Despliega el menú
Real Zaragoza

Los futbolistas del Levante dejaron de usar el cajero tras el partido investigado por amaño con el Zaragoza

'El Confidencial' aporta nuevos detalles en el largo proceso de instrucción de este caso, que podría estar ya en su recta final.

Agapito Iglesias, Braulio, Ponzio y Gabi, cuatro de los 42 imputados llamados a declarar en su día en el caso Levante-Real Zaragoza en los Juzgados de Valencia.
Los futbolistas del Levante dejaron de usar el cajero tras el partido investigado por amaño con el Zaragoza
HA

Una gran parte de los jugadores del Levante dejaron de usar el cajero automáticodurante los meses posteriores al partido que disputó el conjunto valenciano con el Real Zaragoza el 21 de mayo de 2011, que la Fiscalía Anticorrupción puso en su día en duda por posible amaño. Se trata de una de las principales pruebas que reveló la investigación de la Agencia Tributaria y que utilizará el ministerio público en su informe de calificación, aún pendiente de las últimas diligencias ordenadas por la titular del Juzgado número 8 de Valencia, Isabel Rodríguez. Esta información fue publicada en las últimas horas por 'El Confidencial'.

El estudio de los movimientos bancarios de los jugadores realizado por la Agencia Tributaria desveló que un grupo de futbolistas del Levante llevaba un importante tren de vida antes del partido, según evidenciaban las elevadas cantidades de efectivo que cada uno extraía del cajero automático con fluidez. Tras la celebración del encuentro, sin embargo, el ritmo de gasto se redujo incluso drásticamente en muchos casos, como pusieron de manifiesto las reducidas visitas al cajero que hicieron estos mismos jugadores en las semanas posteriores al polémico enfrentamiento deportivo.

En concreto, según fuentes judiciales, durante los cinco meses previos al partido, los jugadores Felipe Caicedo y Juan Francisco García —se pone sus casos como ejemplo— retiraron 18.000 y 19.840 euros respectivamente de sus cuentas corrientes a través del cajero automático. A partir del 22 de mayo, y durante los cinco meses siguientes, sin embargo, la cifra que ambos sacaron se redujo considerablemente en relación al periodo anterior. El primer futbolista apenas extrajo 2.000 euros y el segundo, únicamente 5.000. Caicedo, además, estuvo del 17 de mayo hasta el 28 de julio sin acercarse siquiera a un cajero, ya que la Agencia Tributaria no registró ni un solo movimiento en esos dos meses.

Esta diferencia en la extracción de efectivo antes y después del encuentro, que el informe de Hacienda detectó en un gran número de jugadores, es para la Fiscalía Anticorrupción una prueba de que todos estos futbolistas habían obtenido ingresos extra en efectivo que les permitieron seguir llevando al mismo ritmo de vida sin necesidad de utilizar el cajero automático. La tesis del ministerio público es que los futbolistas del Real Zaragoza dieron en mano a sus compañeros del Levante entre 50.000 y 90.000 euros justo después del partido. Esos fondos, a su vez, habrían salido de la caja de la SAD zaragocista.

En concreto, según descubrieron los investigadores de Anticorrupción, la Agencia Tributaria detectó una salida de las cuentas del Zaragoza por valor de 965.000 euros, cantidad que es ingresada vía transferencia a depósitos pertenecientes a un grupo de jugadores del mismo club, que nada más recibir el dinero decidieron sacarlo en bloque. Algunos de ellos alegaron en sede judicial que luego entregaron el efectivo en mano al presidente de la entidad (Agapito Iglesias), extremo del que no existe constancia y que Anticorrupción no se cree.

La utilización de estos movimientos bancarios como prueba para inculpar a los 42 imputados en la causa se torna ahora más relevante incluso que al comienzo de la instrucción, dado lo poco en claro que ha sacado la Fiscalía de los interrogatorios de acusados y testigos. En concreto, los testimonios aportados hasta el momento tanto por jugadores como por directivos apenas han servido como elemento probatorio, debido a que en ningún caso los declarantes han señalado a persona alguna que diera origen al presunto amaño.

En su información, 'El Confidencial' recuerda que el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, el abogado oscense Javier Tebas, viene mostrándose convencido desde el principio del caso de que el partido Levante-Real Zaragoza, que ganó 1-2 el equipo aragonés para lograr así su permanencia en Primera División, se había acordado previamente. "La verdad es que se intentó amañar y se amañó el partido; me sé muy bien la verdad real y ahora la verdad jurídica será la que se demuestre; creo que hay hechos determinantes, sobre todo movimientos de dinero de los jugadores del Zaragoza que determinan que se sacó un dinero; la información que tenemos y que he ratificado es que llegó a los jugadores (del Levante) para intentar arreglar ese partido", dijo en su día Tebas tras prestar declaración en los juzgados de Valencia.

"Solo tengo una conclusión. O el dinero que sacaron los jugadores del Zaragoza fue para comprar el partido de acuerdo con su presidente o se lo quedaron con Agapito Iglesias (el entonces presidente y dueño del Zaragoza)", añadió Tebas, quien concluyó que "o hay un delito de amaño de partido o hay uno de apropiación indebida, Y yo pienso que hay amaño, porque los jugadores no se lo quedaron", sentenció el presidente de la LFP.

En la investigación, la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada especificó en su querella los nombres del director deportivo del Real Zaragoza, Antonio Prieto; el entrenador, Javier Aguirre; y 9 de los jugadores de la plantilla -el capitán Gabi, Ponzio, Jorge López, Ander Herrera, Diogo, Da Silva, Braulio, Doblas, Lanzaro- como participantes directos en la maniobra de pacto entre ambas plantillas para amañar el partido que está en pleno proceso judicial todavía. En su denuncia se citan con concreción cantidades dinerarias movidas en los días previos al encuentro y las entidades bancarias en las que se ejecutaron las operaciones.

'El Confidencial', al respecto, cita en su información el caso de Gabi, hoy capitán del Atlético de Madrid, quien declaró en su citación ante la jueza de Valencia que él "hizo lo que le pidió Agapito". El centrocampista madrileño admitió haber recibido una transferencia de 85.000 euros de la entidad, pero no reconoció habérsela entregado a jugador alguno del Levante, sino devolvérsela luego en metálico al presidente. "No tengo constancia de que llegase a los jugadores del Levante ni sé qué pasó con ese dinero", aseguró Gabi en su declaración hace dos años.

El mencionado informe de la Agencia Tributaria sirvió de base al ministerio público para interponer la querella que ahora encarrila el final de la instrucción y previsiblemente será la prueba principal. Un proceso que se encuentra a la espera de que la jueza analice los movimientos financieros realizados por los jugadores durante el año anterior al partido, una diligencia que está alargando la investigación.

Etiquetas
Comentarios