Despliega el menú
Real Zaragoza

Cita ante un ejemplo a seguir

El Cádiz juega en La Romareda hoy a las 21.00 (Gol TV) sumido en una racha de cinco triunfos seguidos. Ambos conjuntos ya se enfrentaron en Copa del Rey con victoria cadista (0-1).

Los jugadores del Real Zaragoza, ejercitándose en la Ciudad Deportiva.
Los jugadores del Real Zaragoza, ejercitándose en la Ciudad Deportiva.
Francisco Jiménez

El estadio de La Romareda acoge este viernes a las 21.00 (Gol TV) el primero de los dos partidos que el Real Zaragoza jugará de manera consecutiva en calidad de local, frente al Cádiz y Córdoba. Una hilazón de partidos de la que sacar partido y aprovechar el factor cancha.

El equipo aragonés  tan solo ha ganado un partido liguero en su campo, en la primera jornada del campeonato; pero situado en la decimoctava posición, con  15 puntos, los de Lucas Alcaraz deben agarrarse a su afición para cambiar la dinámica. En estos momentos, todos los partidos son fundamentales, por contenido y continente. La situación lo exige, y la visita del Cádiz  supone una nueva oportunidad para el conjunto de La Romareda de mudar su tendencia negativa  y empezar a remontar el vuelo.

El rival no es exactamente el más propicio, porque aterriza en Zaragoza como un cohete. Cinco victorias consecutivas acumula el equipo dirigido por Álvaro Cervera. Partidos donde totaliza 16 dianas, un promedio de 3,2 goles por partido. Números que meten el miedo en el cuerpo hasta al más valiente, y que Alcaraz deberá contrarrestar, porque una de las tareas pendientes de su equipo es cerrar la portería, dejar de encajar. Desde la llegada del técnico granadino –en un bagaje de tres derrotas, un empate y una victoria– la portería defendida por Cristian Álvarez ha sido perforada en nueve ocasiones, casi dos goles por jornada.

Del Cádiz, lo que más preocupan son sus bandas, veloces, versátiles y efectivas. La mayoría de los goles del cuadro andaluz llegan precedidos por la siguiente secuencia: robo en campo propio,  balón a la banda –con los extremos Salvi y Jairo en un gran momento de forma–, centro al área y remate de Lekic o Manu Vallejo. Este último, canterano que irrumpió a principios de curso, suma cinco goles en los últimos cinco partidos. Especial atención al atacante.

Con todas estas estadísticas a tener en cuenta del rival, Alcaraz conformará su once. La derrota en Alcorcón, causa y efecto de errores evitables atrás y de la incapacidad para probar el arco de Raúl Lizoain, no apunta a traducirse en revolución. Tal vez Aguirre podría salir de inicio en el carril zurdo en sustitución de Carlos Nieto. Opciones hay, y el entrenador zaragocista va probando. No es casualidad que haya utilizado 19 titulares diferentes desde su llegada. El granadino no podrá contar con Lasure, lesionado. Por otro lado, Raúl Guti y Javi Ros fueron las novedades en la convocatoria, de la que este viernes saldrá uno de ellos. Gran noticia ambos regresos, sobre todo el del canterano, inaudito este curso por una grave lesión de pubis.

En el Cádiz, que juega con los mismos desde la segunda parte contra el Elche (jornada 12) –en la que le endosó cinco goles a un conjunto ilicitano que se había marchado al descanso 0-1–, es baja el exzaragocista José Mari, y entra en su lugar Perea, quien fue titular en la victoria por 0-1 de los andaluces en La Romareda en el partido de la tercera ronda de la Copa del Rey. Una película bien distinta a la que se proyecta este viernes.

La cita pues, enfrenta a dos conjuntos muy dispares. No tanto en realidad, pero Cervera ya ha encontrado soluciones a sus problemas y Alcaraz anda en la búsqueda. Aparte de los ocho puntos y las once posiciones, a ambos equipos les separa el nivel de confianza, con la que sale casi todo rodado. El estado de ánimo es fundamental, los nervios y la presión una traba importante. El Zaragoza debe olvidarse de todos esos intangibles, ponerse serio, y ya de paso, fijarse en el ejemplo del Cádiz, que llegó a Zaragoza vigésimo el pasado 17 de octubre.

Etiquetas
Comentarios