Despliega el menú
Real Zaragoza

"En casa solo hemos encajado un gol y ya con 3-0. Seamos positivos"

Milla propone, como terapia contra las dudas, focalizar los análisis previos al partido con el Córdoba en la cara buena del equipo en La Romareda.

Luis Milla, sonriente en un pasaje del ensayo del viernes en La Romareda.
"En casa solo hemos encajado un gol y ya con 3-0. Seamos positivos"
Raquel Labodía

"En casa, hemos encajado un gol nada más, y cuando ya íbamos 3-0 y teníamos todo controlado. El equipo está funcionando bien como local. Llevamos tres victorias seguidas en La Romareda, tenemos que recalcar eso. Aquí se están haciendo las cosas muy bien". Es el mensaje de cabecera de Luis Milla en los prolegómenos del choque Real Zaragoza-Córdoba de la 8ª jornada de liga que se dirimirá en el estadio zaragozano este sábado a las 19.30. Los problemas, serios y preocupantes, que viene manifestando el Real Zaragoza en el inicio de temporada están teniendo como escenario constante los partidos jugados a domicilio. Y Milla quiere apartarlos bien lejos justo antes de la llegada de los cordobeses -segundos en la clasificación- a la cuarta cita zaragocista ante su afición.

El lema de la semana es aparcar lo de Soria. Obviar por unas horas los chascos de Lugo y Valencia. Hasta la fealdad de lo hecho en Tarragona"Vamos a acogernos a lo positivo, que es cuando jugamos en casa. Tenemos que insistir en lo que venimos haciendo en los tres partidos anteriores, que considero que han sido buenos", insistió una y otra vez Milla ante la prensa 24 horas antes del complicado envite frente al Córdoba. 

"Nos encontramos aquí muy a gusto. El equipo ha conectado muy bien con la afición y está haciendo partidos serios. Estamos muy confiados porque, en casa, creo que incluso podemos mejorar. Jugar en La Romareda con el apoyo de la gente es un alivio", abundó Milla a modo de guiño a los ocupantes de los graderíos.

Razón no le falta al turolense. El Real Zaragoza de los problemas es un ente paradójico desde el minuto uno del torneo. Capaz de preocupar hondamente al propio Milla tras la inoperancia y el abatimiento mostrado ante el Numancia, ese mismo equipo puede presumir de haber ganado en cadena como local al UCAM Murcia (3-1), al Huesca (1-0) y al Alcorcón (2-0). Lleva nueve de nueve puntos sumados en La Romareda. Impecable camino. Pero los réditos de esos éxitos puntuales al calor de su hogar empiezan a ser insuficientes para vivir en lo alto de la clasificación porque, lejos de Zaragoza, el equipo se distorsiona y devalúa de manera inexplicable. 

En ese monstruo de dos cabezas que es el Real Zaragoza de Milla hasta hoy, el entrenador aragonés pide abiertamente que solo se atienda a la cara amable y no a la terrible y fea. Que se acuda al estadio valorando únicamente lo visto entre sus cuatro viejas paredes y olvidando de raíz los lamentables espectáculos ofrecidos como visitantes. Ese es el ruego del técnico en busca de una cuarta victoria concatenada en casa que serviría de bálsamo y sostén emocional tras unos días complicados de puertas adentro. El equipo, su juego, su aplicación y el marcador servirán de ayuda o impedimiento a la solicitud de Milla.

Etiquetas
Comentarios