Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

Ocho partidos bajo la lupa

La incertidumbre por el descenso gravita sobre casi todos los careos de la jornada. La Liga llega a su penúltima fecha con solo un choque sin trascendencia clasificatoria.

Entrenamiento del Real Zaragoza
Entrenamiento del Real Zaragoza
Toni Galán/A Photo Agency

La compleja mixtura del descenso a Segunda B se sintetiza en un dato: en ocho partidos de la próxima jornada, la penúltima del calendario, hay mucho que ventilar en la zona de peligro. La situación también se aprecia con nitidez desde la perspectiva opuesta: solo tres resultados de la jornada 41 no tendrán trascendencia respecto a las posiciones de descenso. Todo eso se dirimirá este domingo. Ocho partidos a escrutar. Ocho encuentros bajo la lupa del riesgo.

Los cambios de formato en la Segunda División A han dotado a la competición de mayor incertidumbre. Antaño también subían tres, pero era de forma directa. Si los tres mejores se fugaban pronto, la competición quedaba rota y desvaída a mitad de curso, con el sensible quebranto para el interés competitivo y, por tanto, para el seguimiento del aficionado. Ahora ascienden dos directos y promocionan cuatro equipos por el puesto de ascenso restante. La incertidumbre crece de forma exponencial, pues a esta porción clasificatoria de la promoción aspiran tradicionalmente una docena de equipos. El número de descensos también se mantiene en cuatro. Aquí no ha habido modificaciones en el formato, pero el hecho de que todos o casi todos los equipos pugnen por un objetivo hasta el final propicia que el equilibrio se haya trasladado también al sótano clasificatorio. La distancia entre el ascenso (a través de la promoción) y el descenso ha menguado tanto que en menos de un mes se puede viajar del cielo al infierno.

Salvo que un equipo se manifieste abrumadoramente superior al resto, como en el actual ejercicio ha sido el Levante, esta nueva arquitectura competitiva demora hasta el final la consumación de los objetivos. El éxito y el fracaso, cotas antes alejadas de la cuarta a la decimonovena plaza, ahora se aproximan, como el pasado curso definió Osasuna con su ascenso o este año puede concretar el Elche con un ahora probable descenso. Además de evitar la decapitación de un buen número de entrenadores y de directores deportivos, que antes eran víctimas de clubes sin objetivos a mitad de temporada, desde luego este formato ha estimulado la inquietud hasta el final. Qué mejor indicador que esta penúltima jornada, donde en ocho de los once careos gravitará la sombra del descenso.

La jornada arrancará mañana con el encuentro Lugo-Levante, el único carente de trascendencia clasificatoria. El Lugo, undécimo con 52 puntos, ni puede promocionar ni puede descender, mientras que el Levante consumó el ascenso a la Primera División semanas atrás. El resto de encuentros se disputará el domingo. Además, en horario unificado, a las 20.00, pues todos ellos, los 10 careos, reúnen relevancia clasificatoria: los referidos ocho choques a escrutar por la lupa del descenso, y otros dos con implicados en la promoción por el ascenso a Primera División.

El Oviedo-Sevilla At., con las remotas opciones de promoción asturianas y el verano anticipado sevillano, y el Reus-Valladolid, con tanto en juego para los pucelanos (y para el Huesca...). En los otros ocho campos, mucho en juego, con la supervivencia de algunas entidades sobre el tapete verde. Mucho en juego, no; muchísimo, por tanto. La ayuda de la estadística concede al Real Zaragoza más de un 99% de posibilidades de salvarse, cantidad solo superada por el Numancia por un pelín de décimas más. La combinatoria nos remite al capítulo de la variaciones con repetición, con la base de tres signos posibles (1, X, 2), en los 16 partidos entre implicados por disputarse (los ochos de esta jornada más los ocho de la siguiente y última). La probabilidad del descenso zaragocista es remota incluso en caso de perder los dos encuentros que le restan, pero quedaría disipada definitivamente con la captura de un solo punto. Arrancando un empate en el campo del Girona, la cuenta de 3 elevado a la 16ª potencia (más de 43 millones de posibilidades, exactamente 43.046.721 ) podríamos arrojarla a la papelera.

La situación del Mallorca (poco más del 8% de opciones de salvar el pellejo) y sobre todo del Elche es desesperada, aunque un triunfo balear en Miranda multiplicaría sus posibilidades y, dependiendo del resto de esta jornada 41, incluso podría permitirle entrar en la última jornada con vida. Peor lo tiene el Elche en Cádiz, metido en el fregado de la promoción de ascenso, esa ilusión que tanto afecta a toda la competición. En Murcia, el UCAM y el Alcorcón jugarán a la pelota sobre el alambre. En Tarragona ya llueve menos tras el remonte ante el Girona, pero también lo tendrá durillo en Tenerife, otro club transportado sobre el anhelo de la promoción. Huesca-Numancia y Getafe-Almería, con puntos que influyen arriba y abajo, y el Rayo-Córdoba, con los vallecanos salvados y el Córdoba casi, completan una jornada penúltima en la que el Zaragoza precisa un punto para plegar definitivamente la libreta de apuntes de Estadística.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión