Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

Los temores de Jaime

En las molestias musculares que este jueves padeció el manchego está el recuerdo del calvario que le tocó atravesar la pasada campaña.

Jaime se retira lesionado
Jaime se retira lesionado
Tino Gil/RZ

Todo quedó en un susto, pero, cuando este jueves se vio a Jaime Romero enfilar el camino de los vestuarios antes de tiempo, saltaron las alarmas en la Ciudad Deportiva. Poco antes de finalizar la sesión matinal, el extremo tuvo que interrumpir su actividad al notar molestias en la parte posterior de su pierna izquierda. Su rostro de rabia hacía presagiar lo peor y a todos los presentes les vino a la cabeza el calvario que le tocó atravesar la pasada campaña y que dio comienzo por estas fechas.

Sus primeros problemas aparecieron en la recta final de la pretemporada, cuando una lesión en el recto anterior del cuádriceps del muslo izquierdo le mantuvo apartado durante tres semanas, haciendo que se perdiese el debut ante Osasuna en La Romareda.

Una vez recuperado, avanzado el mes de septiembre, pudo acumular varias jornadas a buen nivel, bajo las órdenes de Víctor Muñoz primero, y con Ranko Popovic en el banquillo después. La siguiente lesión llegó el 28 de enero, en el encuentro ante el Recreativo de Huelva. Se le diagnosticó una microrrotura de fibras en el bíceps femoral del muslo derecho que en principio le iba a dejar apartado durante 15 días, pero recayó hasta dos veces. La primera, en el encuentro ante el FC Barcelona B, el 8 de febrero, cuando solo pudo aguantar unos minutos sobre el césped. La segunda, tres semanas después, en el empate (2-2) ante el Llagostera. 

Es entonces cuando se sometió a una nueva resonancia magnética que desveló que la herida de su última rotura todavía no había cicatrizado. "Se observa que no ha cerrado totalmente la herida del bíceps femoral de la pierna derecha y por tanto, el futbolista seguirá con un tratamiento específico", rezaba el parte. Se perdió los partidos frente a Mallorca, Lugo y Racing, y regresó en el encuentro ante el Alcordón para acumular un mes de competición a buen nivel. 

Pero las dolencias en el bíceps femoral derecho tornaron, esta vez en forma de elongación, el 18 de mayo. Tuvo que pedir el cambio en Montilivi, con el Girona como rival, y se ausentó después ante el Mirandés y el Valladolid. Volvió en la penúltima jornada, en la victoria (0-2) de Las Palmas en La Romareda, para disputar la segunda parte. Y en Leganés, donde el Real Zaragoza se jugó con éxito el acceso al 'play-off', no se quiso forzar con él, al haberse tenido que retirar de una de las sesiones de entrenamiento previas por molestias en idéntica zona.

Ya con solo cuatro encuentros por delante para alcanzar el sueño del ascenso, el '11' se sometió a varias resonancias magnéticas en las que no se apreció patología en la musculatura. Sin embargo, las molestias no cesaron y no tomó parte de la eliminatoria ante el Girona. Sí lo hizo ante Las Palmas, cuando Popovic forzó su reaparición en el minuto 26 -en detrimento de Cabrera- y acabó cuajando una brillante actuación que le valió ganarse la titularidad en el batacazo final en las islas.

Con todo, solo pudo participar en 28 partidos de los 46 que el Real Zaragoza acabó disputando. 17 como titular y 11 partiendo desde el banquillo.

Tratamiento específico

A lo largo del verano, al tiempo que se aclaraba su futuro, Jaime ha llevado a cabo un tratamiento específico para mejorar de sus dolencias musculares. "Estuve visitando a los médicos en Italia para tratar mis problemas físicos y en Granada también estuve trabajando esa zona. Aquí seguiré con los fisioterapeutas y con los preparadores a ver si puedo mejorar”, señaló a su regreso a Zaragoza. 

Popovic, conocedor de su situación, le ha mimado en el tramo de pretemporada en el que ha podido tenerle a su disposición. No forzó su ingreso en los entrenamientos con el resto del grupo, ni tampoco ha querido cargarle en exceso de minutos, dejando que poco a poco vaya adquiriendo el ritmo que exige la alta competición. 

El pasado domingo, ante el Mirandés, disputó la segunda parte casi completa, al caer lesionado Hinestroza. A la conclusión, su técnico declaró que "todavía le falta un poco" para alcanzar su mejor nivel, pero que esperaba que lo compensase "con otras cosas". 

Vuelta al trabajo con normalidad

Este viernes, y una vez evaluadas sus molestias por los médicos del club, Jaime volverá a ejercitarse a las órdenes de Ranko Popovic en las instalaciones de La Romareda y a puerta cerrada. Si puede completar la sesión con normalidad, entrará en la convocatoria para el encuentro ante el Almería.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión