Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

La obsesión por la falta de gol viaja a Valladolid en el maletero del autobús

Natxo matiza su tesis para liberar de responsabilidad a Borja Iglesias y pide goles al resto de jugadores con vocación ofensiva.

Natxo González.
Natxo González.

El gol es el grave problema en los últimos 40 días del Real Zaragoza. El hecho de haber anotado solo uno en los últimos 5 partidos de liga define la hondura del mal. Un gol que concibió un defensa lateral, Delmás, en un balón parado, un córner, en Gijón hace 15 días. La sequía total ante Reus, Almería, Cádiz y Albacete se suma a la serie más larga sin anotar un solo tanto del goleador específico de la plantilla, el ariete Borja Iglesias, que acumula 8 jornadas sin ver puerta, desde el 21 de octubre en Sevilla ante el filial hispalense. Todo se junta.

Este preámbulo de cifras, de efectos secundarios respecto de los marcadores que logra el Real Zaragoza en sus partidos y de la pérdida constante de puntos a causa de esta ceguera ante los marcos contrarios, está muy presente de cara al duelo de Valladolid este martes (21.00), con el que se pone fin al fútbol en 2017 y se da paso a la pausa de Navidad en puertas de concluir la primera vuelta de la liga. Natxo González y la plantilla lo llevan en el maletero del autobús del equipo como una mochila que estorba, que molesta, que deberían dejar tirada en Zorrilla sin volver a casa con ella a la conclusión del choque de dentro de 24 horas.

Natxo González, en el Hotel Princesa de Eboli de Pinto (Madrid), en su previa al partido ante los vallisoletanos, explicó en la mañana de este lunes que confía en que Valladolid sea el punto donde se rompa este mal fario. Su manera de analizar los partidos sin gol es, como casi todo lo que esgrime desde el verano, en tono positivista y optimista. "Los números nos dicen ahora que el problema lo estamos teniendo de cara a la portería contraria. Pero, sin embargo, yo creo que últimamente estamos llegando más que nunca al área contraria, desde el partido contra el Reus. Encontramos un camino que nos está convenciendo, pero nos está faltando marcar", razonó.

Borja Iglesias, dos meses con el cañón obturado, es hace tiempo una preocupación a título particular. Por él y por lo que supone para el equipo que el resorte goleador no esté afinado y activo. Así lo admitió Natxo en la rueda de prensa posterior al 0-0 del sábado en Albacete y así lo ha matizado en Pinto este lunes, liberando de presión a Iglesias y solicitando goles al resto de futbolistas de perfil ofensivo del equipo: "¿Qué daría porque marcara de nuevo Borja Iglesias? Me da igual. Lo que quiero es ganar, ya meta los goles Borja, Toquero o Álvaro Ratón o Cristian Álvarez", contestó el entrenador  tajantemente a la pregunta. "Dije en Albacete que no podemos depender de un jugador para el gol porque todos tenemos que ser conscientes de ello. Al final, ojalá tengamos un hombre que acabe la liga con 25 goles, pero eso no es fácil. Lo que tenemos que hacer es ayudar al delantero, otros compañeros de ataque y segunda línea que vayan anotando para que el problema sea menor", detalló.

La ansiedad por el gol, obviamente, va a estar presente en Valladolid desde el pitido inicial del árbitro. Los antecedentes así lo generan. Y de ese estado solo se puede salir de una manera: logrando marcar y estableciendo un ritmo anotador normal y razonable para un equipo como el Real Zaragoza en Segunda División. Además de ganar, este es el gran reto de los de Natxo dentro de 24 horas en el estadio de Zorrilla.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión