Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

TENIS

Federer tritura a Del Potro y Djokovic se despide con retirada

Federer jugó como un número 1
Federer tritura a Del Potro y Djokovic se despide con retirada
AGENCIAS

"Perdón": ésa fue la reacción de Roger Federer ante el argentino Juan Martín del Potro tras triturarlo en el estadio central del torneo y ante 15.000 espectadores en los cuartos de final del Abierto de tenis de Australia. "Lo quería matar", dijo el argentino al recordar el momento en el que el suizo se acercó a la red, después de meterle un 6-3, 6-0 y 6-0, y le dijo: "Perdoná, siempre juego muy bien cuando me enfrento a vos".

Así lo contó el argentino, entre divertido y desesperado, tras sufrir un calvario de una hora y 20 minutos en la primera ocasión en la que jugó en el Rod Laver Arena. "Disfruté sólo cuando nos presentaron. Cuando estábamos 0-0. Luego sólo quería que acabara cuanto antes", admitió el argentino mientras esbozaba una sonrisa autocompasiva. "Hoy era para sentarse y dejarlo que juegue solo".

Federer, que busca en Australia su título número 14 del Grand Slam -con lo que igualaría el récord del estadounidense Pete Sampras-, metió 38 winners y cometió sólo nueve errores no forzados.

El entrenador de Del Potro, Franco Davín, asistió también perplejo e impotente a la lección que el ex número uno del mundo estaba dando a su pupilo. "La verdad, jugó perfecto", le dijo exonerándole de culpa. "Fue una paliza", lamentó el jugador argentino. "Estaba dentro de la cancha y no sabía qué hacer. Esperaba disfrutar un poco de la cancha central, de la grada llena, pero al final sólo quería que se acabara. Esta sensación la tuve muy pocas veces".

Federer parece haberse convertido en un triturador de argentinos. No debió de gustarle que Guillermo Cañas y David Nalbandian le ganaran dos veces en 2007, porque desde entonces lleva una racha de ocho partidos seguidos ganando sobre jugadores del país sudamericano.

El suizo había mostrado huecos por las que abordarle en sus partidos anteriores. Ante el checo Tomas Berdych, en octavos de final, necesitó cinco sets para clasificar, después de perder los dos primeros.

"Pero este tipo de jugadores mejoran a medida que va avanzando el torneo", advirtió Del Potro, que ha perdido los cuatro partidos que disputó con el suizo. "Y cuando llegan a cuartos o semifinales juegan a su mejor nivel".

Y si no que le pregunten a su compatriota Gastón Gaudio, debió decir el argentino. El campeón de Roland Garros de 2004, entrenado también por Davín, se llevó un 6-0 y 6-0 ante Federer en las semifinales del Masters de Shanghai en 2005.

Aquel año, el suizo terminó como número uno la segunda de las cuatro temporadas consecutivas en las que estuvo en lo más alto del ranking. Ahora, en el cuadro principal aparece junto a su nombre el dos. Pero, al menos para Del Potro, "hoy jugó como el número uno".

Djokovic lo deja por un golpe de calor

El serbio Novak Djokovic, tercer cabeza de serie y defensor del título, decidió abandonar en su partido de cuartos de final del Abierto de Australia frente al estadounidense Andy Roddick cuando perdía por 6-7 (3), 6-4, 6-2 y 2-1.

La fuerte ola de calor que azota la región de Victoria, con 38 grados en Melbourne, hizo efecto en el cuerpo de Djokovic, quien tras perder el tercer set requirió atención médica con masajes en el brazo, cuello y piernas.

El serbio había probado durante los intercambios a ponerse en el cuello toallas con hielo para mitigar el calor, pero aparentemente se encontraba mal y sus desplazamientos y servicio no funcionaban con regularidad.

Es la cuarta vez que el actual número dos del mundo se retira en un torneo del Grand Slam. Lo hizo contra el argentino Guillermo Coria en Roland Garros 2005, y contra el español Rafael Nadal en Roland Garros 2006 y Wimbledon 2007.

Djokovic comentó que había sufrido "calambres y dolores en general en todo el cuerpo", y que había notado el calor. "Las condiciones eran extremas hoy y me afectaron más a mi que a él", dijo, y también señaló que tras ganar al chipriota Marcos Baghdatis en la madrugada del domingo al lunes, a las 2:30 horas, y atender a la prensa, se fue a la cama cerca de las seis y no pudo ni entrenarse, a la mañana siguiente.

Por esa razón solicitó, sin éxito, a la organización del torneo que le colocaran hoy en la sesión nocturna. Roddick, semifinalista en 2003, 2005 y 2007, accede de nuevo a esta ronda, donde se enfrentará con el vencedor del encuentro entre el argentino Juan Martín del Potro y el suizo Roger Federer.

"A decir verdad no sabía que estaba mal hasta que llamó al médico", dijo el americano sobre Djokovic. Es una pena, me siento mal por Novak ahora. Ha trabajado muy duro el pasado año y no tener la oportunidad de defender su título es un disgusto".

Etiquetas