Despliega el menú
Real Zaragoza

Entrenador zaragocista nuevo, victoria casi segura

La reacción del equipo tras cese de entrenador en los últimos años se cuenta por tres triunfos (Popovic, Agné y Láinez), un empate (Lluís Carreras) y una derrota (Víctor Muñoz).

Ranko Popovic en su estreno con el Zaragoza contra la Ponferradina con triunfo (4-1).
Ranko Popovic en su estreno con el Zaragoza contra la Ponferradina con triunfo (4-1).
Aránzazu Navarro

La permuta en el banquillo del Real Zaragoza una vez comenzada la temporada ha sentado bien al equipo en los últimos años de arduo trayecto por Segunda División. Excepto en el curso pasado, donde Natxo González aguantó los 42 partidos de liga, el club aragonés se ha visto en la necesidad de cambiar de entrenador en cinco ocasiones por los malos resultados del predecesor en cuestión. El baremo que mide la reacción de los aragoneses en esta complicada situación se cifra en tres victorias, un empate y una derrota.

A rey muerto, rey puesto. Un tronó en el que solo Víctor Muñoz, en la 2013-2014, se sentó mordiendo el polvo a las primeras de cambio. El técnico zaragozano perdió por la mínima (0-1) en su debut contra el Deportivo de la Coruña en La Romareda. Regresaba en un momento crítico a nivel extradeportivo para sustituir a Paco Herrera, quien fue destituido en la jornada 30 tras caer con la Ponferradina (4-2). Muñoz, que cogió al equipo 12º con 39 puntos, sumó otros 14 cerrando la primera campaña de esta etapa zaragocista en la división de plata en 14ª posición.

Al año siguiente, el propio Víctor Muñoz aguantó 14 encuentros ligueros al frente del conjunto aragonés. Le cogió el relevo un Ranko Popovic, cuyo aterrizaje causó expectación por venir de la liga japonesa, pero sorprendió gratamente en su estreno. 4-1 le endosó su nuevo equipo a la Ponferradina en una lluviosa tarde en Zaragoza. El efecto aspirina del serbio fue rotundo, en una temporada de ‘play off’ y un ascenso que se escapó a falta de siete minutos.

Siguiendo la tradición, Popovic fue cesado en la 2015-2016. Un cargo que, de la mano del nuevo director deportivo Narciso Juliá, fue entregado a Lluís Carreras en la decimonovena jornada. El catalán comenzó su andadura empatando a tres en el derbi contra la SD Huesca. Su camino al mando del equipo zaragocista finalizó con el desastre de Palamós ante el Llagostera. El balance general que cosechó el de Sant Pol de Mar fue de 10 victorias, siete empates y otras siete derrotas. La última, una de las más duras que se recuerdan.

Los dos últimos entrenadores que revitalizaron al Zaragoza a competición empezada fueron Raúl Agné y César Láinez en un curso para olvidar. El de Mequinenza, sustituto de Luis Milla al duodécimo envite doméstico, ganó al Almería de Fernando Soriano por 2-1 en su debut. Y 19 jornadas después, en plena caída libre del equipo dirigido por Agné, el míster del filial, César Láinez, subió al rescate de la primera plantilla. Precisamente en Elche, el preparador zaragozano cambió la dirección de los vientos mediante un 0-3. Un partido que significó la apertura de la cuenta goleadora de Jorge Pombo con los mayores.

Ahora, será Lucas Alcaraz quien se someta a su estreno zaragocista en el Martínez Valero. El andaluz se hace cargo, con tiempo, de un equipo que acumula siete partidos sin ganar. Alcaraz, cogiendo el testigo de Imanol Idiakez, ha llegado con ganas, un ideario renovado y con el objetivo de cambiar la dinámica del Real Zaragoza. Está demostrado: entrenador nuevo, victoria casi segura.

Etiquetas
Comentarios