Despliega el menú
Real Zaragoza

Saja y Bedia, la hora de los refuerzos

Junto con Jesús Valentín, las caras nuevas llegan con la misión innegociable de cambiar el perfil del Real Zaragoza para remontar el vuelo perdido.

Saja, en la imagen de la izquierda, junto a Ángel; Edu Bedia, a la derecha, charla con Bagnack. Son imágenes del entrenamiento de este sábado en la Ciudad Deportiva. Ambos serán los dos debutantes este domingo ante el Lugo.
Saja, en la imagen de la izquierda, junto a Ángel; Edu Bedia, a la derecha, charla con Bagnack. Son imágenes del entrenamiento de este sábado en la Ciudad Deportiva. Ambos serán los dos debutantes este domingo ante el Lugo.
José Vidal

Sebastián Saja, portero, y Edu Bedia, centrocampista creativo, debutarán este domingo como jugadores del Real Zaragoza en el crucial partido ante el Lugo en La Romareda (20.00). Son los dos últimos fichajes de Narciso Juliá y Albert Valentín, los responsables del área deportiva del club aragonés. Junto con Jesús Valentín, defensa central utilizado por Raúl Agné en los dos últimos choques como pivote de contención en la línea media, los nuevos refuerzos captados en el mercado de enero para intentar cambiarle la cara a un equipo que viene a tropezones y trastabillado desde el mismo comienzo de liga. 

Su presencia en el envite ante los lucenses emerge como uno de los grandes alicientes del fin de semana. El Real Zaragoza necesita gente nueva, piezas que mejoren el rendimiento de la plantilla, esa que Juliá y Valentín cerraron en la noche del 31 de agosto pasado y a la que no le ha dado más que para sumar 27 puntos en la primera vuelta y arrancar la segunda con una dolorosa y preocupante derrota en Murcia ante el modesto UCAM. 

Saja llega para tapiar la portería zaragocista, en la que han entrado 31 goles durante los 22 partidos primeros del curso, con Irureta (14 participaciones) y Ratón (8) como inquilinos del puesto de guardameta, que es evidente que no ha funcionado según las previsiones iniciales. En especial, en el caso del veterano Irureta, cuyos fallos de gran envergadura lo han puesto en evidencia con el paso de los meses a ojos del zaragocismo. 

Bedia aterriza en La Romareda con la misión de ser un generador de fútbol, de asomar en los mecanismos tácticos del equipo como un buen pasador, un asistente de balones de gol a los colegas de la delantera y la segunda línea, tan desabastecidos de combinaciones potables durante la mayor parte del tiempo hasta ahora por falta de calidad global en la mayoría de los componentes del grupo. 

Saja ha jugado en la primera vuelta en el Nástic de Tarragona. Bedia, en el Real Oviedo. Conocen la actual Segunda División, por lo tanto, a la perfección. No necesitan periodo de aclimatación al medio. Saben a dónde vienen, contra quiénes van a jugarse los cuartos cada sábado o cada domingo. Por eso, Agné puede darles uso inmediato, pese a que llevan muy pocos entrenamientos con sus nuevos compañeros. No hay tiempo que perder. Como no lo hubo hace 20 días cuando Jesús Valentín, el otro fichaje invernal, vino del Huesca pocas horas antes de recibir al Girona en La Romareda. Fue llegar y jugar. Corre prisa la operación de cirugía estética que necesita el Real Zaragoza como el comer a estas alturas decisivas de la temporada, cuando la clasificación está empezando a cuajar y poniendo a cada uno en su lugar y en sus verdaderas aspiraciones. 

Así pues, Saja y Edu Bedia, el '13' y el '24' del equipo zaragocista, lucirán sus nuevos dorsales por primera vez frente al Lugo. Un día de incandencentes vibraciones porque todo lo que no sea una victoria blanquilla será sinónimo de problemas. Ambos debutarán sin red, a pelo, a suerte o verdad. Y saben que no vienen de paseo a Zaragoza. Que se espera mucho -muchísimo- de su aportación. Tal y como han transcurrido los acontecimientos en el Real Zaragoza en la primera mitad del torneo, los fichajes de invierno no son un capricho. Al contrario, son de máxima necesidad y, por supuesto, no tienen margen para salir malos o defectuosos. Han de rendir desde el primer minuto.

Etiquetas
Comentarios