Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

El viejo villano

Reportaje Teixeira Vitienes forma parte de la historia negra del Real Zaragoza en cuestión de arbitrajes. En seis temporadas, varios han sido los agravios.

Savio protesta a Teixeira en San Mames en mayo de 2005.
El viejo villano
OLIVER DUCH

En el minuto 62, el jugador Ponzio, Leonardo Daniel fue amonestado por el siguiente motivo: jugar el balón con la mano, cortando la posibilidad de ser jugado por un adversario". "En el minuto 47, el jugador González Marcos, Óscar fue amonestado por el siguiente motivo: jugar el balón con el brazo, cortando la posibilidad de ser jugado por un adversario". Diferentes minutos, diferentes protagonistas y diferentes temporadas. Mismo equipo, mismo error y mismo puño y letra: Fernando Teixeira Vitienes, una vieja pesadilla, un horror de árbitro, que se coló en Getafe, una vez más, en la vida del Real Zaragoza. Entre Ponzio y Óscar han pasado más de cinco años. Los dos fueron expulsados del mismo modo, mediante sendas segundas amarillas inventadas por Teixeira, que vio mano, o brazo, donde hubo hombro o nada.

Aquella expulsión de Óscar tuvo lugar en Albacete, en un partido macabro para el Real Zaragoza, en la temporada 2004/2005. Allí Teixeira puso en marcha su historia negra con los aragoneses: decretó dos penaltis que no eran para el Albacete y que además supusieron las expulsiones en cada uno de Óscar y Luis García, y no dio al Zaragoza dos clarísimos.

El Zaragoza perdió 2-1 y el expolio fue tan vergonzoso que provocó aquella airada rueda de prensa del presidente Alfonso Soláns. Una protesta grave y contundente que aún resuena: "Estamos hartos, hasta el gorro. Nos han pisoteado y se me han hinchado las narices". Esa misma temporada, Teixeira reincidió. Fue en San Mamés. Con 1-0 para el Athletic, anuló mal un gol a Villa por falta a Prieto. Era el empate. Y dio el 2-0 en un claro fuera de juego de Lacruz. Pero hay más pese a que Teixeira solo ha arbitrado al Zaragoza en Primera 10 partidos en 6 temporadas: en 2006, en un choque contra el Levante, denunció en el acta los gritos racistas de La Romareda, pero los comités echaron por tierra la versión del colegiado: "Las alegaciones ponen en entredicho la veracidad del acta". El año pasado, contra el Atlético, Teixeira cosió a faltas (23) y amarillas (7) al Zaragoza. La prensa de Madrid atacó la dureza aragonesa y Poschner debió salir al paso.

Y en Getafe, Teixeira se equivocó más con el Real Zaragoza. No determinó el resultado, pero sí condicionó a los de Aguirre, privados de un hombre cuando mejor fútbol y más ambición estaban sintonizando. Bastante tiene el Zaragoza con preocuparse de sí mismo y de los rivales como para temer a los arbitrajes, muy dudosos esta temporada, en la que el equipo suma un manojo de expulsiones. Lo peor no son las cinco rojas en sí, sino sus efectos: el Real Zaragoza ha jugado esta temporada 175 minutos en inferioridad, es decir, casi dos partidos completos en 12 jornadas.

Es, con ventaja, el conjunto más perjudicado por las expulsiones de toda la Liga, en número de cartulinas rojas (5) y en tiempo de juego con un futbolista menos. Varios jugadores expresaron su malestar con Teixeira en Getafe. "Lo de los árbitros con nosotros es una vergüenza, ya está bien", dijo Gabi. "Un personaje no nos ha dejado ganar. Es para pensar", añadió Lafita.

Fernando Teixeira Vitienes -no confundir con su hermano, José Antonio, un año mayor y que debuta este curso en Primera - es árbitro internacional. Y cántabro, como el jefe de los colegiados, Victoriano Sánchez Arminio.

Etiquetas