Despliega el menú
Real Zaragoza

El RZD Aragón encarrila con brillantez el ascenso con una goleada al Calahorra

El filial zaragocista ganó 4-1 a los riojanos en el partido de ida de la promoción, con goles de Zalaya (2), Nieto y Xiscu.

Raí trata de zafarse de dos jugadores calagurritanos.
El RZD Aragón encarrila con brillantez el ascenso con una goleada al Calahorra
Daniel Marzo

El Real Zaragoza está cerca de tener a su filial, de nuevo, en Segunda División B la próxima campaña. El RZD Aragón goleó por 4-1 al Calahorra, el campeón de La Rioja, en el partido de ida de la eliminatoria decisiva para el ascenso tras mostrarse superior en todas las facetas del juego durante el duelo dirimido en La Romareda en un gran ambiente. Los canteranos blanquillos acudirán al campo de los riojanos con tres goles de diferencia y con la sensación, visto el primer choque, de que este cruce de promoción cuenta con ellos como grandes favoritos por la calidad del fútbol desplegado en los 94 minutos sobre el césped del estadio municipal zaragozano.

El primer tiempo fue un monólogo del filial zaragocista de principio a fin. En primer lugar, por su vocación de tener el balón, de combinar hasta encontrar el hueco de ataque, y en segundo término, porque el cuadro calagurritano apostó desde el inicio por una táctica defensiva, arropado atrás en busca de mantener su portería a cero. El 1-0 del descanso se antojó corto por los merecimientos de los aragoneses, que dispusieron de dos ocasiones claras ante el marco riojano, además de varias aproximaciones con mucha intención que no encontraron el remate definitivo.

El gol de la ventaja blanquilla lo marcó en el minuto 25 el central Zalaya, su primera diana de la temporada, muy oportuna por su importancia. Fue un cabezazo precioso, en el primer palo, a la salida de un córner puesto con temple por Roy. El balón entró cerca de la escuadra del marco rival, pese a que el portero Txerra intentó sacarlo inútilmente por la potencia con la que iba. Hasta entonces, solo Raúl Guti había merodeado la portería, con un disparo desde fuera del área, de rosca, que se fue rozando el poste izquierdo.

Tras adelantarse en el marcador, los de Javi Suárez lograron un punto de calma tras un inicio algo nervioso y un disparo de Lasure desde lejos, tras tocar en el central Christian Fernández, se envenenó obligando a Txerra a salvar el tanto con una gran intervención plena de reflejos. Solo habían pasado 4 minutos del tanto inicial. De inmediato, Aparicio buscó la frivolidad de una vaselina desde 40 metros, viendo al guardameta visitante algo adelantado, pero el intento se marchó alto por poco.

El Calahorra no lograba salir de su campo. Apenas un par de escarceos en el área del inédito Chueca significaron su escasa y simbólica reacción, siempre sin peligro real. En los últimos 10 minutos del primer periodo, el Aragón marró dos jugadas claras para haber ampliado su renta. Primero, en el 36, fue Roy el que desaprovechó un balón en el área, que controló para desbordar al central y remató raso, cruzado, cerca del palo derecho, fuera. Y en el 39, la más clara, la remató por encima del larguero Raí Nascimento, a bocajarro aunque algo forzado, en un centro notable de Aparicio desde la izquierda.

El Aragón manejó el ritmo del partido a su antojo, acelerando y ralentizando las jugadas según convenía. En defensa, ni un solo apuro. El centro del campo, con Bernal de pivote, escoltado por Raúl Guti y Nieto (metido por dentro), fue superior al del campeón de La Rioja. Roy y Aparicio entraron por las bandas con cierta intención y, en punta, Raí destelló cosas, sin encontrar apenas balones potables que controlar o rematar, salvo el referido error ante la portería previo al intermedio. En definitiva, la sensación a mitad de la tarde era de enorme superioridad del equipo B del Real Zaragoza.

El segundo tiempo arrancó con el Aragón lanzado en tromba sobre el portal del Calahorra. En la primera jugada, sin cumplirse aún el primer minuto, Raí dio un pase perpendicular al área, Raúl Guti dejó pasar el balón entre las piernas y Delmás, solo, a placer, remató raso fuera, a milímetros del palo. Y, enseguida, llegó el 2-0. Tres minutos después, Nieto recibió una asistencia preciosa de Delmás y batió a Txerra entre las piernas, en una finalización perfecta del mano a mano.

Cuando todo parecía encararse hacia una victoria plácida, el cuadro riojano encontró petróleo en una penetración individual de León, que definió por bajo en el 53 para acortar distancias. De repente, sin hacer nada extraordinario y en medio del dominio abrumador de los zaragocistas, el Calahorra se metía en la eliminatoria con ese inesperado 2-1. Pero el Aragón reaccionó de inmediato para poner el tercer gol en su casillero a través de una internada en el área de Raí Nascimento que fue cortada en claro penalti por Christian Fernández (le mostró la amarilla el árbitro, cuando podía haber sido roja perfectamente). La pena máxima, solo cuatro minutos después, la lanzó Zalaya con su gran zurda, engañando al arquero Txerra para poner el 3-1 que restituía la diferencia justa para el juego desplegado por unos y otros. Fueron unos minutos locos, llenos de goles y acciones decisivas.

Javi Suárez relevó a Raí al cuarto de hora de la reanudación, metiendo en danza a Rotellar, otro tipo de delantero, más grande, más de área. El partido entró en una dinámica menos encorsetada porque el Calahorra debió mirar más hacia arriba y el Aragón encontró los espacios que le faltaron en el primer tiempo. En ese ir y venir, donde los blanquillos eran mejores técnicamente, hubo un minuto clave: el que unió el 71 con el 72. Ahí se pasó del posible 3-2, con un chut a bocajarro de Rubio que detuvo providencialmente Chueca bajo palos, al 4-1.

En la consiguiente contra aragonesa, se volvió a producir una acción de penalti en el área del Calahorra. Nieto dio un pase al hueco a Roy para dejarlo solo ante el portero, acción que cortó en un derribo por detrás Barace (sorprendentemente, no lo amonestó el arbitro, lo que hubiera sido su expulsión, pues acababa de ver la amarilla poco antes). Esta vez, la pena máxima la lanzó Xiscu, recién salido al campo en el puesto de Aparicio, y también superó a Txerra previo engaño. El marcador ya respondía verdaderamente a lo que el fútbol dictaba sobre el césped de La Romareda ante la alegría del público, que disfrutó con los jóvenes canteranos como no lo ha hecho hace tiempo con el primer equipo.

El último cuarto de hora transcurrió entre sustituciones, faltas y demasiados parones en el ritmo de juego. Los locales, con un marcador sobresaliente. Los visitantes, impotentes para engancharse a la pugna con un segundo gol. El final del partido se celebró en la grada y en el campo con arreglo a lo que el 4-1 parece advertir: el ascenso del RZD Aragón a Segunda B está en el buen camino a expensas de lo que ocurra dentro de una semana en el campo de La Planilla de Calahorra.

Ficha Técnica

RZD Aragón: Chueca; Delmás, Jorge Guti, Zalaya, Lasure; Bernal, Raúl Guti; Roy, Aparicio (Xiscu, 71), Nieto (Soro, 84); y Raí Nascimento (Rotellar, 59).

CD Calahorra: Txerra; Sito, Chete, Christian Fernández, Joan; Almagro, Barace; León, Rubio (Astudillo, 82), Toledo (Marcos, 78) y Alcuaz (Losa, 65).

Árbitro: García Gallegos (Comité Valenciano). Amonestó a Christian Fernández (54), Barace (68), Nieto (70), León (73), Joan (76) y Zalaya (93).

Goles: 1-0, min.25: Zalaya. 2-0, min. 49: Nieto. 2-1, min. 53: León. 3-1, min. 56: Zalaya, de penalti. 4-1, min. 73: Xiscu, de penalti.

Incidencias: Partido de ida de la eliminatoria de campeones por el ascenso a Segunda División B. El Real Zaragoza decidió que este duelo de máxima trascendencia se disputase en La Romareda, hecho extraordinario ya que el filial juega habitualmente durante el año en la Ciudad Deportiva. El césped presentó un estado excelente. En las gradas, alrededor de 6.000 espectadores, más de 700 calagurritanos, llegados durante el día desde la cercana ciudad del Cidacos (apenas a 120 kilómetros de distancia por autopista). En el palco, asistieron al partido los jugadores del primer equipo Zapater, José Enrique, Xumetra, Ángel, Saja, Ratón, Lanzarote y Marcelo Silva.

Etiquetas
Comentarios