Despliega el menú
Real Zaragoza

Cariños, arrumacos y apoyo total a Bagnack

El central camerunés, desahuciado por Milla tras su horrible estreno en el Real Zaragoza, es la siguiente pieza a recuperar por Agné, tras Edu García.

Bagnack, con sus clásicas gafas, posa con el entrenador, Raúl Agné, en la salida del equipo rumbo a Madrid en la tarde de este sábado.
Bagnack, con sus clásicas gafas, posa con el entrenador, Raúl Agné, en la salida del equipo rumbo a Madrid en la tarde de este sábado.
José Miguel Marco

Macky Bagnack no tendrá queja alguna si no acaba reconduciendo hacia la normalidad su delicada situación dentro del Real Zaragoza respecto del entorno, la afición, la opinión pública y, en definitiva, la propia SAD. El joven defensor camerunés, de 21 años, está siendo el protagonista principal de las últimas 72 horas, las previas a su retorno a la titularidad en Getafe merced a la lesión de Marcelo Silva, al que va a sustituir como central diestro, rol para el que fue fichado por el área deportiva (Juliá y Valentín) el último día de agosto.

A Bagnack le están devolviendo la autoestima desde la cúpula del club. Es el momento oportuno para que encuentre un nuevo asidero que lo introduzca en la dinámica normal del equipo, del que salió tan rápìdo como entró, consecuencia de dos terribles actuaciones en su apresurado estreno como jugador zaragocista en cuatro días de infierno para él y el equipo: un miércoles ante el Valladolid en Copa y el sábado siguiente en Valencia, ante el Levante, en liga. Todo son detalles de confianza, de cariño, de estímulos anímicos para el africano. Desde los despachos del área deportiva, donde lo conocen desde niño cuando creció vestido de barcelonista en las categorías base de La Masía, hasta el vestuario, con el nuevo cuerpo técnico que encabeza Raúl Agné como maestros de ceremonias.

"Va a jugar Bagnack. Tiene experiencia y proviene de una gran cantera. Es un buen jugador y lo va a demostrar", dijo Agné el viernes en su comparecencia pública antes del partido de Getafe. Con Milla, el de Camerún acabó destarifado. Con Agné, se le quiere sumar a la causa, para la que parecía perdido definitivamente hace nada. La fotografía de posado que ayer, antes de subir al autocar en la sede del club en La Romareda, se hizo Agné con Bagnack es solo un detalle visible de todos estos arrumacos que el zaguero está recibiendo últimamente para que se venga arriba. No puede tener ningún reproche este futbolista, ni él, ni sus representantes, ni sus mentores. Su caso, si vuelve al carril de la normalidad, será digno de tenerse en cuenta.

Etiquetas
Comentarios