Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALONMANO

El verdugo de España

Dalibor Doder, jugador del CAI Aragón, destrozó a la selección de Valero Rivera con una actuación memorable en el Mundial. El diminuto central sueco marcó 11 goles

Dalibor Doder se abraza a Oscar Carlem en la celebración del triunfo sueco
El verdugo de España
EFE

En el hotel de concentración de la selección sueca en Split, Dalibor Doder utiliza el número del teléfono móvil español en vez del escandinavo o el serbio. Definitivamente, al central del CAI Aragón y de la selección sueca le encanta España, selección ante la que el pasado lunes se marcó una actuación memorable. Hasta 11 goles anotó Doder, aniquilando a la Roja, desteñida sin duda ante los suecos (34-30). Ahora, España se obliga a ganar hoy a Croacia en su fortín de Split si quiere entrar de verdad con opciones a la serie final.

La exhibición de Doder aglutina un montón de paradojas y bastantes errores de planteamiento español. Ni el mismo Doder explicaba su rendimiento, pues, aunque pocos lo suponían al verlo sobre la pista, el central del CAI Aragón jugó enfermo y sujeto a una estricta medicación. "No pude jugar el partido del día de antes. Tengo un virus en la tripa. Contra España jugué porque el otro central de Suecia, Lukas Karlsson, tiene una lesión en el hombro. Ahora estamos los dos descansando en la misma habitación del hotel", explicó Doder.

Detalladas las casualidades, nos introducimos en el capítulo de los errores de planteamiento hispanos, con una suicida defensa abierta que facilitó las penetraciones de un excelente fintador, como es Doder. Con su táctica, Rivera echó gasolina en el camino del pirómano Doder. La chamusquina del resultado todavía huele dos días después. "Nos salió todo muy bien. Cogimos pronto una ventaja y la supimos conservar. España arriesgó en defensa, y yo estuve acertado en el lanzamiento", detalló Dalibor Doder.

Las cábalas del sicario

El verdugo de España también hacía cábalas ayer sobre las opciones del conjunto que gestiona Valero Rivera. "No lo van a tener sencillo mañana -por hoy- contra Croacia. Los croatas juegan en su pista y el público estará con ellos. Puede pasar cuelquier cosa, pues España también cuenta con grandes jugadores", reiteró Dalibor Doder.

Su última impresión estuvo dedicada a Felipe Borges, extremo brasileño y compañero en el CAI Aragón. En el Mundial de Croacia, Felipe luce el número 17 de Brasil. En su espalda aparece su segundo apellido, Ribeiro. Pero es él, Felipe. "Ellos no juegan en Split. Están en otra sede. Me enteré de su gran actuación y hablé ayer por teléfono con Borges. Me alegró mucho por él, pues que un extremo marque 10 goles a una selección como Serbia tiene mucho mérito", concluyó Doder.

Etiquetas