Real Zaragoza
Suscríbete

Ortuño, un peligro multiplicado por el grado de su fracaso en Zaragoza

El goleador del Cádiz, cuarto artillero de Segunda con 17 tantos, jugó el año pasado media liga en el Real Zaragoza pero salió rebotado.

Dos momentos recientes de Ortuño: a la izda. el año pasado en Zaragoza, en una jugada con Ángel, su compañero de delantera. A la dcha. esta temporada, en Cádiz, marchándose de Zapater en el partido de la primera vuelta (3-0).
Ortuño, un peligro multiplicado por el grado de su fracaso en Zaragoza
José Miguel Marco/Antonio Vázquez

Alfredo Ortuño, con 17 goles, es el principal artillero del rival del Real Zaragoza este viernes en La Romareda, el Cádiz CF que camina 5º en la tabla y aspira a jugar la promoción de ascenso a Primera desde diciembre. El punto de inflexión de los gaditanos fue, precisamente, el 3-0 que lograron ante los zaragocistas en su estadio en la primera vuelta, con un tanto de Ortuño en la portería aragonesa, su primera venganza del equipo al que perteneció durante 6 meses al inicio de la temporada pasada.

Porque, en efecto, Ortuño fue el colega de delantera de Ángel a principios de la liga anterior, la 2015-16. Incluso, por momentos, fue titular por delante del canario. Pero Ortuño salió rebotado de Zaragoza. Pese a anotar 7 goles en su corto paso por el equipo, nunca fue del agrado de la afición. Incluso fue silbado en algunos partidos. Se le consideró poco hábil, tosco. Esas cosas que tiene el confundido paladar del zaragocismo en esta última década, que tanto ha despistado, equivocado, mutado y abollado el sentir y la opinión de muchos seguidores del viejo e histórico club blanquillo, por aquello de que la nostalgia y la melancolía no son filtros fiables para observar una realidad cuando esta cambia a peor por cuestiones irremediables y de difícil y larga solución.

Ortuño se fue al Mallorca, con el que ya visitó el año pasado La Romareda vestido con otros colores. Ese día, en abril, perdió 2-1, fue titular y acabó silbado cuando lo sustituyeron en el minuto 66. Fue un retorno frío, sin los valores añadidos que va a tener el de este año. Porque ahora, Ortuño es un líder referencial en su nuevo club, el Cádiz. Está en la lucha por el Pichichi de la categoría, todo el año entre los mejores anotadores junto a su excolega Ángel (que lleva 3 goles más, 20). Y, por las cosas del destino, llega a La Romareda en una escuadra que aspira a lo que debería aspirar el Real Zaragoza, el ascenso, mientras que los aragoneses las están pasando muy estrechas para seguir en Segunda y no descender. Desde el prisma del ariete murciano, todo lo que ha pasado en el último año y medio le ha ido mejor a él que al Zaragoza. 

Este tipo de intersecciones de jugadores con pasado zaragocista presenta muchos peligros históricamente para el Real Zaragoza. Mucho más si, como es el caso de Ortuño, hubo rebote y mal rollo en el adiós prematuro. Fue el propio Ortuño el que pidió abandonar el club aragonés porque no se sentía ni a gusto, ni valorado debidamente. Se lo rogó en Navidades a la UD Las Palmas, club que lo tenía cedido en Zaragoza, y provocó un cambio de préstamo con destino a Mallorca, al que ayudó con 4 goles a salvar la categoría (los baleares ya sufrieron de lo lindo el añó pasado).

La presencia de Ortuño es, por todo esto, un aliciente y un peligro extra en la noche de La Romareda. Ganas no le van a faltar, como ya demostró en la primera vuelta en el Carranza. Para él es un día especial. Alfredo, con sus 7 dianas como zaragocista, acabó el curso pasado siendo el segundo mejor goleador del equipo, pese a cubrir solo medio torneo como blanquillo. Ángel acabó con 11, solo cuatro más que él en todo el curso. Y nadie de entre los demás se acercó a su septeto. Esta vez, los goles de Ortuño, si se dan, serán perniciosos para el Real Zaragoza. Un caso singular, como tantos otros en los últimos años de historia del equipo blanquillo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión