Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Sergio Gil, lo que pudo ser y no es

El filial del Real Zaragoza en 2015, hace solo 2 años: Pombo, Ratón, Delmás, Lasure, Guti y Zalaya, hoy en el primer equipo, jugaban con el aragonés del Lugo.

Sergio Gil, con el Zaragoza B en septiembre de 2015, hace dos años.
Sergio Gil, lo que pudo ser y no es
Maite Santonja

Sergio Gil jugará en la noche de este jueves en La Romareda en las filas del CD Lugo. El rubio centrocampista de Garrapinillos fue una de las más firmes promesas de la cantera del Real Zaragoza desde niño. Creció paso a paso, llegando a debutar en el primer equipo en Segunda División de la mano de Ranko Popovic en 2015, aún en edad juvenil. Todo hasta que, en el verano de 2016, hace un año, decidió marcharse en una operación que acabó generando polémica, malestar en todas las partes afectadas y varias toneladas de confusión, mal rollo y un inesperado final con fractura amistosa incluida.

Gil ya vino con el Lugo, que terminó siendo su atípico destino, el curso anterior en el partido de liga de la segunda vuelta. Esta vez, la eliminatoria de Copa del Rey que ha juntado a lucenses y zaragozanos en la 3ª ronda provoca su regreso a casa, con muchas opciones de ser uno de los once -catorce, con las sustituciones- hombres que utilice el técnico rojiblanco, Francisco Rodríguez, en La Romareda (el pasado sábado, en el Anxo Carro gallego, Sergio estuvo en el banquillo pero no fue alineado).

En este momento del devenir del Real Zaragoza, recuperar la foto de familia del Zaragoza B de la campaña 2015-16 (aún no se había recuperado la vieja denominación de RZD Aragón, cosa que ocurrió la temporada pasada) evoca lo que pudo ser y no es, respecto de la figura de Sergio Gil. El fino centrocampista aragonés, si todo hubiera transcurrido por los cauces normales, debería tener su sitio actualmente en la primera plantilla del Zaragoza, a las órdenes de Natxo González. Pero él, envuelto en una espiral de asesoramientos a su voluntad, hizo desembocar su futuro hacia otros lares, Lugo en concreto.

En esa imagen fija de septiembre de 2015, hace solo 2 años, se aprecia a Sergio Gil posando con el grupo de jóvenes zaragocistas que militó en la Tercera División bajo la batuta de César Láinez. Con él, entre otros, se ve a Pombo, a Ratón, a Delmás, a Lasure, a Raúl Guti, a Zalaya... colegas que ya tienen el estatus de jugadores de la primera plantilla y que, salvo Lasure (por lesión), van a estar en La Romareda en el bando contrario a Sergio Gil en el choque copero.

Es la evidencia de que, hace 24 meses, algo contrario a la lógica sucedió en su caso. Sergio Gil se convirtió en un eslabón perdido del Real Zaragoza por decisión propia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión