Despliega el menú
Real Zaragoza

La Romareda vuelve a creer

El buen ritmo en la venta de localidades durante la semana hace presagiar otra buena entrada en la cita de mañana.

Las gradas de La Romareda, muy pobladas, en el encuentro contra el Extremadura.
La Romareda vuelve a creer
Toni Galán

Los datos, para bien o para mal, no engañan. Son como los niños, casi siempre dicen la verdad. Cuentan muchas cosas además de responder a una mera cifra. Y al Zaragoza le ensalzaron las vestiduras en su último encuentro del 2018. Esta corriente positiva corresponde a las bambalinas de su estadio, La Romareda, que coincidiendo con el estreno de Víctor Fernández, acogió a 23.352 espectadores en el partido frente al Extremadura. La segunda mejor entrada de la temporada hasta el momento. Concretamente, a siete millares más de aficionados respecto al penúltimo partido de los aragoneses en calidad de local, que tuvo lugar contra el Córdoba –con 16.296 asistentes– y fue el prólogo de la destitución de Lucas Alcaraz.

El efecto ilusión que renovó y ornamentó la llegada de Víctor dio lugar a un aumento considerable de público en las gradas del Municipal, una sonrisa en taquilla. De manual. La Romareda volvió a creer, antes incluso de que su equipo lograra la victoria contra el Extremadura. La afición respondió a la llamada del equipo, que devolvió su calor con buen fútbol y, sobre todo, con un triunfo de fondo y forma que el zaragocismo agradeció con ovaciones. Un chute de esperanza  necesario para el corazón. El debut de Víctor Fernández, en su tercera etapa como director técnico de la sinfonía blanquilla, formuló una ecuación diferente a lo visto en semanas anteriores.

Unas semanas después, todo apunta a que el domingo, ese ambiente se repetirá. Para el partido contra el Málaga, el club reconoce un ritmo de venta de entradas notable, agotándose las localidades en varios sectores como en la Grada Norte y la Grada Sur.

En todo caso, la asistencia a La Romareda ha sufrido bajadas y subidas desde el inicio de curso. Descensos y repuntes en la población del fuerte que se ajustan a lo visto sobre el césped y a las sensaciones transmitidas por futbolistas y entrenador a lo largo de los primeros veinte partidos de la temporada 2018-2019. La jornada ante el Extremadura, correspondiente a la decimonovena del presente ejercicio, registró la segunda mejor entrada de la temporada, según los datos oficiales de La Liga. En cambio, el empate a nada contra el Córdoba, dos fechas atrás (jornada 17ª) , se ajustó a la peor estadística liguera que los tornos del estadio zaragocista han recogido desde el 19 de agosto. Estadísticas que reflejan con claridad el giro de tuerca emocional que supuso el cambio de técnico.

Al pie del cañón

Al estreno del equipo en Liga, todavía en periodo estival, se acercaron 18.486 personas a La Romareda. En la siguiente cita casera, frente a un coco de la Liga como Las Palmas, acudieron al estadio 22.386 parroquianos. Las vacaciones de verano se fueron terminando y el equipo dirigido por Imanol Idiakez destilaba un aroma dulce y prometedor. La jornada siguiente tuvo lugar en Oviedo, el punto álgido del curso (0-4), por lo que la afición respondió al partido de Copa contra el Deportivo de La Coruña, un miércoles a las 21.00, con 18.429 ocupaciones. Casi nada. Después tuvo lugar la derrota in extremis en Almería, donde todo se torció. Se fue al traste el buen inicio y las agujas del reloj empezaron a apuntar a las horas bajas. Y una semana después, ante 23.217 espectadores, el Zaragoza se llevó el primer palo duro del curso. Malas sensaciones y derrota ante el Lugo por 0-2. Al partido siguiente en casa tocó un plato fuerte como Osasuna (1-1). 23.849 aficionados se conjuraron en La Romareda. La mejor entrada del curso.

A partir de ahí, en consonancia con los malos resultados del equipo, la asistencia fue bajando. En el partido de Copa contra el Cádiz, que supuso la eliminación del Zaragoza, se obtuvo el peor dato con 12.946 espectadores. Ante el Tenerife, 21.986 espectadores despidieron a Imanol Idiakez, primer entrenador del curso. A Lucas Alcaraz, el segundo –contra el Granada–, le dieron la bienvenida 19.368. La visita del Mallorca fue recibida por 21.461 espectadores, mientras que contra el Cádiz, cita anterior a la del Córdoba, fueron 17.950 los zaragocistas que sufrieron la tercera derrota en casa de la temporada.

Etiquetas
Comentarios