Despliega el menú
Real Zaragoza

Solo 2 goles en jugada en más de 540 minutos en La Romareda

El primero de Pombo al Majadahonda y el de Álvaro Vázquez a Las Palmas, los únicos tantos vistos en Zaragoza hasta ahora en acción ligada. Dos penaltis de Ros y un gol de Verdasca tras córner completan la pírrica lista anotadore.

Pombo grita con fuerza el 1-0 que logró en el primer partido de la liga, el 18 de agosto, ante el Rayo Majadahonda (victoria final por 2-1, la única en casa hasta hoy).
Pombo grita con fuerza el 1-0 que logró en el primer partido de la liga, el 18 de agosto, ante el Rayo Majadahonda (victoria final por 2-1, la única en casa hasta hoy).
José Miguel Marco

No es posible llamarse a engaño a estas alturas de noviembre respecto de la marcha del Real Zaragoza en la liga si se observa la cantidad y el formato de los goles anotados por el equipo en La Romareda pasado ya el primer cuarto de la temporada. La afición zaragocista solo ha podido cantar 5 goles blanquillos en los 6 partidos dirimidos en campo propio y, de ellos, solo 2 llegaron como consecuencia de jugadas ligadas. Los otros 3 tuvieron como origen el balón parado. Son datos, rasgos de hondura, que definen el actual estado de las cosas en el mecanismo ofensivo del equipo zaragocista.

Dos goles en jugada en más de 540 minutos (los 90 de los partidos ante Rayo Majadahonda, Las Palmas, Lugo, Osasuna, Tenerife y Granada y sus correspondientes aumentos). Una escasez alarmante, peligrosísima. En concreto, fueron aquella primera diana del curso, el 18 de agosto, que marcó Pombo tras un pase de Verdasca dentro del área; y el que anotó Álvaro Vázquez frente a Las Palmas, tras un disparo de Pombo en una penetración que se estrelló en el poste y cayó en la zona por donde acompañaba el ataque el debutante -ese día- ariete catalán del Real Zaragoza. Como esa fecha era el 1 de septiembre (3ª jornada), aún en tiempo de verano, puede concluirse que han pasado casi 3 meses desde que la afición blanquilla pudo cantar un gol en jugada combinativa en las gradas del estadio municipal.

Los otros tres goles que han llegado, por evidente goteo, lo hicieron por la vía de la estrategia, del balón detenido. Fueron dos penaltis, ambos anotados por Javi Ros (el segundo al Mahadahonda y el del día del Tenerife), y a la salida de un córner, en un cabezazo directo de Verdasca a centro de Zapater, en el choque ante el Osasuna.

El Zaragoza marca hasta ahora el doble de goles fuera de casa que en su propio campo (10 a domicilio, 5 en La Romareda). Y, además, tiene más facilidad para hilvanar jugadas de gol lejos de Zaragoza que en su terreno de juego (7 de los 10 tantos logrados como visitante fueron en jugada).

Esta es la curva de rendimiento anotador y el perfil de los tantos conseguidos por el equipo zaragocista en La Romareda tras la disputa de la 13ª jornada, con 6 de esos partidos jugados en su estadio. Una conducta muy deficiente que, de la mano de su nuevo entrenador, Lucas Alcaraz, deberá empezar a resolver positivamente frente al Mallorca, este sábado (20.30), cuando llega ya la 14ª fecha del campeonato de liga. Urgente es poco.

Etiquetas
Comentarios