Despliega el menú
Real Zaragoza

Rubiales: "Algo no se está haciendo bien con el control económico de la LFP"

El presidente de la RFEF, a HERALDO: "Quiero unos horarios acordes a quienes amamos el fútbol". "La Romareda no cumple los requisitos para acoger una final de Copa y va justa para recibir a la selección". "Los políticos deben darse cuenta de que el fútbol trae riqueza a las ciudades".

Luis Rubiales, el pasado viernes, posa para HERALDO en el Hotel Palafox de Zaragoza.
Luis Rubiales, este viernes, posa para HERALDO en el Hotel Palafox de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol desde el pasado mes de mayo tras casi tres décadas de mandato continuado de Ángel María Villar, visita Aragón este viernes, 25 de enero de 2019, con motivo del 97 aniversario de la fundación de la Federación Aragonesa de Fútbol. El nuevo mandatario del ente federativo nacional atendió a HERALDO DE ARAGÓN dentro de su agenda, que comenzó por la mañana en los campos del Puente Santiago en Zaragoza, prosiguió con una rueda de prensa en el Hotel Palafox, un almuerzo oficial en el restaurante El Cachirulo; y tendrá continuidad por la tarde con la visita a la basílica del Pilar y con la asistencia al palco en el partido del Real Zaragoza ante el Real Oviedo que se disputará en La Romareda a las 21.00.

Han pasado 15 años, tres lustros, desde que un presidente de la Real Federación Española de Fútbol estuvo en Aragón en visita institucional junto al de la territorial. Eso es noticia por lo aberrante del caso anterior. Luis Rubiales ha roto una lanza por la normalidad.

Yo esto me lo tomo en positivo. No vamos a mirar más al pasado. Estoy encantado de estar aquí después de la invitación de Óscar Fle, el presidente de la Federación Aragonesa de Fútbol. Me apetecía mucho estar en Aragón, ver el trabajo que se está haciendo aquí, que es magnífico. Yo voy a apoyar al fútbol aragonés, porque además es mi obligación. Hacer lo contrario sería equivocarme. Lo prometí nada más llegar, le dije a Óscar que Aragón iba a ser tratado como se merece, que cuando tuviera un problema y acudiera a la federación, se le trataría en igualdad de condiciones con las demás territoriales. Y estoy tratando de cumplir con honestidad mi compromiso. Sé que mi presencia en Zaragoza es hoy una buena noticia para Óscar Fle, también para mí y, sobre todo, para el fútbol aragonés y el fútbol español.

Este 25 de enero cumple 97 años la Federación Aragonesa. Pero el fútbol en Aragón data de principios de siglo XX. Esta es una tierra de fútbol en las tres provincias, con una orografía y una geografía complicada, por su amplitud y distancias. Necesita este futbol regional un trato singular, porque requiere de un trato mimado para que siga superviviendo. 

Durante muchos años, Óscar Fle ha sabido manejarlo muy bien subrayando lo sentimental. Involucrando a todo el mundo del fútbol regional en el día a día. Son más de 20.000 directivos los que trabajan en Aragón en sus clubes, que entregan buena parte de su vida al servicio de sus equipos, de sus pueblos, la mayoría a cambio de nada en lo económico, solo por amor al fútbol y a sus gentes. Es un trabajo altruista, con los chavales, con los niños, con los jugadores que luego intentarán dar el salto a lo más alto. Ayudando a los árbitros, poniendo en marcha a los clubes cada año. Es una red de personas que sustenta al fútbol aragonés y la que requiere sobre sus necesidades. Que haya poblaciones extendidas a lo largo de muchísimos kilómetros es una dificultad, pero ante esa dificultad, o te rindes o actuas con inteligencia y conocimiento. Y eso es lo que se ha hecho en Aragón en los últimos años.

Es una evidencia, apuntalada en esta fecha histórica, que las relaciones entre la Federación Española y la Aragonesa han experimentado un cambio sustancial, del negro al blanco.

A partir de mi llegada hay unas relaciones excelentes. Y todo lo que sea contribuir desde Madrid a que la Federación Aragonesa de Fútbol siga avanzando lo vamos a llevar a cabo siempre que esté a nuestro alcance.

La Real Federación Española de Fútbol vuelve a Aragón 15 años después

Fútbol regional versos fútbol profesional. A los equipos modestos, el macronegocio de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) los está matando progresivamente. Los horarios son letales, por ejemplo, este viernes a las 21.00 debe jugar el Real Zaragoza en La Romareda ante el Oviedo. Pero el fin de semana no dispone de ventanas libres para que el fútbol base pueda respirar. 

Yo he sido crítico con esto siempre. Y no me he quedado solo con ser crítico, porque eso no aporta nada real. Yo he puesto soluciones encima de la mesa. Creo que es muy sencillo crear una comisión mixta entre todos los que participamos del fútbol y, escuchando a todas las partes, poner los mejores horarios. No puede ser que la LFP ocupe prácticamente todas las horas hábiles desde el viernes hasta el lunes. Y lo mismo sucede con la designación de partidos en lugares con condiciones climáticas singulares. No es lo mismo jugar a las 9 de la noche en invierno en Almería que en Zaragoza o Soria. O hacerlo a las 4 de la tarde o las 12 del mediodía en verano o en tiempo de calor en Almería que en el interior o el norte de España. Y eso no se está teniendo en cuenta. Hay que repararlo. Hemos de mirar por los que están en el césped, pero sobre todo por los aficionados, que son los que mueven esto, porque el fútbol, además de negocio, es pasión. Y ellos son los que están detrás de cada escudo. Eso yo ya lo estoy demandando. Quieron unos horarios acordes a aquellos que amamos el fútbol.

¿Qué franja se le dejaría al fútbol regional, según su criterio?

Eso es algo a analizar y a lo que todos deberemos adaptarnos. Pero yo siempre he hablado de la primera hora de la tarde del domingo. Quizá también la mañana. Debe ser una hora que permita a un club que está en Huesca ir a jugar a Teruel y volver con normalidad, sin horarios intempestivos. Eso pasa también en Castilla León, en Andalucía, en Cataluña... hay distancias largas que salvar, se juegan muchísimos partidos cada fin de semana y hay una afición, unos directivos, unos árbitros y unos futbolistas a los que respetar. Por eso, si hay una franja de 2 o 3 horas en las que no haya fútbol profesional en televisión, vamos a facilitar que alguna gente vaya a ver esos partidos de juveniles, de fútbol femenino, de regional, de Tercera, que ahora están cada vez más abandonados. Eso, nosotros lo necesitamos.

Cada vez es menos la gente que acude a los campos de categorías base, regional, incluso la Tercera, que hasta hace 20 años tenían un seguimiento mucho mayor al de ahora. 

Yo debuté muy jovencito en el equipo de mi pueblo, el Motril. Y entonces, en regional, venían a vernos 4.000 personas, 3.000, 5.000. Era tremendo. Hoy en día es imposible ver eso. Al Motril, hoy, en Tercera División, no van a verlo más allá de 200 espectadores. Y eso no puede ser. Algo estamos haciendo mal. No tenemos que acertar a la primera. Vamos a intentar arreglarlo. Si todos pensamos que el fútbol es una pirámide; que para llegar arriba hay que empezar desde abajo del todo, en la base; y que a esa base hay que cuidarla y mimarla, todos los implicados habremos dado un paso importante para solucionar este asunto.

¿Cómo están de próximas o distantes las posturas al respecto de este apartado de los horarios, que la mayoría de aficionados piden cambiar?

Yo creo que las territoriales, todas, lo tienen muy claro. Y la Federación Española, también.

O sea, que el problema es la LFP. ¿No cree que se ha ido de las manos el asunto de los viernes y los lunes por la noche, los partidos nocturnos en invierno pensados solo para las televisiones y que encarecen el precio de los abonos porque hay mucha gente que no puede acudir en días laborables a los campos?

A mí no me gusta que se juegue los lunes. No me gusta. Entiendo, porque siempre estoy abierto a que me convenzan con argumentos, que igual ha sido una manera de buscar una solución al partido televisado en abierto. No lo sé. Quizá el viernes pueda tener más sentido, porque empieza el fin de semana; porque en las grandes capitales los horarios laborales también están cambiando y van a favor de este tipo de espectáculos porque mucha gente deja de trabajar a media tarde del viernes, salvo los servicios y las tiendas... Pero creo que podemos buscar soluciones y la LFP debería ser una aliada.

¿Cree que la LFP, con Javier Tebas a la cabeza, está en disposición de transigir en este asunto, siempre espinoso por los intereses económicos que hay detrás de él?

Yo a La Liga no quiero tenerla enfrente. Pero, también, la LFP ha de entender que los aficionados son parte fundamental. Y la gente que está en el césped, los jugadores, son parte fundamental. Si aplicamos la lógica en el asunto de los horarios, habremos dado un paso. Lo mismo con el asunto de la meteorología y las franjas horarias, que con el cuidado del fútbol regional. Yo creo que se trata de aportar un poco de coherencia al problema. Coherencia y amor.

¿No se está haciendo algo mal en el fútbol español cuando la Segunda División está repleta de equipos históricos con grandes estadios y aficiones y la Primera, con todos los respetos, se está llenando de ciudades y pueblos pequeños, con campos reducidos, un tirón menor y que no le dan empaque a La Liga?

Efectivamente, algo no se está haciendo bien con el control ecónomico. Desde mi punto de vista, hay clubes históricos que lo han pasado mal. Y no se ha tenido la sensibilidad de, en momentos determinados, escucharlos con detenimiento. Porque se ha creado un control económico, que es positivo en muchas cuestiones, pero que también ha derivado en decisiones de descensos. Las medidas que se han aplicado no estaban bien tasadas, es decir, que tenían, no voy a decir arbitrariedad, pero sí discrecionalidad. Esto, para mí, es la parte negativa del control económico. Si queremos construir, y en la Federación queremos construir, si la LFP quiere lo haremos de la mano, tomaremos el guante y ayudaremos todo los posible.

El feo asunto del Reus y su expulsión de la liga a mitad de torneo es un caso paradigmático para que la LFP se pare en seco a analizar su modus operandi.

Sin duda. El caso actual del Reus, un club que comienza la temporada y que tenga problemas para terminarla, es la primera vez que ocurre en nuestro fútbol. Otras veces, ha habido problemas al términos de las temporadas en el pasado, ha habido dificultades en la venta colectiva de los derechos de televisión... que este ha sido el verdadero plan de saneamiento del fútbol español: el dinero que ha llegado por la venta de los derechos de televisión. Se pueden hacer las cosas mejor, sin duda. ¿Cómo? Escuchando a las partes, participando todos.

Zaragoza, quinta (o cuarta) ciudad de España en número de habitantes, no acoge a la selección desde 2003, hace casi 16 años. Y, en un punto geográfico estratégico del mapa, no acoge finales de Copa como hizo antaño. ¿La Federación Española, aunque quiera, no puede hacer nada mientras La Romareda esté como está?

Por primera vez, para la final de Copa, este año la Federación Española ha puesto en marcha un sistema de concurso en el que todas las ciudades y clubes que han querido acogerla se han presentado. Y el lunes anunciaremos la decisión ya en junta directiva. En honor a la verdad, ahora mismo, La Romareda no cumple los requisitos mínimos para acoger un evento así. Y está muy al límite también para poder organizar un partido de la selección española. Todo esto tiene que hacer en Zaragoza que todos nos miremos hacia dentro. Esto no es una crítica desde Madrid, desde fuera, desde la Federación Española de Fútbol. Lo que querría es que todo el mundo se involucrase, las instituciones, y que se vea que con una pizca de ayuda y colaboración se podrían traer más eventos importantes a Zaragoza.

¿De qué manera se involucraría la Federación Española de Fútbol, también la Aragonesa, en el pretendido y necesario proyecto de construcción o remodelación de un nuevo estadio en Zaragoza?

La Federación Española de Fútbol, ni ninguna federación territorial, nunca en la historia ha participado en la construcción de un campo de fútbol en el que juega un equipo de Primera o Segunda División. Eso lo ha de tener muy claro todo el mundo. Eso sería e iría contra natura. Ese dinero ha de ir para el fútbol base, para los niños pequeños que luego, uno de cada mil o de cada diez mil, podrán llegar a jugar en el Real Zaragoza. Si las territoriales aportaran dinero para construir estadios para clubes de élite, entrarían en quiebra y no podrían dar el servicio a quienes lo necesitan, que son los más humildes. Ahora bien, nosotros sí que podemos buscar fórmulas para colaborar. Por ejemplo, intentar traer un gran evento mundial o europeo aquí a España para que genere riqueza en el ámbito del fútbol y se nos ayude a construir nuevos estadios. Pero hacer un nuevo campo en una ciudad no es labor de la Real Federación Española de Fútbol. Los políticos deben darse cuenta que el fútbol trae riqueza a las ciudades. Zaragoza tiene todo, pero ha de mejorar sus instalaciones de La Romareda. Si existe un día esa mejora, traeremos eventos aquí.

En su nueva junta directiva de la Federación Española figura un aragonés, Eduardo Bandrés, como tesorero. En este 25 de enero ha anunciado que, en breve tiempo, puede incorporarse uno más: Óscar Fle. 

Óscar sabe perfectamente lo que pienso desde una conversación reciente que hemos mantenido ambos. Él nos dio un consejo nada más llegar: que nos reuniésemos con las territoriales más a menudo. Y lo estamos haciendo. Y las reuniones, que antes duraban una hora, ahora lo hacen cuatro horas y media o más, porque las dotamos de contenidos. Hemos conseguido en poco tiempo que las relaciones entre la Federación Española y la Aragonesa alcancen un nivel de consonancia con la realidad, que rompan con lo ocurrido en los últimos años. Y ese vínculo puede rubricar esa normalización.

Etiquetas
Comentarios