Despliega el menú
Real Zaragoza

La mano y tarjeta de Cristian Álvarez, ¡vaya pifia del linier!

El asistente del gallego Pérez Pallas falló en su apreciación visual por metro y medio, pues el portero zaragocista estaba muy dentro del área. El Real Zaragoza recurrirá la amarilla.

Momento en el que Cristian Álvarez golpeó el balón con la mano, metro y medio dentro del área, jugada que el linier vio fuera de la misma y señaló falta y tarjeta al portero del Real Zaragoza.
Momento en el que Cristian Álvarez golpeó el balón con la mano, metro y medio dentro del área, jugada que el linier vio fuera de la misma y señaló falta y tarjeta al portero del Real Zaragoza.
Captura de Aragón TV/LFP

Ojo de lince, el del linier del árbitro gallego Pérez Pallas que seguía el ataque del Nástic de Tarragona el pasado sábado en el Nou Estadi. Su paisano Adrián Díaz González (el otro asistente era el asturiano Eduardo Suero Rodríguez). Su apreciación visual fue errónea en una jugada bastante clara en la que señaló mano a Cristian Álvarez, el portero del Real Zaragoza, en una salida lateral de su portería en la que corrió para evitar que el balón se marchase a córner y se adelantó al tarraconense Muñiz para desviarlo a fuera de banda. Vino a resultar que el guardameta argentino manoteó la pelota cuando ésta flotaba ¡más de metro y medio dentro del área grande, en su parte lateral izquierda!

A estas alturas, ya con la victoria del Real Zaragoza por 0-2 computada en todos los balances oficiales, poca importancia tuvo esa falta inexistente que lanzó el propio Muñiz cuando el primer tiempo estaba ya en sus últimos segundos de aumento. Falta que, por cierto, el futbolista local templó de rosca cerrada y se marchó fuera, en el segundo palo, por poco. Menos mal que nadie remató ese peligroso centro y no se dió el 1-1 (el Zaragoza solo ganaba por la mínima en ese pasaje del choque). De lo contrario, el lío del momento y, tal vez, el posterior, podría haber sido de dimensiones gigantescas por el palmario yerro del colegiado de banda.

Lo más relevante, a fecha de lunes, es que Pérez Pallas, llevado al equívoco por su colaborador, mostró la tarjeta amarilla a Cristian Álvarez por, según escribió en el acta, "jugar el balón con la mano fuera del área, cortando una jugada del equipo contrario". Error monumental. Garrafal. Mala vista. Muy mal tiro de retina. La pelota estaba más de metro y medio dentro del área.

Por esto, apoyado en las rotundas imágenes de Aragón TV y de la propia Liga de Fútbol Profesional, el Real Zaragoza va a recurrir esta tarjeta que vio tan injustamente Cristian Álvarez en Tarragona. Y, ante tamaña evidencia, se confía en que los comités se la retiren y no cuente en su ciclo sancionador particular, del que es la segunda (curiosamente, la otra la vio en la primera vuelta en La Romareda también ante el Nástic). Por si acaso, de cara a la recta final de la liga, no es conveniente que Álvarez se cargue de amarillas. Y, mucho menos, si son tan aberrantes como esta del Nou Estadi.

Etiquetas
Comentarios