Fútbol
Suscríbete por 1€

fútbol

El futbolista oscense Pablo Gállego continúa su periplo internacional

El delantero oscense regresa a Grecia para jugar en el Pierikos tras su paso por Albania, Eslovaquia y Nicaragua.

Pablo Gállego posa con la camiseta de su nuevo equipo, el Pierikos griego.
Pablo Gállego posa con la camiseta de su nuevo equipo, el Pierikos griego.
Pierikos SFK

"El que no arriesga no gana". Con ese lema por bandera, Pablo Gállego Lardiés ha añadido ya un nuevo renglón a su peculiar carrera internacional. Tras su paso por Albania, Nicaragua y Eslovaquia, el delantero oscense de 28 años regresa a Grecia, donde ya jugó en la Superliga con el Larisa en 2017, para vestir los colores del Pierikos, conjunto que milita en la Segunda División y con el que el lunes terminó de cerrar su fichaje hasta el final de la temporada con opción a una más.

"Es una competición con muchos clubes históricos y nosotros lo que debemos hacer es salvar la categoría", expresa el jugador "muy agradecido por la oportunidad". Entre los motivos que le han llevado a decantarse por su nuevo destino destaca "el gran interés que han mostrado". "Tendría que haber viajado antes, pero la covid hizo que retrasase me incorporación y ellos me esperaron", explica apuntando ya a su debut, que confía en que se pueda producir el próximo fin de semana.

"En Grecia se juega prácticamente cada tres días, así que me lo tomo como una oportunidad para volver a coger el ritmo de competición, de demostrar lo que puedo hacer y de poder llegar en un buen momento a la Liga de Naciones", señala. No en vano, Gállego, aunque una lesión en el tobillo derecho que le lastro el curso pasado le impidió debutar, llegó a ser convocado para la fase de clasificación para el Mundial por la selección de Nicaragua, país del que obtuvo la nacionalidad y donde a lo largo de su estancia en el Real Estelí, primero, y en el Managua FC, después, alzó diversos títulos y consiguió distinciones como los MVP de la Copa y de los torneos Apertura y Clausura.

Tras iniciarse en el mundo del fútbol en el Siglo XXI y el Peñas Oscenses, pasó por las canteras del Real Zaragoza y la SD Huesca, con cuyo primer equipo debutó en 2013. En Aragón ha vestido también las camisetas del Almudévar, el Sariñena y el Teruel, y dentro de España también ha formado parte del Cacereño y del Lealtad. Una de las curiosidades que contiene su currículum es que llegó a competir en los cuatro grupos de la antigua Segunda División B.

Su primera experiencia en el extranjero fue la del Larisa, de ahí marchó al Real Estelí y después al Kastrioti Krujë albanés. En el Managua militó entre 2019 y 2021 y el pasado verano optó por regresar a Europa para conocer una nueva liga, la eslovaca, enrolándose en el Zemplin Michalovce. Allí, las cosas no fueron bien. "Por motivos extradeportivos todo se torció desde el principio", indica. Solo pudo participar en tres partidos de Copa y decidió que lo mejor era hacer las maletas.

Aunque se decantó por la del Pierikos, sobre la mesa tenía propuestas para regresar a Nicaragua, también de conjuntos de 1ª RFEF en España, y de México y El Salvador. "Salir al extranjero no resulta fácil, tienes que adaptarte a muchas cosas y darte a conocer en el país al que llegas", explica resaltando que recibe consultas de compañeros que se están planteando probar fortuna lejos de casa. "La brecha entre el profesionalismo y el semiprofesionalismo es cada vez más grande y muchos tienen que buscar alternativas", comenta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión