Despliega el menú
Fútbol

Violentos, racistas y reincidentes: así son los ultras del Spartak

'Gladiators Firm 96' y 'Fratia' son las dos facciones más extremistas del equipo ruso. Son expertos en artes marciales y técnicas paramilitares.

Los ultras del Spartak de Moscú, este jueves en los aledaños de San Mamés.
Los ultras del Spartak de Moscú, este jueves en los aledaños de San Mamés.
Miguel Toña/Efe

La ciudad de Bilbao estaba avisada, los cuerpos y seguridad prevenidos, pero nada pudo evitar que los ultras del Spartak de Moscú, rival este jueves del Athletic en la Europa League, sembraran el pánico en los aledaños del Nuevo San Mamés. La tragedia se consumó con la muerte de Alonso García, un ertzaina de 51 años que perdió anoche la vida.

'Gladiators Firm 96' y 'Fratia' son las dos facciones más extremistas de la afición del Spartak, dos grupos radicales subidos en la cresta de una ola de violencia iniciada el verano del 2016 en la Eurocopa de Francia. Allí, en Marsella, los radicales rusos convirtieron durante tres días la zona en un campo de batalla contra los hooligans ingleses. Aquellas imágenes dieron la vuelta al mundo y señalaron directamente a Vladimir Putin, al que se acusó de financiar los viajes de los 'aficionados' a Francia.

Desde entonces, los ultras rusos tienen en dudoso honor de ser considerados los más violentos, reincidentes y racistas de Europa. Y una de sus facciones más radicales son los del Spartak de Moscú, los que este jueves sembraron el pánico en Bilbao. El operativo desplegado por la Ertzaintza para intentar evitar los incidentes les había requisado puños americanos, porras extensibles, martillos, piedras y algunos otros objetos contundentes que podrían ser utilizados para lanzamientos o agresiones directas.

Sin embargo, se aprovisaron de bengalas e hicieron uso de sus sabidas habilidades físicas. Son expertos en artes marciales y técnicas paramilitares. Se dice de ellos que no beben alcohol ni consumen drogas. Son adictos al gimnasio y a la preparación física. Programan entrenamientos durante días en bosques que sirven como preparación para los viajes y los enfrentamientos contra los ultras más enemigos (CSKA y los del Zenit de St. Petersburgo). Un coctel explosivo que ya dejó numerosos incidentes en su visita al Sevilla hace unas semanas y que terminó explotando este jueves en Bilbao.

En el horizonte, el Mundial de Rusia, programado para este verano. Muchas son las voces que ya solicitan suspenderlo o modificar la sede, algo a lo que la FIFA se niega de momento. La polémica está servida.

Etiquetas
Comentarios