Fútbol
Suscríbete por 1€

Copa del Rey

Sevilla-Betis: Bochorno copero

El lanzamiento de un palo desde la grada que impactó en el rostro de Joan Jodán arruinó el derbi sevillano, que tuvo que ser suspendido.

REAL BETIS - SEVILLA FC
Joan Jordán, en el suelo, recuperándose del impacto del palo.
Jose Manuel Vidal

El lanzamiento de un palo desde la grada que impactó en el rostro de Joan Jodán arruinó el derbi sevillano, una fiesta futbolística inmersa en los octavos de final de la Copa del Rey, que transitaba con el marcador igualado y que se suspendió por el mal comportamiento mostrado por una parte de la grada del Benito Villamarín.

Jordán cayó sobre el césped justo después de que el Betis, con un 'gol olímpico' en un córner botado por Nabil Fekir, equilibró el enfrentamiento sevillano que había encarrilado el conjunto de Julen Lopetegui con un tiro del argentino Papu Gómez en el 35, cuatro minutos antes de todo el bochorno generado y que desembocó en la suspensión precipitada del encuentro.

De Burgos Bengoechea detuvo el choque. El Sevilla se retiró del campo mientras el Betis permanecía en el césped a la espera de una solución, de la reanudación.

Las gestiones continuaron dentro del vestuario. La grada se reforzó de seguridad tal y como exigía el Sevilla para continuar. Pero no fue suficiente. Después de casi media hora de negociación, de intentos visitantes por dejar el duelo y de propuestas locales para seguir, el árbitro optó por dar por terminado el encuentro y dejar en manos de las autoridades el futuro de este choque de octavos, las consecuencias y posibles sanciones.

El partido acabó a cinco minutos del descanso, con el marcador igualado y la imagen de sonrojo como estampa de un derbi habitualmente caliente, de rivalidad, que en esta ocasión traspasó los límites.

REAL BETIS - SEVILLA FC
Los jugadores del Betis celebran el empate de Fekir, antes de la suspensión del partido.
Jose Manuel Vidal

El escándalo del Villamarín afeó el primer tramo de los octavos de la Copa del Rey que contempló la clasificación del Mallorca, el Rayo Vallecano y el Cádiz para la eliminatoria siguiente.

La Copa del Rey se quedó sin equipos de Segunda, de LaLiga Smartbank. El Girona y el Sporting, los únicos de esta categoría, se despidieron de la competición. El Atlético Baleares, de la Primera RFEF, que el domingo recibe al Valencia, es ya el único superviviente de las divisiones inferiores que se mantiene en el torneo.

La jornada fue histórica para el Mallorca, el Rayo Vallecano y el Cádiz. El equipo insular se situó entre los ocho mejores por primera vez en diez años. El Rayo hacía dos décadas que no estaba en cuartos y el Cádiz lo hará por cuarta vez en su historia, la última de ellas en el 2006.

El Mallorca salió del bache con el triunfo en Son Moix ante el Espanyol (2-1). La Copa fue un desahogo para el conjunto de Luis García Plaza que arrastra tres derrotas consecutivas en LaLiga.

El talento de Take Kubo a la media hora, al acertar en un golpe franco, y de Abdon Prats en la segunda parte, acercaron al Mallorca a su objetivo a pesar del empuje del cuadro de Vicente Moreno que recuperó sus opciones desde el 67 con el tanto de Javier Puado.

Igual que el Mallorca estará en cuartos el Rayo Vallecano que sacó adelante gracias a Luca Zidane y Sergi Guardiola, el compromiso en Montilivi contra el Girona (1-2), en un duelo cargado de emoción para el preparador local, Miguel Ángel Sánchez Muñoz, Michel, símbolo del cuadro madrileño.

En una reedición de la final de la última eliminatoria por el ascenso el equipo de Andoni Iraola impuso su superioridad aunque tuvo que remontar el gol inicial de Bernardo.

Un doblete de Sergi Guardiola, en el tiempo añadido de la primera parte y otro al inicio de la segunda encarrilaron una clasificación que aseguró después Luca Zidane, cuando detuvo un penalti al uruguayo Cristhian Stuani que impulsó a los madrileños y frustró al Girona.

El Sporting y el Cádiz tuvieron que resolver los octavos en el lanzamiento de penaltis. El debut en el banquillo cadista de Sergio González estuvo acompañado de la supervivencia copera y la inclusión entre los ocho mejores del torneo por cuarta vez en su historia (1989, 1990, 2006 y 2022).

El acierto desde los once metros desequilibró un partido sin goles que acabó con las expectativas y la ilusión asturiana que fue mejor sobre el campo pero que fue condenado por su falta de acierto. La que le hundió también en el desempate desde los once metros.

El cartel de los cuartos de final se completará con los cuatro enfrentamientos restantes. El domingo, el Atlético Baleares recibirá al Valencia, el miércoles la Real Sociedad al Atlético Madrid y el jueves 20 de enero, el Real Madrid visita al Elche y el Barcelona al Athletic Bilbao. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión