Despliega el menú
Real Zaragoza

El Comité de Apelación quita a Gual la amarilla de Gijón y deja en evidencia al árbitro

Soto Grado amonestó al delantero del Real Zaragoza "por simular" un penalti que, en realidad, sí lo fue por derribo del portero Mariño.

Momento en el que Gual se va de Mariño en el área y el portero del Sporting cometé el penalti que Soto Grado, el árbitro, no vio y consideró fingimiento del delantero del Real Zaragoza.
El Comité de Apelación quita a Gual la amarilla de Gijón y deja en evidencia al árbitro
Arnaldo García

El Comité de Apelación de la Real Federación Española de Fútbol, atendiendo al recurso presentado por el Real Zaragoza, dejó sin efecto la tarjeta amarilla que vio el delantero Marc Gual hace 12 días en Gijón en el partido frente al Sporting. De este modo, los jueces de la segunda instancia disciplinaria del fútbol español dan la razón al club aragonés y dejan en evidencia el error mayúsculo del árbitro de ese duelo, el toledano (adscrito al Comité Riojano) Soto Grado, que consideró 'piscinazo' de Gual lo que en realidad fue un penalti palmario en el área asturiana en un mano a mano del atacante zaragocista ante el portero local, Mariño.

La acción ocurrió al borde del descanso, en el minuto 43, y pudo significar, de haberse señalado la pena máxima y si se hubiera transformado después en gol, el 1-3 favorable al Real Zaragoza que, no obstante, acabó ganando por 1-2 ese importante choque en El Molinón-Enrique Castro Quini. Gual encaró a Mariño, lo regateó en velocidad y, enseguida, cayó al suelo reclamando el penalti que, de inmediato, las repeticiones de televisión corroboraron, pues Mariño tocó el tobillo del '20' zaragocista con claridad y lo derribó. Pero Soto Grado no apreció tal circunstancia sino la contraria, es decir, que Gual había fingido tal falta y había tratado de engañarle, por lo que se dirigió de inmediato al futbolista del Real Zaragoza mostrándole la amonestación que ahora ha quedado derogada.

El Real Zaragoza, con la prueba videográfica, anunció ese mismo día en Asturias que sus servicios jurídicos iban a presentar alegaciones y a recurrir esa decisión arbitral. En primer término, el Comité de Competición (como es habitual en su praxis) no atendió la petición del Real Zaragoza y dio la razón al árbitro en la descripción del acta. Pero el segundo comité federativo, el de Apelación, ha enmendado la plana y ha puesto de manifiesto que Soto Grado (y Competición) no estuvieron atinados en su juicio precedente, que perjudicó al Real Zaragoza y, particularmente, a Gual.

Etiquetas
Comentarios