Despliega el menú
Real Zaragoza

¿Medina y Raí Nascimento suplirán a los lesionados Vázquez y Gual?

Las roturas musculares simultáneas de los dos delanteros titulares de Lalo Arantegui dejan abierto el paso a los otros dos puntas de la plantilla... salvo decisiones anejas aún por verse.

Raí Nascimento (izda.) y Jeison Medina (dcha.) se felicitan tras anotar un gol en el partido de las peñas jugado hace un mes en Calamocha (Teruel).
Raí Nascimento (izda.) y Jeison Medina (dcha.) se felicitan tras anotar un gol en el partido de las peñas jugado hace un mes en Calamocha (Teruel).
Daniel Marzo

El fútbol es un mundo insondable, un planeta con vida propia, lleno de circunstancias sui géneris, imprevistos, casualidades y alineaciones astrales que nadie, ni los que más capacidad de mando creen tener, pueden gobernar al cien por cien jamás. En el Real Zaragoza actual, el de octubre de 2018, acaba de coincidir el hecho de que los dos delanteros titulares, los dos cedidos con valores prevalentes por los que apostó Lalo Arantegui -el director deportivo de la entidad- para encabezar la delantera este año, Álvaro Vázquez y Marc Gual, se han lesionado. Lo han hecho simultáneamente en un buen tramo del tiempo de su recuperación, por lo que serán baja a la vez. De entrada, eso es seguro este miércoles en la Copa ante el Cádiz en La Romareda (21.00) y también el domingo en liga, en el estadio municipal zaragozano, ante el Tenerife (20.00).

Así que, irremediablemente, emergen a primer plano las figuras de los dos delanteros puros que les siguen en el escalafón del primer equipo, toda vez que el veterano Toquero, que de estar apto y no lesionado de larga duración ocuparía plaza en el elenco como tercer punta específico, aún se encuentra de baja médica sine díe: se trata de los futbolistas Medina y Raí Nascimento.

Uno de los que ahora salen a escena es otro cedido, en un caso muy singular por cómo están desarrollandose los acontecimientos con él, el colombiano Jeison Medina (dorsal 7), que debutó jugando sus primeros ¡4 minutos! este sábado en Soria. El otro, es el joven Raí Nascimento (dorsal 11), con apariciones esporádicas en el primer equipo en partidos de las dos últimas temporadas (siempre con buen rendimiento), pero caído en desgracia para la actual dirección deportiva (Lalo y Barba) en una peculiar figura que recuerda al cuadro de Goya 'Saturno comiéndose a su hijo', por cómo ha sido tratado este futbolista por cuestiones tangenciales al fútbol en sí.

¿Para qué están en la plantilla Medina y Raí?, es una pregunta larvada y cada vez más extendida desde el inicio de la liga entre muchos observadores del día a día del equipo que, ahora mismo, por las lesiones de Vázquez y Gual, va a tener respuestas aproximativas a la verdad, algo aún por escudriñar y descubrir en ambos casos con detalles ilustrativos.

Medina solo jugó partidos, y no todos por culpa de una lesión muscular prematura sufrida por el sudamericano en Boltaña, durante la pretemporada. Con la competición oficial en marcha, no solo no había debutado hasta este sábado, testimonialmente, en Soria, sino que en la mayor parte de los duelos iniciales no fue ni convocado. Tampoco, contra pronóstico, hizo uso de él Idiakez en la eliminatoria de Copa ante el Deportivo de La Coruña, donde los suplentes y menos habituales jugaron todos (excepto él y su colega de línea, el referido Raí Nascimento). Las explicaciones públicas que se han dado, pocas y través de breves retazos en boca del entrenador, Idiakez, giran en torno a una "falta de adaptación" del jugador al fútbol español y a sus costumbres; también a "un largo periodo de inactividad tras acabar la competición en Colombia" que le impide estar en tono físico como los demás... Entre bambalinas, circulan otras razones bien diferentes, que aluden a la calidad del jugador, al nivel competitivo que muestra y que sugiere utilizarlo poco por sentido común futbolístico.

Ahora se abre una espita interesante para ver qué sucede con Medina, un fichaje consumado en marzo, tras un viaje a Colombia de Lalo Arantegui y José Mari Barba, los dos responsables del área deportiva del Real Zaragoza, junto con uno de los agentes del jugador, el de España, el zaragozano Javier Abad, que en su día se dio a conozcer por un pasaje en el que dijo opositar a suceder a Agapito Iglesias mediante un dinero de un fondo de inversión que fue a buscar a Suiza... Aquel desplazamiento in situ a Medellín lo llevaron a efecto los tres el fin de semana del derbi aragonés en La Romareda, el Real Zaragoza-Huesca, que vieron desde el otro lado del océano por internet, según dejó constancia el citado Abad en sus redes sociales, fotos públicas incluidas. No ha llegado a Zaragoza Medina con un currículum que lo avale como pieza emergente en el fútbol colombiano, más teniendo en cuenta que tiene ya 24 años. Su apuesta es, por lo tanto, harto llamativa desde el principio, sensación acrecentada por su utilización posterior en el equipo en los primeros meses de campaña oficial.

Y el caso de Raí, por más que para diversos fedatarios de la actualidad sea un ectoplasma, invisible y sin cuerpo por lo tanto, se trata de un futbolista que trabaja cada día con la primera plantilla desde julio, y no mal a juicio del cuadro técnico. Pero su ostracismo viene decidido desde los despachos del área deportiva. Salvo que el entrenador se rebele y se lo salte con pértiga, el mandato es que Raí ni vaya convocado. Con el brasileño viene observándose un manejo de la situación un tanto anómala y la guinda fue su permanencia en la plantilla el 31 de agosto cuando el plan de Lalo era que estuviese ya fuera de la misma. Es un tema de largo vuelo, con muchas capilarizaciones que tendrá su espacio por pura destilación del presente. ¿Existe alguna opción de que el entrenador actúe con criterios puramente deportivos en el caso de Raí o, pese a ser el '11' del equipo y cobrar su sueldo como los demás, el carioca está vetado aunque caigan lesionados todos los delanteros del plantel? Algún paso adelante se puede dar en este sentido en los próximos días para aproximarse a una respuesta.

Etiquetas
Comentarios