Despliega el menú
Fútbol

motociclismo

Viñales y Rossi dominan en Andalucía a la espera de Márquez

La primera jornada del histórico Gran Premio de Andalucía terminó con las Yamaha marcando los mejores tiempos en MotoGP, y con Bezzecchi y Raúl Fernández al frente de Moto2 y Moto3, respectivamente.

Maverick Vinales, Monster Energy Yamaha MotoGP, en los test de Jerez
Maverick Vinales, Monster Energy Yamaha MotoGP, en los test de Jerez
Moto GP

A la espera de que este sábado debute Marc Márquez en el primer Gran Premio de Andalucía, el primero que se disputa de manera consecutiva en un mismo circuito, los pilotos de MotoGP aprovecharon la jornada del viernes para afrontar la extraña sensación de repetir escenario de trabajo, lo que puede cambiar bastante los planteamientos en los diferentes garajes. Unos buscando ese pasito más o ese algo extra que mejore lo de hace una semana, fuese bueno o malo el resultado anterior; otros tratando de encontrar esas soluciones que se les resistieron en la última cita, ahora con mucha información acumulada y analizada, para unas condiciones climatológicas muy similares (aunque se prevé alerta amarilla en la zona de Jerez para este sábado y domingo, lo que acercará mucho más las temperaturas los 40 grados).

«La victoria del domingo la he sacado fuera de la parte de mi cerebro que necesito para trabajar. Lo bueno es que estamos en el mismo circuito y sabemos que la moto funciona bien aquí. Puedes usar los libres, como los de hoy, como un test para ir probando cosas y soluciones», explicaba el líder de la general, Fabio Quartararo, que terminó en un poco habitual decimocuarto puesto. «El año pasado estaba demasiado obsesionado en ser primero al final de las sesiones. Hoy sólo hemos usado dos neumáticos, algo importante pensando en la carrera. Tienes que cambiar tu manera de pensar, porque nunca te gusta acabar atrás en la clasificación, pero sé que el potencial está para afrontar la búsqueda de una vuelta rápida», agregaba.

El francés marcó un mejor tiempo algo más de ocho décimas peor que el del más rápido, el de Maverick Viñales, segundo en la carrera del pasado domingo y que no consiguió plasmar su potente ritmo en la prueba, con la sospecha de la falta de acierto en la elección de su neumático delantero (el blando), viendo el buen rendimiento del ganador con la misma moto (pero con el duro).

«Me he encontrado muy bien, mucho mejor que la semana pasada, así que hemos hecho una base pensando más en el duro, y ha funcionado bastante bien», reconoció Viñales, 142 milésimas mejor que Rossi, lo que sigue hablando muy bien de la Yamaha en Jerez, y por delante del novato Brad Binder, en un día con tres KTM entre los seis mejores (Pol Espargaró quinto y Miguel Oliveira sexto), una moto que ahora sí que empieza a asomar.

Esto en la jornada de los lesionados. Por un lado de los presentes, Alex Rins y Cal Crutchlow, que terminaron en los dos últimos puestos en una jornada que se les hizo un poco cuesta arriba por sus problemas físicos.

«Por cómo he acabado en el segundo entrenamiento, a nivel de dolor, hoy no hubiera acabado la carrera», se sinceraba el español de Suzuki. «Por la mañana he salido sin ningún analgésico y he sufrido bastante. Y en el FP2 sí que lo he tomado y me ha ayudado, pero no lo suficiente. Sigo sintiendo dolor encima de la moto, un dolor fuerte, pero es la condición que estamos ahora y mirar hacia delante y ver si aguanto la carrera», agregaba Rins.

Pero también fue una jornada marcada por el gran ausente, Marc Márquez, que probará este sábado su condición y aclarará si el capítulo escrito este jueves con su llegada a Jerez tiene continuación hasta el domingo.

«El domingo pasado estábamos muy preocupados porque no sabíamos realmente cuál era la situación. Pero afortunadamente todo ha ido por el mejor camino posible. No creíamos que pudiese recuperarse así de rápido después de esa caída. Si Marc está aquí significa que puede correr y que por eso ha pasado el examen médico», aclaraba el jefe de mecánicos del campeón. «Nadie se habría imaginado nunca que Marc viniese aquí, pero todos sabemos bien qué tipo de piloto es. Él es uno que siempre se mantiene positivo frente a las situaciones negativas y creo que desde el primer momento empezó a pensar en intentar correr. Cuando Marc ve una pequeña puerta abierta intenta abrirla, aunque lo que va a contar es lo que pase mañana, que será cuando podremos entender cuál es su condición», añadió.

Márquez se probará en la mañana de este sábado en el tercer entrenamiento libre, sesión que será muy importante de cara a la calificación de la tarde. Sus sensaciones, como reconoció Alberto Puig, team manager del Repsol Honda, son las que marcarán si sale o no sale el domingo a la carrera, y con qué objetivo, si minimizar daños o sacar algo más que positivo.

Etiquetas
Comentarios