Despliega el menú
Real Zaragoza

El mercado del fútbol se dispara

Los clubes europeos gastaron en verano 5.600 millones de euros en traspasos, con un incremento del 40% en los precios. ¿Por qué los futbolistas son más caros que nunca?

Philippe Coutinho, el fichaje más caro de la historia del fútbol español, en su presentación con el Bacelona.
Philippe Coutinho, el fichaje más caro de la historia del fútbol español, en su presentación con el Bacelona.
Albert Gea/Reuters

Virgil van Dijk es un defensa holandés de 26 años. Inició su carrera en varios clubes modestos de su país antes de pasar por el Celtic de Glasgow y el Southampton inglés, club que ha iniciado el año 2018 ingresando 85 millones de euros por su venta al Liverpool. Van Dijk es un buen central, poderoso en el juego aéreo y con una aseada salida del balón. También es un jugador que apenas ha sido 16 veces internacional, que no jugará el próximo Mundial y que solo ha disputado media docena de encuentros de la Liga de Campeones. Sin embargo, Virgil van Dijk le ha costado al Liverpool más de lo que pagó el Real Madrid por Zinedine Zidane o Luis Figo y, por ejemplo, más del doble de lo que abonó el Fútbol Club Barcelona por Ronaldinho.

Este espigado central, desconocido hasta hace pocas semanas para el aficionado medio, es el decimosegundo jugador más caro de la historia y el defensa por el que más se ha pagado de todos los tiempos. "Supongo que la gente estará diciendo: 'Qué fichaje más caro', pero eso a mí no me interesa. El precio no lo marcamos nosotros, lo marca el mercado. Y lo primero que tienen que olvidar los aficionados del Liverpool es la cantidad pagada. Sólo queremos hablar de lo que puede aportar el futbolista". Jurgen Klopp, el carismático entrenador del conjunto inglés, restaba importancia al coste del fichaje y apuntaba al «mercado» como el motivo de la inflación del precio.

Apenas una semana después, el Liverpool, ya con Van Dijk jugando en Anfield, cerraba el tercer traspaso más caro de la historia: la venta de Philippe Coutinho al Fútbol Club Barcelona por 160 millones de euros (120 fijos y 40 en variables). Los catalanes, todavía con parte de lo recaudado por la salida de Neymar al París Saint-Germain en el banco, protagonizaban el fichaje más costoso de siempre en el mercado nacional.

El nuevo escenario

A una velocidad vertiginosa, el fútbol está introduciendo en los últimos años nuevos códigos que han multiplicado exponencialmente el precio de los traspasos de las consideradas como "grandes estrellas". El mejor jugador del mundo vale hoy cuatro veces más que hace una década. Los clubes europeos crecen casi un 10% al año y, según la novena edición del informe 'Panorama del Fútbol de Clubes Europeo' de la UEFA, gastaron el pasado verano 5.600 millones de euros en el pago de traspasos, una cifra absolutamente récord. Los precios medios se incrementaron un 40% con respecto al verano anterior.

Los factores que han multiplicado el coste de las estrellas del balón son varios, pero todos radicados en un punto común: las fuertes inyecciones económicas que han ingresado en los últimos años los clubes más poderosos de Europa. Los fondos de inversión extranjeros (asiáticos, árabes, rusos, estadounidenses…), el progresivo valor de los beneficios de explotación y el exponencial aumento del coste de los derechos televisivos son tres de las principales fuentes monetarias del fútbol continental en el presente.

‘Sky Sport’, poseedor de los derechos de emisión de la Premier League inglesa desde 1992, pactó junto a ‘BT Sport’ un acuerdo por tres temporadas (desde 2016 a 2019) de 5.827 millones de euros. El anterior contrato, vigente de 2013 a 2016, era de 3.424, un 70% menos. En 2010, se acordó por 2.011 millones, en 2007 por 1.935, en 2004 por 1.161… así hasta remontarse a los 216 que pagaron en el primer acuerdo de 1992.

La temporada pasada, el Chelsea ganó la Premier y se embolsó más de 173 millones de euros por sus derechos de emisión. El Sunderland, que terminó el último, percibió casi 108. Los habituales poderosos del fútbol inglés (Manchester United, Liverpool, Arsenal, City…), siguen siendo ‘muy ricos’, pero los clubes de la zona media-baja ahora tienen también un músculo financiero más que competitivo. Esta ecuación se traduce en que 15 de los 20 actuales equipos de la Premier han acometido su fichaje más caro de siempre en las dos últimas temporadas. Y cuatro de los cinco restantes lo hicieron en los últimos cuatro años.

Con el siguiente periodo de subasta ya en el horizonte -este mes se abre el plazo para pujar por el trienio entre 2019 y 2022- se esperan seguir superando récords, teniendo en cuenta, además, que se espera una tremenda oferta por parte de las nuevas plataformas digitales. Facebook, Netflix o Amazon ya han deslizado su interés por hacerse con los derechos televisivos de la Premier.

Pero no solo en el Reino Unido vive el fútbol de la televisión. Según la UEFA, el aumento de los derechos televisivos de las ligas nacionales ha generado el 86% de todos los incrementos de ingresos en el caso de los clubes medianos y pequeños de los mercados televisivos de las seis grandes ligas.

El capital extranjero y la marca

Otro factor que ha introducido al fútbol en un nuevo escenario es el capital extranjero. Desde 2010, 40 clubes europeos han sido comprados por inversores internacionales, siendo China el que ha protagonizado más del 70% de las adquisiciones en los últimos dos años. El París Saint-Germain es la máxima expresión de este movimiento. El conjunto parisino, que este verano se ha gastado 402 millones en fichar a Neymar y a Mbappé -la operación del francés se cerró como una cesión con opción de compra obligatoria para cumplir los parámetros del ‘fair play’ financiero-, cuenta con el soporte financiero de Qatar Investment Authority (QIA), un fondo soberano de inversión que maneja los beneficios de la explotación del petróleo y el gas natural en el país del Golfo Pérsico.

El citado fondo es el brazo financiero de Qatar, un estado con uno de los mayores PIB per cápita del mundo (124.000 euros), que ya ha invertido a través de Qatar Sports Investments, la sociedad con la que controla el PSG, más de mil millones de euros en fichajes desde 2011 (Cavani, David Luiz, Di Maria, Ibrahimovic, Thiago Silva...). Qatar, que apenas cuenta con dos millones y medio de habitantes y que patrocinó al Barcelona durante seis temporadas -ingresó 171 millones-, organizará el Mundial de 2022 y es uno de los grandes responsables del nuevo escenario del fútbol internacional.

Los patrocinios y la explotación global de las marcas de los grandes clubes son la tercera pata del nuevo fútbol. Del 2010 al 2016, los doce equipos más importantes han generado un extraordinario aumento de 1.580 millones de euros en los ingresos de sus acuerdos de patrocinio y actividades comerciales. El resto de clubes de las primeras divisiones europeas han incrementado su facturación en apenas 700 millones. La brecha es evidente y cada vez más grande.

Estos parámetros comerciales, sociales y principalmente económicos han propiciado que, con las arcas de los clubes rebosantes, siete de los diez fichajes más caros de la historia del fútbol se hayan producido en los últimos dos años, con París, Barcelona e Inglaterra como principales focos. Si la lista se amplía a 25, solo uno, Zidane, no ha sido fichado en las última década. El mercado del fútbol se ha disparado irremediablemente. La única cuestión que queda por resolver ahora es: ¿Hasta dónde llegará el precio de los mejores jugadores? La nueva cláusula de rescisión de Leo Messi es de 700 millones de euros...

Etiquetas
Comentarios