Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

El Zaragoza no deja salir a César

El Real Zaragoza no ha aceptado el trato que anteayer le planteó el Tottenham Hotspur para fichar a César Sánchez y la operación quedó anoche prácticamente rota. Solo una reconsideración de posturas en la mañana de hoy puede llevar a buen puerto este asunto que, de cuajar, podría ser una magnífica solución al polémico y desagradable episodio que ha generado el propio club zaragocista al decidir el apartamiento de su portero en esta pretemporada.

La oferta del Tottenham, sabedor de la extraordinaria situación a la que ha sido sometido el guardameta extremeño, consiste en llevarse a César a la Premier League pagando el 60 por ciento de la ficha del cacereño (que asciende a 1,8 millones de euros) y que el club blanquillo corra con el 40 por ciento restante. De este modo, el club que dirige el español Juande Ramos completaría su plantel con el experto arquero que anhela, César quedaría liberado de su desagradable marginación y el Zaragoza, además de evitarse un más que seguro conflicto judicial de insondable final, se ahorraría un dineral en una de las fichas más altas de la actual plantilla.

Sin embargo, Arturo Canales, el apoderado de César en estas conversaciones, que pasó todo el día de ayer negociando en Zaragoza con los dirigentes deportivos del club y el máximo accionista, Agapito Iglesias, se encontró con la negativa rotunda de la entidad zaragozana a aceptar esa proposición. A cambio, recibió una contrapropuesta en la que el Zaragoza solicita al Tottenham Hotspur una notable cantidad de dinero, alrededor de 300.000 libras esterlinas -medio millón de euros- (según fuentes del equipo británico), para dar vía libre a la marcha de César hacia la máxima categoría del fútbol inglés.

El Tottenham, que anteayer ya advirtió al Real Zaragoza que el trato propuesto caducaba en muy pocas horas, dado el inminente comienzo de la competición en Inglaterra, no entiende la postura de fuerza que han adoptado los dirigentes blanquillos con un jugador al que han orillado de forma unilateral y con el que no cuentan absolutamente para nada. Desde Londres se anunciaba anoche que difícilmente van a entrar en regateos en una operación tan peculiar como esta donde el protagonista es un futbolista que el propio Real Zaragoza ha desechado.

Paralelamente a estas negociaciones entre ambos clubes, con el eje de la balanza situado en la figura del representante del jugador, el Tottenham Hotspur tiene prácticamente acordado con el propio César los detalles de cómo sería su año en la capital londinense. Todo está pues pendiente de que el Zaragoza decida embocar esta salida a un caso que el propio club transformó en conflictivo a principios de julio cuando apartó a César de la disciplina de la plantilla. Si en las primeras horas de hoy miércoles la operación no concluye positivamente, el Tottenham se olvidará de César y es probable que el Zaragoza, además de haber desaprovechado una buena ocasión para acabar con este difícil caso, tenga ante sí un asunto que le pueda costar muchos millones para nada.

Etiquetas