Despliega el menú
Deportes

OSASUNA, 0 - REAL MADRID, 0

El Real Madrid se queda en blanco

0-0

Osasuna Ricardo; Azpilicueta, Roversio, Miguel Flaño, Monreal; Juanfran (Rúper, 79), Puñal, Nekounam, Camuñas (Calleja, 92); Pandiani y Aranda (Masoud, 63).

Real Madrid Iker Casillas; Sergio Ramos, Albiol, Garay, Arbeloa; Lass, Xabi Alonso, Marcelo (Granero 82); Van der Vaart (Benzema, 63); Cristiano Ronaldo e Higuaín (Raúl, 72).

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Nekounam, Pandiani y Masoud, de Osasuna, y a Arbeloa, Sergio Ramos y Lass, del Real Madrid.

Incidencias: Partido de la decimosexta jornada de Liga disputado en el estadio Reyno de Navarra ante 18.585 espectadores. Encuentro declarado de ayuda al club, fuera de abono, por lo que los socios pasaron por taquilla. Terreno de juego rápido por la lluvia caída.

PAMPLONA. Osasuna dejó al Real Madrid con las ganas de empezar el año como líder. Después de cuatro victorias consecutivas y de experimentar una notable mejoría en su fútbol, con un equipo en el que ya habían encajado las piezas y prometía mucho, Osasuna, a base de trabajo y disciplina, se encargó de frenar su gran racha. Justo tras el pinchazo del día anterior del Barça y cuando se le presentaba al Madrid la oportunidad de ponerse a la cabeza de la Liga y generar inquietud en el campeón.

Se temían los blancos una dura batalla en el Reyno de Navarra y se cumplieron los pronósticos. Aunque tuvo fases de sacrificio, no se pusieron los madridistas el mono de faena en territorio tan hostil, desperdiciaron toda la primera parte, y no tuvieron la pegada que les suele caracterizar cuando el reloj corrió en su contra. Pretendía asaltar el Reyno de Navarra y solo pudo arañar un punto, celebrado como una victoria en Pamplona, porque para los madridistas fue demasiado el físico rojillo, la defensa local, y también Ricardo, convertido en salvador de Osasuna. El empate supone un golpe para sus aspiraciones y vuelven a surgir las dudas.

Aunque el conjunto blanco sí tuvo ambición y generó muchas ocasiones en la segunda mitad, con más ímpetu y presión que fútbol, que brilló por su ausencia en el primer tiempo, fue muy merecido el empate sin goles con el que se llegó al descanso. Osasuna no dejó carburar a los blancos en el centro del campo. Cristiano, Higuaín y Van der Vaart estuvieron casi desaparecidos, la banda derecha madridista no existió, y tampoco funcionó Xabi Alonso. Solo el incansable Lass tuvo que bregarse ante Nekouman y Puñal, y con un solo disparo a puerta del Madrid en toda la primera parte, el equipo de Pellegrini apenas acabó una jugada de ataque.

Salvador Ricardo

No pintaba nada bien un partido de tanto físico para el Madrid. Sin embargo, despertaron los blancos tras el descanso y comenzaron a ser por fin autoritarios, a llegar y a crear ocasiones sin descanso, casi siempre con la participación de Marcelo e Higuaín.

Pero no había puntería para sorprender al fiable Ricardo, pese a que el partido empezó a tomar un claro color blanco. Osasuna se había agazapado, pero salió airoso de esos minutos tan peligrosos y en sus contadas acciones ofensivas también hizo temblar a los blancos. Casillas cantó ante Pandiani y poco después casi la lían entre Sergio Ramos y el portero.

El choque se volvió loco y Osasuna se salvó con una milagrosa mano a disparo de un Higuaín. Pellegrini acababa de dar entrada a Benzema para formar una línea ofensiva de tres, pero tras esa oportunidad malograda por el argentino, se acabaron las alternativas y la emoción. El Madrid ya no se sintió tan poderoso, perdió juego y fe y Osasuna resistió con todo para asegurar al menos un empate. Tuvo que encerrarse al final en su área ante el acoso del Madrid, pero éste estaba ya fundido y sin ideas.

Etiquetas