Despliega el menú
Real Zaragoza

Alfaro, el refuerzo sin fuerza

El extremo, uno de los dos fichajes de invierno del Real Zaragoza, acumula en Soria su cuarta jornada seguida sin convocar. A Natxo no le encaja tácticamente.

Alfaro, vestido de calle, junto a Lalo Arantegui el día de su presentación en enero.
Alfaro, el refuerzo sin fuerza
Oliver Duch

Jesús Alfaro no viajó este viernes a Soria. El extremo diestro, fichado del Barcelona B por Lalo Arantegui en el mercado de invierno (fue el primero de los dos refuerzos del Real Zaragoza, antes que Perone), acumula así cuatro jornadas consecutivas sin estar entre los 18 jugadores zaragocistas en el acta del partido de turno, esta vez ante el Numancia. Natxo González, el entrenador, lo dejó en casa sin citar. Tanto en Tarragona como el pasado día ante el Oviedo, fue incluido en listas de 19, pero fue el descarte en los dos casos.

El técnico blanquillo razonó así el motivo de su ausencia en la expedición a Soria: "Indudablemente, los jugadores más específicos de banda tienen ahora más problemas para entrar en el equipo. Un poco por la distribución que tenemos ahora mismo en el campo. Por lo tanto, es más difícil que cuenten".

El 4-4-2 en rombo en el medio campo que está abanderando la reacción táctica del Real Zaragoza en la segunda vuelta penaliza a los extremos mucho más de lo que ya lo hizo en la primera vuelta, donde Natxo tampoco contó en esas posiciones ni con Papunashvili ni con Oyarzun en la inmensa mayoría de los partidos (a este último lo reubicó como lateral en busca de una utilidad que no acabó cuajando). Por eso, el fichaje de Alfaro ya sonó raro en enero cuando se convirtió en el primer refuerzo de Lalo. Visto lo acontecido en el último mes, ahora todavía lo es más.

Alfaro acumuló minutos en sus dos primeras jornadas como zaragocista, 14 en su debut al final del duelo ante el Córdoba en La Romareda y medio tiempo, 45 minutos, el día siguiente en Alcorcón. Eso sí, estos 59 minutos los disputó mayormente jugando por dentro, como mediapunta, nunca en su posición natural de extremo derecho. A partir de Santo Domingo, Alfaro ha desaparecido por completo. Vio desde la grada los partidos ante Lugo, Nástic, Oviedo... y verá por la tele el de Soria. Al contrario que Perone, el exterior onubense está siendo un refuerzo sin fuerza para el actual Real Zaragoza. 

Etiquetas
Comentarios