Despliega el menú
Fútbol

celta 0-3 Barcelona

Ansu Fati toma el irreductible Balaídos

El canterano vuelve a marcar para encarrilar la primera victoria del Barcelona en cinco años en casa del Celta.

Celta de Vigo - Barcelona
Celta de Vigo - Barcelona
Lavandeira jr

El Barcelona logra su segunda victoria seguida en LaLiga Santander 2020/21 al imponerse por 0-3 al Celta en Balaídos, en un partido que encarriló Ansu Fati y que sentenció en la segunda parte pese a jugar en inferioridad numérica por la expulsión antes del descanso del defensa francés Clement Lenglet.

Algo ha cambiado en el Barcelona, y no es solo el entrenador. En Balaídos cedieron Luis Enrique, Ernesto Valverde y Quique Setién. Tres derrotas y tres empates en los últimos cinco años. Quince goles en contra. La sensación de estadio maldito. En su primera visita a Vigo, Koeman y su renovado equipo se llevan tres puntos y la portería a cero. También las mejores sensaciones del conjunto azulgrana en mucho tiempo.

El técnico neerlandés repitió el once que venció al Villarreal en su debut. Para qué tocar lo que funciona. Y lo que mejor funciona en este Barcelona, con diferencia, es Ansu Fati. El joven extremo no necesita partidos de adaptación a su nuevo entrenador ni minutos de calentamiento, carbura en cuanto agarra la pelota. La primera que cogió acabó en gol. Murillo despejó como nunca debe hacerse, flojo y a la frontal. Coutinho, que ha regresado al Camp Nou con el mismo dorsal pero parece un futbolista distinto, tomó nota del descuadre defensivo del Celta y asistió a Ansu Fati. El canterano resolvió con esmoquin y sombrero de copa. Resulta que de elegancia también anda sobrado: control orientado y a la jaula con el exterior.

Apenas transcurrían once minutos cuando se adelantó el Barcelona. Ante el Villarreal habían pasado quince. Empezar los partidos con más revoluciones que el rival va camino de convertirse en una seña del nuevo proyecto azulgrana. Al contrario que en el debut, en Balaídos el empuje ni se prolongó ni se cobró más goles. Es más, el 0-1 avivó las intenciones del equipo de Óscar García, que había ordenado de inicio un marcaje al hombre a campo completo que su Celta no llegó a ejecutar con decisión. Buscando el empate, se animó con un par de llegadas de Veiga y Fontán bien solventadas por Neto.

Lo que apuntaba a una primera parte tranquila, manejada por la posesión azulgrana, derivó en un tramo final accidentado. Se saldó con dos lesionados, una expulsión que no llegó a ser y otra que sí terminó dándose. El Celta vio cómo se le llenaba la enfermería mientras se vaciaba su defensa, primero Fontán y ya al filo del descanso Aidoo. El Barça pudo quedarse sin centrales, justo ahí que no anda sobrado de efectivos. Piqué vio la roja directa por trabar la carrera de Denis Suárez, pero Del Cerro Grande no necesitó al VAR para retractarse. Le bastó con echar un vistazo al banderín levantado de su asistente. El exmediapunta del Barcelona, eso sí, acabaría mandando a la ducha a Lenglet. Ya con una amarilla, no parece que el braceo del francés sobre el pecho del gallego mereciese la segunda.

Mejor con diez

Griezmann sería el sacrificado por Koeman para rearmar su defensa. Araujo ya ha adelantado en varios cuerpos a Umtiti y a Todibo en la rotación de centrales. En vez de sufrir con un futbolista menos, el Barcelona regresó de los vestuarios más fuerte. De nuevo, un arranque fulgurante. Olaza remató en propia puerta un pase atrás de Messi tras un eslalon. Tras una combinación con Ansu Fati, el capitán pudo marcar el tercero, pero su chut lo desvió un defensa. Y aunque acabaría viendo portería rematando a placer el rechace del poste a un disparo de Coutinho, el árbitro lo anuló por fuera de juego de escasos centímetros. A un remate desde segunda línea del brasileño, Iván Villar respondió con una mano decisiva. En un cuarto de hora pudo acabarse el partido.

No sentenció el Barcelona entonces ni tampoco sufriría después. Solo Baeza, que se topó con el larguero en un disparo desviado por Sergi Roberto, puso en aprietos a Neto. En el descuento, Sergi Roberto redondeó la noche con una volea. Balaídos volvió a sucumbir. No ocurría desde 2015, en la antesala del triplete con Luis Enrique. Luis Suárez y Neymar acompañaban a Messi en la delantera. Era un equipo galáctico. A esa categoría aspira Ansu Fati. Al ritmo que va, poco le queda.

Celta-Barcelona (0-3)

Celta: Iván Villar, Mallo, Aidoo (Baeza, min. 46), Murillo, Fontán (Araujo, min. 32), Olaza, Mor (Mina, min. 60), Tapia (Beltrán, min. 75), Veiga (Nolito, min. 60), Denis Suárez y Aspas.

Barcelona: Neto, Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Alba, Busquets, De Jong, Griezmann (Araujo, min. 45), Coutinho (Trincao, min. 72), Ansu Fati (Pedri, min. 72) y Messi.

Goles: 0-1: min. 11, Ansu Fati. 0-2: min. 51, Olaza, en propia puerta. 0-3: min. 95, Sergi Roberto.

Árbitro: Del Cerro Grande (C. Madrileño). Amonestó a Aidoo, Araujo, Tapia, Murillo y Beltrán, del Celta; y a Piqué, Jordi Alba y Busquets, del Barcelona. Expulsó por doble amonestación a Lenglet (min. 42), del Barcelona.

Incidencias: Partido de la cuarta jornada de LaLiga, disputado en el estadio de Balaídos a puerta cerrada.

Etiquetas
Comentarios