Despliega el menú
Real Zaragoza

La defensa más segura

La zaga del equipo blanquillo ha mejorado con la llegada de Arzo y el mayor orden del equipo. El equipo solo ha encajado un gol en tres partidos.

Arzo mira a Leo Franco mientras salta a por el balón
La defensa más segura

El Real Zaragoza ha encontrado el camino hacia el ascenso, y sus números lo corroboran, pero buena parte del despegue que se ha producido en las últimas jornadas pasa por la transformación defensiva del equipo. Paco Herrera ha logrado dotar de una mayor solidez al Zaragoza, y la llegada de César Arzo ha sido clave para mejorar desde atrás.

El central ha cubierto un hueco que hasta ahora habían tapado, con más o menos acierto, Javier Pareces y Víctor Laguardia, y en solo cuatro partidos se ha consolidado como uno de los activos más importantes de este Real Zaragoza. Arzo es, de momento, el único fichaje del club aragonés en este mercado de invierno. El defensa ha congeniado a la perfección con Álvaro y juntos forman una de las mejores parejas de centrales de toda la Segunda División.

Tras su llegada, el equipo ha mejorado en salida de balón, en contundencia, en ánimo. "Nos está dando mucha experiencia, ánimo hacia los demás, convencimiento de que es posible. Venimos de una primera vuelta de muchas dudas y un jugador como él nos está ayudando a que desaparezcan", aseguraba Paco Herrera tras la victoria frente al Mirandés. Cuando acabó el partido, el técnico se fundió en un abrazo con el central: "Se lo he dado a él porque es el primero con el que me he cruzado. Pero si no, se lo hubiera dado después".

En ese momento, el Real Zaragoza había logrado su segunda victoria consecutiva, la tercera en tres jornadas, y su equipo había dejado la portería a cero de nuevo, igual que en el empate (0-0) contra el Hércules. Este domingo, frente al Barcelona B, los zaragozanos intentarán sumar su tercer partido seguido sin encajar ningún gol, algo que no han logrado en toda la temporada. No parece ninguna misión imposible teniendo en cuenta la evolución del equipo de Herrera, que solo ha encajado un gol en los últimos tres encuentros.

Portería cerrada

Tras la abultada derrota frente al Jaén (3-0), el Real Zaragoza ha mejorado notablemente sus números defensivos y apenas ha encajado cinco goles (uno contra el Córdoba, uno en Sabadell, dos en Gijón y otro ante el Alcorcón) en los últimos nueve partidos. En cinco de ellos, ha mantenido la portería a cero.

En esta dinámica positiva también hay que destacar el nombre de Leo Franco, otro de los protagonistas de este resurgir defensivo. El veterano portero, de 36 años no se ha perdido ni un solo partido de Liga, y su evolución ha sido acorde a la del juego del equipo. Ya había salvado al equipo en varias ocasiones durante la primera parte de la Liga, pero ahora Leo se ha contagiado de la buena trayectoria del Real Zaragoza. Lo volvió a demostrar en Anduva, con dos paradas tras disparos de Pablo Infante y una a Díaz de Cerio, en los últimos minutos del partido, que valió dos puntos para el Real Zaragoza.

Etiquetas