaer esta fase de elevación en la autoestima, que ha derivado en mejor juego, más solvencia en algunas facetas del juego y, de ahí, en mejores resultados.

Pero, como transmite Víctor desde el primer día, con calma, sin echar las campanas al vuelo en caso de éxito, ni de tirar todo por la barranquera si vuelve a salir cruz un día. La temporada tiene las hechuras que tiene. De entrada, este lunes en Las Palmas, las dificultades crecen para el Zaragoza por el alto número de bajas que se acumulan entre el núcleo duro de la plantilla: Javi Ros (que ha volado con el equipo para animar desde dentro), Álex Muñoz, Lasure, Papunashvili y Guti. Y, además, hombres como Benito o Álvaro Vázquez están tocados.

Es, por ello, otra noche con algún cambio en el equipo inicial. Por fuerza. Se espera a Nieto en el lateral zurdo, también al mejor Soro de Majadahonda y quizá también pueda retornar M. Gual, que tuvo día sabático ante el Oviedo el último día. Y falta por ver si los dos fichajes de enero, Linares y Dorado, debutan ya o esperan.

Etiquetas
Comentarios