Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

España mide su potencial ante Croacia

El equipo español busca el pase a los cuartos de final frente a la actual subcampeona del mundo. Luis Enrique medita repetir el mismo equipo inicial que goleó a Eslovaquia.

Luis Enrique Martínez, en el entrenamiento de España en Copenhague.
Luis Enrique Martínez, en el entrenamiento de España en Copenhague.
Wolfgang Rattay/Efe

Luis Enrique lo llamó "la competición real". No quería decir, por supuesto, que la fase de grupos fuese un simulacro sino que, a partir de octavos, llegaba el momento en el que los partidos se convertían ya en una cuestión de vida o muerte y, por tanto, solo permitían una lectura: la de la supervivencia (18.00, Telecinco). Este imperativo provoca un grado extremo de tensión que nada tiene que ver con el que se vive en las liguillas. Y es que los funambulismos son completamente distintos cuando se hacen con red o sin red. Hay una diferencia esencial y superlativa entre ellos. La angustia de los italianos el sábado ante Austria es un buen ejemplo. Lejos de la exuberancia y despreocupación de su encuentros anteriores, a los pupilos de Mancini les costó una enormidad superar el vértigo al abismo ante un rival inferior.

La competición real de la selección española, por tanto, comienza ante Croacia, que tendrá una amplia mayoría de seguidores en el Parken Stadium de Copenhague. Es un partido muy esperado en la trinchera de los hispanos. Y no tanto por la identidad del rival -podría haber sido cualquier otro de buen nivel- sino porque permitirá conocer por fin la verdad de la Roja, su dimensión competitiva real más allá de las especulaciones. Sus virtudes y defectos se confirmaron en estos tres encuentros que tuvieron un poco de todo. Contra Croacia, subcampeona del mundo, se van a resolver inevitablemente muchas de esas dudas. España quedará retratada de verdad.

La goleada a Eslovaquia ha tenido un efecto vivificante. No solo llegaron en cascada los goles, tan necesarios, sino otras buenas noticias. La principal, el regreso de Busquets, un futbolista capital, la clave de bóveda de España. Pero también otras: la entrada en el once de Azpilicueta aportando solidez y empaque, y la buena forma que demostró Sarabia. Aunque los internacionales españoles siempre muestran una gran confianza en sus posibilidades, es evidente que necesitaban esa victoria rotunda.

La baja de Perisic

Hablando de cuestiones psicológicas está por ver cómo reaccionará Croacia a la pérdida a última hora de Perisic por coronavirus. El hecho de que el interior del Inter haya sido el único caso positivo ha supuesto un alivio enorme para Croacia, pero aún así el golpe es duro. Se trata, además, de un goleador puntual -España lo sufrió en la pasada Euro- y de un competidor formidable. Se supone que Rebic, el delantero del Milan, le sustituirá. Es un buen recambio, sin duda, pero le falta el ascendente de Perisic, sobre todo en los grandes partidos.

Hay muchas posibilidades de que Luis Enrique mantenga el mismo once que goleó a Eslovaquia. A primera vista, solo hay dos cambios posibles sobre los cuales se puede especular sin traspasar las barreras de la lógica y meternos en el terreno de la fantasía. El primero sería el regreso de Pau Torres, que ante Eslovaquia perdió su sitio en beneficio de Eric García. La otra opción es Marcos Llorente, que se quedó en la grada ante Eslovaquia. Luis Enrique se la juega hoy.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión