Despliega el menú
Fútbol
Suscríbete

GRUPO C

Inglaterra, en busca la eficiencia italiana

Fabio Capello se ha convertido en la gran esperanza para los inventores del fútbol, bajo su mando los ingleses esperan poder volver alcanzar las cotas más altas del futbol mundial.

Alineación de la selección inglesa
Inglaterra, en busca la eficiencia italiana
DPA

Mentar a Alf Ramsey en la Inglaterra futbolera es como nombrar a Dios. El único entrenador que hizo posible que los creadores del fútbol celebraran un título mundial es la gran referencia en el puesto. Hoy, a las puertas de Sudáfrica 2010, el país sueña con repetir el éxito de 1966 de la mano de su sucesor, Fabio Capello.

En cada discusión en los pubs ingleses parece haber una idea común: si hay alguien capaz de volver a hacer por fin un equipo fiable y ganador de un grupo de estrellas usualmente apagadas en las Copas del Mundo, ése es el italiano.

No es sólo una impresión del fanático de a pie, también lo creen los propios jugadores. "Confío en que nos lleve realmente lejos en el Mundial. No quiero inflar las expectativas pero sé que si tenemos éxito será sin duda con Fabio Capello", dijo Steven Gerrard, capitán del Liverpool y uno de los pilares de la selección inglesa.

Él, junto a los Wayne Rooney, Rio Ferdinand, Frank Lampard o John Terry deberán tomar la lanza dentro del campo, honrando su condición de figuras en una de las mejores ligas del planeta. Pero el estratega que debe potenciar sus virtudes y hacerse fuerte en el mando será Capello.

"Él es el jefe, como lo era Alf. Es el primer seleccionador inglés desde Alf que es realmente el jefe". La frase es nada menos que de Bobby Charlton, el símbolo futbolístico de aquel muy lejano Mundial de Inglaterra, jugado hace ya unos larguísimos 44 años.

En el medio hubo principalmente amarguras, con el único haz de luz en Italia 90, donde sólo los penaltis decidieron que fuera Alemania la que superara esa semifinal. México 70 y 86, Corea-Japón 02 o Alemania 06 generaron decepciones en cuartos de final. Francia 98 fue peor, con la eliminación ante Argentina en octavos. Alemania 74, Argentina 78 y EEUU 94 forman parte de la página negra del fútbol inglés: ni siquiera llegó al Mundial.

Justamente otro fracaso estrepitoso, la no clasificación para la Eurocopa de Austria/Suiza de 2008, eyectó del banco a Steve McClaren. Se necesitaba un ganador constrastado, alguien capaz de poner orden y, a la vez, dar confianza.

Con títulos conseguidos en el Milan, la Roma, la Juventus y el Real Madrid, Capello se convirtió en el segundo extranjero, después del sueco Sven-Goran Eriksson, en ser técnico de los 'Tres Leones'. Las 16 victorias conseguidas sobre 22 partidos jugados bajo su mandato, confirmaron lo adecuado de la elección y dispararon el optimismo en los hinchas.

Ayuda también para la euforia un Grupo C accesible, con Estados Unidos, Argelia y Eslovenia como rivales. "El mejor grupo desde Los Beatles", ironizó el tabloide "The Sun" tras el sorteo.

La guinda del entusiasmo es la formidable temporada de Rooney. El delantero del Manchester United es hoy, para un universo importante de ingleses, el mejor jugador del mundo por encima del argentino Lionel Messi.

"Es una superestrella. No creo que puedan ganar sin él", afirmó Alan Shearer, autor de 63 tantos en la década del 90 con la camiseta inglesa. "Tenemos algunos muy buenos jugadores alrededor de él como Gerrard, Lampard y Rio Ferdinand, pero todo el país necesita un gran futbolista como Rooney para tener posibilidades”.

Los goles y la potencia de Rooney, el trabajo y el aura ganadora de Capello, luminarias de una liga "top": Inglaterra cree que Sudáfrica puede ser su Mundial y el italiano no teme ni a la situación incómoda generada por el "affaire" sexual de Terry con la ex mujer del lateral Wayne Bridge, que costó la capitanía al central del Chelsea. Sólo teme a las lesiones, las que dejaron afuera a David Beckham y amenazaron a Ferdinand, Glen Johnson y Ashley Cole y al mismo Rooney.

"Lo más importante que hay que entender después de (una dura) temporada es la situación física de los jugadores", advirtió Capello en la revista "FourFourTwo". "Es vital y no sabemos cómo llegarán. Debo encontrar una solución, preparar otras alternativas, otra gente. Yo perdí dos finales por tener lesionado a mi jugador más importante".

Los creadores del fútbol confían en que su nuevo Alf Ramsey pueda hasta con la desgracia de los imprevistos.

Etiquetas