Despliega el menú
Deportes

PRIMERA DIVISIÓN

El pequeño más grande

Los nubarrones que sobrevolaban la Ciudad Deportiva del Getafe estallaron y mojaron sin piedad el césped del campo de entrenamiento del equipo que representa al sur de la Comunidad de Madrid. En un acto cruel, la tempestad, tras la terrible eliminación de la UEFA, no dio tregua en el peor día de resaca de la historia del club.

Poco a poco, a cuentagotas, los jugadores del conjunto "azulón" fueron haciendo acto de presencia en el entrenamiento preparado por Michael Laudrup para afrontar el choque liguero de mañana frente al Real Zaragoza: un estorbo para los madrileños, a tres días de la final de la Copa del Rey frente al Valencia; una cita crucial para los aragoneses, ahogados en los puestos de descenso.

Pablo Redondo y Jaime Gavilán, casi los últimos en llegar, aparecían con cara de tristeza. "Aquí estamos, aguantando", decía Gavilán antes de pisar el césped. Sin embargo, los futbolistas que casi eliminan al Bayern de Munich en un partido épico, que pasará a la historia del fútbol español, no estaban solos. Múltiples aficionados, ubicados en la grada, se encargaron de levantar la moral a su ídolos con sus gritos de ánimo.

Después de una charla de Michael Laudrup, comenzó la carrera alrededor del campo. Al principio, los futbolistas, algo cabizbajos, completaban las vueltas sin demasiada pasión. Después, la hinchada del Getafe, comenzó a aplaudir a la plantilla madrileña cada vez que pasaban por delante del graderío. Las cabezas comenzaron a elevarse. Todos miraban ya al frente, arropados por el cariño de los valientes que desafiaron al frío para animar a los héroes del Coliseum.

Hasta los obreros encargados de construir un campo de fútbol anexo al terreno de juego donde se entrena la primera plantilla del club colaboraron para que los jugadores no se hundieran. Subidos a una excavadora, fueron los primeros en romper el silencio de la mañana: "¡Sois los mejores! ¡Nadie tiene más cojones que vosotros! ¡Arriba esos ánimos, el miércoles ganáis la Copa!", gritaban. El siguiente objetivo fue el "Pato" Abbondanzieri. El argentino erró en el segundo gol del Bayern de Munich. Ayer nadie se lo recordó. Cuando se separó del grupo para entrenarse con los porteros, recibió una ovación cerrada. Nadie olvida que más de una vez "el Pato" ha sido el salvador del equipo y ayer se lo agradecieron con aplausos y sin reproches. La aparición de Ángel Torres en el último momento del entrenamiento acabó por levantar la moral de los jugadores. El Getafe vive en un continuo tobogán de sensaciones.

Etiquetas