Real Zaragoza

​El terreno de juego de Zorrilla ha drenado bien

Los charcos provocados por la lluvia de las últimas horas, que estaban visibles al mediodía, han desaparecido durante el día.

El estadio José Zorrilla, encharcado
El estadio José Zorrilla, encharcado
Real Zaragoza

Las alarmas, que se encendieron a lo largo de la mañana en Valladolid al observar cómo la fuerte lluvia caída en la ciudad pucelana durante la madrugada anterior y hasta el mediodía habían encharcado sobremanera el césped del estadio José Zorrilla, han bajado su intensidad. El terreno de juego, a menos de dos horas para que dé comienzo el partido Real Valladolid-Real Zaragoza, presenta un aspecto muy aceptable, sin agua acumulada a simple vista, fruto de su buen drenaje y de que las precipitaciones han sido menores –con algún chubasco fuerte pero muy puntual- desde las 13.00 hasta ahora.

Aunque las previsiones meteorológicas prevén de nuevo lluvia a lo largo de la disputa del partido (que comienza a las 20.15), parece que las condiciones en las que ha quedado la hierba de Zorrilla no auguran demasiados problemas a lo largo de la tarde. Eso sí, el campo estará rápido, resbaladizo y, con el paso de los minutos, asomará el barro y resultará pesado para los futbolistas.

El día es extremadamente desapacible en Valladolid. Sigue lloviendo a ratos, el cielo está muy nuboso permanentemente y, además, el viento es muy fuerte. Se trata de un día más compatible con el invierno que con la primavera que ya se vive a mediados de abril.

El Real Zaragoza ha llegado pasadas las 18.30 a Zorrilla. Y también el equipo local, que ha sido recibido por un centenar de sus aficionados de manera hostil, con gritos de “jugadores, mercenarios” y “esta camiseta, no la merecéis”.

Etiquetas
Comentarios