Despliega el menú
Fútbol

El drama de Paulao

El jugador del Betis pidió el cambio tras marcar un gol en propia y su equipo se acerca al descenso.

Rayo Vallecano - Betis
El drama de Paulao

Thibaut Courtois

Es una de las claves del éxito del 'Cholo' Simeone en un Atlético de Madrid renacido para luchar por todo, un equipo que vuelve a ser un grande que acaricia títulos con jugadores que se han ganado a pulso estar entre los mejores del mundo. Sin duda que Courtois es uno de ellos. Llegó con el cartel de portero de futuro y ya es una realidad. Sus actuaciones dan puntos y siempre fue clave en la conquista de títulos.

Ante el Elche, en uno de esos partidos incómodos con la mente distraída hacia un duelo histórico en semifinales de 'Champions', apareció Courtois para salvar a los suyos con dos grandes paradas. Acabó sin encajar gol y convirtiéndose en el primer guardameta en la historia del Atlético de Madrid que firma 26 partidos con su portería a cero. Los rojiblancos conseguirán su presencia ante el Chelsea, cueste lo que cueste. El deseo del jugador es seguir de rojiblanco y al final los futbolistas juegan donde ellos quieren. O eso dicen.

Lionel Messi

El Messi más gris desde que se enfundó la elástica azulgrana del primer equipo ya suma 26 goles en su peor año. A dos del jugador que le arrebató el último 'Balón de Oro', Cristiano Ronaldo, y uno del Diego Costa más goleador y decisivo de su carrera. Pero el Barcelona ha echado de menos a su líder en partidos que han colocado su temporada al borde del fracaso. No apareció en las semifinales de Liga de Campeones frente al Atlético de Madrid, ni en la final de Copa del Rey ante el Real Madrid.

Son encuentros que han dañado la imagen de Messi y han invitado a pensar en algún problema físico. La teoría de reservarse para el Mundial es absurda cuando el club al que condujo a la mejor racha de títulos de su historia, se jugaba la temporada. Leo es un ganador y los mejores siempre se levantan. Tiró de orgullo para liderar una sufrida reacción ante el Athletic Club. El Barça, con más corazón más que fútbol, mantiene vive su última esperanza: la Liga. El argentino recuperó parte de la imagen perdida. Corrió más, dejó mayor dosis de entrega y marcó. Regresó el líder del fútbol mundial.

Paulao

Los partidos son ya más que finales para un Real Betis encaminado hacia Segunda División que siente la agonía del fracaso y la cercanía del descenso. En la lucha, necesita jugadores preparados y en Vallecas se vivió una situación que nadie de los que la vivieron la olvidarán. El que menos, el brasileño Paulao. Regaló el primer tanto en una mala cesión a su portero y se alió con la mala suerte para marcar el segundo en su propia portería.

No se sentía con fuerzas para seguir en el campo. Hundido, pidió el cambio. Nada ni nadie le consolaba. Hasta sus rivales acudieron a levantarle el ánimo. Le temblaban las piernas. No estaba en condiciones de seguir. Su técnico tuvo que sustituirle y se marchó con lágrimas en los ojos. La de todos los béticos que ven como su equipo se hunde en una lenta agonía. La afición de Vallecas demostró su grandeza. Consciente del duro momento, aparcó su fiesta por la permanencia, para ponerse en pie y despedir con una tremenda y sincera ovación a un futbolista que sufrió el peor día de su carrera.

Charles

El fútbol siempre guarda goles para momentos inesperados. Charles, el héroe goleador del deseado ascenso de la UD Almería a Primera División, regresaba a la que siente como su casa en plena sequía goleadora, agravada por varias lesiones. La última una fractura de los huesos propios de la nariz que provocó que estrenase su máscara. Incómodo en un terreno de juego donde tantos goles dejó para el recuerdo, nada pudo frenar su reencuentro con el gol.

Fue el tanto más doloroso de su carrera, el que deja a su exequipo hundido en la clasificación. En un volcán interior de emociones su primer gesto fue lanzar las manos al aire pidiendo perdón. Su gol encaminó la goleada que permite al Celta de Vigo acariciar el objetivo de la permanencia, pero él no estaba para celebraciones. El fútbol tiene memoria y en plena derrota de una nueva final, la afición de la UD Almería despidió al delantero brasileño como un héroe cuando fue sustituido. El marcador quedaba de lado y la ovación se clavó en el corazón de un jugador al que le gustaría regresar en el futuro al equipo al que condujo a la elite.

Carlos Vela

La Real Sociedad se aseguró su presencia en Europa la próxima temporada y gran parte de culpa de su logro lo tiene Carlos Vela. El mexicano firmó el gol de la jornada, con un control magistral a un pase de 40 metros, auto pase y definición perfecta para dar los tres puntos a su equipo en los últimos segundos del duelo ante el Espanyol.

El crecimiento de Vela ha ido a la par del de una Real Sociedad que esta temporada disfrutó de una experiencia de 'Champions' y que regresará a Europa. Alejado de la presión del Arsenal, ha encontrado estabilidad en San Sebastián y el mejor de sus niveles. Eso sí, nada explica que renuncie a disputar un Mundial. El sueño de cualquier futbolista no lo es para Carlos, que una vez más se niega a jugar con México. Su selección le añorará en Brasil. La Real lo seguirá disfrutando.

Etiquetas