Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

PIRENA 2009

Espectacular comienzo

En el majestuoso entorno de La Partacua, los 400 perros y los 33 mushers empezaron ayer el rally blanco que les llevará a recorrer el Pirineo en 15 días.

Pirena 2010 arrancará en Zaragoza el 23 de enero
Espectacular comienzo
www.pirena.com

Todos predecían una puesta de largo espectacular para la primera etapa de Pierna 2009 y así ocurrió. Un año más, el Pirineo aragonés hacía de cicerón en la prueba inaugural y La Partacua no decepcionó y ofreció un marco impresionante. El sol respetó a los participantes hasta el medio día y gente llegada desde un amplio abanico de comunidades autónomas no quiso perderse la cita. El navarro Iker Ozcoidi y la noruega Lena Hillestad vencieron en las disciplinas de trineos y skijoring, respectivamente. Y el único aragonés participante, Jaime Pou, recibió el premio Endesa por el esfuerzo realizado en su debut en la competición.

La jornada comenzó especialmente temprano en el campin Valle de Tena. A las 6.15 de la mañana sonaban los despertadores y los mushers se ponían en pie para iniciar un ritual que se va a repetir durante toda la competición. Lo primero, sacar a los perros de las furgonetas para que estiren los músculos. Los mushers no dejaron que sus animales se recrearan demasiado para no fomentar su nerviosismo, de manera que en unos minutos subieron de nuevo a los vehículos y la caravana Pirena arrancó rumbo a La Partacua. Cuando la hilera de remolques y camionetas atravesó Tramacastilla todavía era noche cerrada. Sin embargo, este año el camino que da acceso a la pista estaba bastante helado y ralentizó la comitiva. Un hermoso amanecer bajo la majestuosa Peña Telera sorprendió a los participantes, a la prensa y a los miembros de la organización que poco a poco ganaban metros al sendero para llegar hasta el parquin de La Partacua. Durante el trayecto no se oía ni un alma. Ni un solo ladrido rompió el silencio de la montaña. Dicen que este es un deporte que aúna el alma del perro con la de su dueño. Quién sabe si unos y otros aprovecharon estos minutos para concentrase en la complicada etapa que tenían por delante.

Alrededor de las 9.15, los primeros competidores aparcaron por fin sus vehículos en la explanada y comenzó la jauría. El Pirineo salía de su letargo al escuchar los aullidos de los más de 400 perros participantes. El ritual del musher indica que este era el momento de volver a dejar a los animales en libertad para que se estiren de nuevo e hidratarlos con algo de agua. El parquin se convirtió en el primer espectáculo de la mañana. Mimos constantes, caricias, palabras de ánimo…, una especia de terapia que cada participante utilizaba con 'sus pequeños atletas'. El siguiente paso, previo a colocarles los arneses, fue situar a los animales en el 'stick out'.

Es su primera prueba, están nerviosos y aquí se tranquilizan. Casi a la par, los mushers también se tranquilizaron tras asistir al 'musher meeting'. En la reunión se confirmó que se iban a respetar íntegramente los 27 kilómetros de recorrido previstos por la organización y se comunicaba cuáles eran los puntos más problemáticos. "Nos han indicado que hay una zona con una bajada tan pronunciada que pierdes de vista a los perros", aseguraba preocupado Jaime Pou, el corredor aragonés.

La puntualidad es una de 'las Biblias' de Pirena, de manera que a las 10.30 en punto, el primer competidor de la modalidad de skijoring esperaba el pistoletazo de salida. Mucho público en la salida y también a lo largo del recorrido. Destacó la presencia del ex ciclista Miguel Indurain que había acudido a la cita acompañado de su familia. "Yo soy más de playa pero a los niños les gusta la nieve y hemos venido a ver la etapa y a pasar un buen rato. Hay que reconocer que este deporte tiene un mundillo muy interesante", aseguraba. Aunque él, como la mayor parte del público, no se libró de tener que dejar el coche en la primera explanada y subir andando hasta la pista de competición. Lo mismo le ocurrió a una familia de Barcelona que había dormido en Sabiñánigo con el único propósito de ver la carrera. Entre ellos estaba Verónica, que además tenía otra importante motivación. "Aquí hay 13 chavales estudiantes de veterinaria ayudando. Yo también estudio veterinaria y al año que viene me gustaría unirme a ese grupo", reconocía.

Alrededor de las 12.00 la meta recibía a los primeros valientes. "Ha sido una etapa muy técnica, con muchos desniveles y curvas cerradas. Pero estamos muy satisfechos porque hemos disfrutado de bajas temperaturas, sin hielo y de un recorrido como hacía años que no se daba", comentaba Pep Parés, director y fundador de Pirena. Lena Hillestad e Iker Ozcoidi pulverizaban el crono y ponían de manifiesto que este año Pirena tiene un gran nivel. Hoy la magia continúa por el Pirineo aragonés en Formigal, con una etapa inédita de 18 kilómetros que arranca a las 10.00.

Etiquetas