Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Agné seguirá en el banquillo aunque el Real Zaragoza pierda con el Numancia

Lalo Arantegui, tras tomar posesión de la dirección deportiva, advierte que, a tan corto plazo, no se plantea la destitución del técnico pese a la crisis.

Lalo Arantegui camina junto a Christian Lapetra, el presidente del Real Zaragoza, instantes antes del acto de presentación del nuevo director deportivo en La Romareda.
Agné seguirá en el banquillo aunque el Real Zaragoza pierda con el Numancia
Toni Galán

Lalo Arantegui, el nuevo director deportivo del Real Zaragoza, ha advertido de que no habrá destitución del entrenador, Raúl Agné, aunque el equipo blanquillo no gane el próximo domingo al Numancia en La Romareda y, en esa hipótesis, continúe sumido en la actual crisis de resultados que ha despeñado al equipo en la clasificación en los dos últimos meses. El ejecutivo recién llegado ha ido directo al asunto en su primera rueda de prensa, la de la presentación oficial en el cargo.

"Si me preguntáis si el futuro del entrenador depende del partido contra el Numancia, la respuesta es que no", ha remarcado Lalo para ubicar con exactitud las intenciones del club en estos momentos. Desde hace varias semanas, la opción de cambiar nuevamente de entrenador (Agné es el segundo de la temporada, tras ser despedido Milla en octubre) es un problema logístico para la SAD por diversas causas, unas de índole económica, otras puramente deportivas. Por eso, Arantegui se engancha a esa evidente situación y anuncia paciencia respecto de Agné, cuyo futuro ideal sería poder aguantarlo hasta que la liga concluya en junio.

"Mirar más adelante del partido con el Numancia... yo no me lo he planteado. Soy optimista de cara a este partido. Y las circunstancias se irán desarrollando conforme vayamos avanzando", apostilló Lalo Arantegui al respecto. El plan es sencillo: si el Real Zaragoza va sumando puntos y logra estabilizar su marcha en la competición en los próximos partidos, el problema Agné se irá limando por decantación, sin tener que forzar nada; pero si la reacción del equipo no llegase y, en dos o tres jornadas se produjera un nuevo bajón en la tabla clasificatoria (entrando ya en terrenos pantanosos), sería inevitable que Lalo y el resto de dirigentes tuvieran que acometer el caso del entrenador desde otro prisma más drástico. La última frase de Lalo en esta explicación es cristalina en este sentido.

Arantegui ya ha tenido la oportunidad de pulsar el talante de Raúl Agné y de la plantilla en estos momentos de dificultad, con su parcial de 5 puntos de 24 en el tramo de los dos últimos meses de liga, o su global de 19 de 48 desde que el de Mequinenza llegó al banquillo en octubre en vez de Milla. "Ya tuve una conversación ayer (por el lunes) con el míster. Y lo veo con mucha fuerza, muy capacitado. En ningún momento ha mostrado una duda de que puede sacar esto adelante", expuso Lalo. "Con los jugadores, es lo mismo. Están a muerte con su entrenador", añadió para advertir de que también ha conversado con los futbolistas.

"Yo confío en lo que están haciendo. Los veo con capacidad para salir de esta situación. Tanto a los jugadores actuales como al cuerpo técnico actual", concluyó Lalo Arantegui el espacio de su rueda de prensa dedicado a los componentes de la caseta y al problema mayor que puede cernirse sobre su labor en los próximos días: la destitución del entrenador si no surge la necesaria reparación deportiva a base de resultados.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión