Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Empieza lo serio

El CAI Zaragoza trabaja desde ayer a puerta cerrada los diferentes sistemas de defensa y ataque con los que se estrenará en la elite. Presidente y director general asistieron a una sesión en la que Segura ya tuvo 10 jugadores

Menos de una semana después de arrancar la pretemporada, el CAI Zaragoza ya ha empezado con lo serio, con el trabajo táctico, ese que será la base de su juego en la temporada de su debut en la ACB. Por ello, la sesión de trabajo de ayer por la tarde recuperó detalles del pasado, incluso de las grandes citas. Cortina cerrada, acceso denegado a la prensa salvo los minutos del calentamiento, visitas del presidente del club Reynaldo Benito y de su director general, Alberto García Chápuli, y ejercicios que van adquiriendo la tensión propia de la competición. El CAI ya se ha metido en plena faena una vez que su técnico Curro Segura ya dispone de diez hombres de la primera plantilla y puede desempolvar el cuaderno de sistemas cinco para cinco.

La carga táctica irá introduciéndose poco a poco. El propio Segura afirmaba justo antes de comenzar el entrenamiento que comenzarían con la defensa. En realidad, y por lo poco que se pudo intuir de la sesión, es más una cuestión de que los jugadores se vayan conociendo, vayan hablando en la cancha, se comuniquen, avisen a sus compañeros de bloqueos o de por qué opción decantarse a la hora de defender. Sin embargo, el primero en hablar fue el técnico granadino. Minutos antes de saltar a la cancha quiso tener un encuentro con sus hombres en el vestuario del Príncipe Felipe. Allí, por espacio de unos diez minutos debió ofrecer su primera charla importante de la pretemporada. Luego, a trabajar.

Y es que han pasado apenas una semana de que el equipo emprendiera el camino de la temporada, pero también es cierto que tan solo restan once días para el primer amistoso (ante el Real Madrid en Reus) y que a él hay que llegar mínimamente preparados como conjunto.

Desde luego, la motivación por parte del grupo ya está latente en los entrenamientos. Tras realizar una serie de ejercicios físicos y posteriores estiramientos el equipo entró en contacto con el balón y la prensa con la cortina gris que separa la zona de vestuarios de la cancha. Eso sí, en esos breves instantes en los que se pudo ver a los jugadores corriendo contragolpes y simulando situaciones de cuatro contra cero ya salieron a relucir las palmadas de ánimo de un veterano como Larry Lewis o las de un joven como Iván García que es plenamente consciente de lo importante que resulta la buena dinámica de grupo.

Luego llegarían ejercicios de dos contra dos, para establecer esa comunicación entre los defensores, y demás situaciones sobre la cancha que quedan dentro del secreto del sumario. Lo que sí se pudo escuchar, que no ver, fue la atronadora ovación del grupo una vez concluida la sesión. Ese espíritu colectivo, ese buen rollo, esa satisfacción por el trabajo bien hecho parece que se mantiene con respecto al año pasado, algo que se presenta como fundamental si el CAI quiere tener sus opciones en la Liga.

Ni siquiera los máximos mandatarios de la entidad quisieron perderse este primer entrenamiento serio del verano. La preparación física continuará por las mañanas, pero las tardes, desde luego, ya parece que serán para comenzar a engrasar la máquina que debe lograr el objetivo.

Etiquetas